2.2.09

Foro, muy social lo tuyo.

I - ¡Yo se los dije! ¿Se los dije o no se los dije? ¿Eh?

Citarme me resulta un poco molesto, sobre todo si es para escribir algo que inevitablemente sonará como “¿Vieron? Yo les dije ¿eh?”, pero bueno, igual da un poco de satisfacción lanzar a rodar algo y que luego alguien que sabe más de alguna manera lo confirme. Esto no debe dar una impresión equivocada del autor, que seguramente ha pifiado muchas más veces que las que acertó. Como siempre, lo mejor parece dejar al autor contento, que al fin y al cabo no cuenta, y pasar a la idea en sí.

II - La idea en sí

Samir Amin es un economista egipcio. El hombre se define como “neomarxista” y sus tesis no son precisamente las del marxismo ortodoxo, cabe decir que fue un crítico muy fuerte del comunismo soviético y plantea teorías – como la de la “desconexión” – que a mí me hacen mucho ruido. Es un teórico reconocido de los “movimientos sociales”, expresión de la izquierda que empieza a impacientarme un poquito. Porque la palabrita “social” está apareciendo demasiado donde debería decir “político”, y eso significa hacer no de la necesidad, sino peor, del defecto virtud: son “sociales” porque no son “políticos”, porque no encuentran expresión política. Y cuando un movimiento social no encuentra expresión política, mágicamente deja de tener ningún efecto social.

O sea que en este contexto “social” hace rato que es una expresión de impotencia que se hace urgente superar. Modesta tesis que me parece confirmada por lo que voy a presentar.

Lo cierto hasta aquí es que este buen hombre no puede de ninguna manera ser calificado como “dinosaurio, leninista, cuadradito, buh, buh, fuera!”. Es alguien abierto, y tolerante, sólo hay que perdonarle el sentido común.

Bien, Samir Amin se presta a un reportaje muy recomendable del que voy a extraer algunos parrafitos (las negritas son mías). El tipo habla del Foro Social Mundial, ese bello lugar en el que es posible ser diverso y escuchar muchas musiquitas étnicas y pintarse la cara color esperanza. El título del reportaje es:

“Las luchas más importantes ya no están en el Foro”

III - Oh oh...

El pirulo del periódico agrega: “El gran teórico de los movimientos sociales aconseja al FSM menos retórica humanitaria de las ONG del norte”.

Che, qué fuerte.

Como yo deseo que esta oleada de liberación sea un éxito, sea real, que no se quede en pura retórica, tenemos que ser muy severos con nosotros mismos

Mirá qué leninista de porquería.

No basta con clamar que el liberalismo es una absurdidad (...) no basta con llevar adelante batallas defensivas (...) Hay que librar batalla ofensivamente cosa que exige una perspectiva. Esa perspectiva no puede ser la unificación de movimientos, pero sí que debe ser la convergencia.

Hemos caído en objetivos de corte moral, general, en plan “a favor de un mundo mejor y más justo” ¡Habrá que definir qué es un mundo mejor y más justo, y las estrategias políticas para ponerlo en marcha...

Nótese el alto nivel del debate: recién estamos empezando a tratar de entender qué cosa es un mundo mejor y más justo. Me pregunto: con toda la inmensa, inconmensurable y profusa literatura teórica neomarxista y neoizquierdista y neosocialalternoautodeterminativa... ¿Todavía no podemos definir eso? ¿Para eso me compré todos los libros que me compré?

IV – Plo... Pot... Políquita... Potílica... Babbbllgghh

Samir Amin sigue diciendo:

“La cuestión política es central y hay que atreverse a decirlo”

¡Apaaaaa! El Foro Social Mundial anda que es una locomotora, macho ¡Están a punto de atreverse a hablar algo de política! Faaaaaahhh... Los explotados del mundo pueden empezar a descorchar champagne. La pregunta del periodista es cantada y yo al menos me la imagino un poco perpleja:

- ¿Los foros sociales no se atreven?

Y la respuesta es que... no, que no se atreven aún.

V – Ma... me comprás una oenegé?

Otro punto interesante es la invasión que sufre el FSM de ONGs de países desarrollados, que muchas veces de ONGs tienen poco, o que dependen de fundaciones millonarias. Veamos qué dice el hombre:

A mí me inquieta mucho ese eco que obtienen muchas ONGs del Norte que de hecho no son sino repetidoras del pensamiento dominante. Reformistas, simpáticas, cargadas de buenas intenciones y votos píos, pero nada más. Están sobrerrepresentadas (...). Le voy a dar un ejemplo: en Egipto hay actualmente un movimiento campesino inmenso, que ha reunido a millones de manifestantes para frenar la contrarreforma agraria que plantea el gobierno. No apareció en ningún foro social mundial. Primero porque no tienen ni un centavo para ir, segundo porque nadie les daría ese centavo para que pudieran ir, y tercero porque ni ellos mismos son conscientes de que pudiera ser importante ir.

Quizás los campesinos de Egipto no sean conscientes porque no lo conocen. Pero seguro que no son tontitos: por lo que resulta hasta aquí si lo conocieran tampoco perderían el tiempo yendo. Porque realmente no es importante en lo más mínimo.

La cosa es tan grave que el periodista sigue preguntando si los foros sociales deberían abrirse a los partidos políticos. O sea, cómo te explico: un foro que declara querer transformar el mundo y al mismo tiempo prescinde de la política es algo así como un cuartel de bomberos en el que esté estrictamente prohibida el agua.

VI – Lecturas recomendadas, ejem...

Bueno, el reportaje por supuesto. Y si queda tiempo algo escrito hace un par de años

Salute.

12 comentarios:

Severian dijo...

Sabés que pasa Jack, estar a la izquierda del neoliberalismo era fácil, muy fácil. Bastaba con decir "no sean tan bestias, che, róbenle el petroleo a Iraq pero sin matar a tantos, construyan un par de escuelitas y saquenle el velo a las mujeres mientras explotan a sus hijos"

Ahora que se cayó el verso liberal, ahora se empiezan a ver las caras... En la Argentina lo conocemos muy bien: en la época de Mendez ¡hasta Lilita era de izquierda!

dolmancé dijo...

Sí, que se yo. Comparto lo que decís acerca del reemplazo de "político" por "social". Le agregaría que "antiglobalización" o "antiliberalismo" remiten a la idea de un capitalismo más justo en lugar de una verdadera alternativa al capitalismo.

Lo veo como una catarsis universalista, y en menor medida un intento de convergencia, de encontrar un lenguaje en común para articular lo político. Claro que el alcance es muy modesto: la tan defendida diversidad termina convirtiéndose en un imperativo unificador. Uno no está a la altura del cambio si no es suficientemente diverso (o tolerante). La trampa es que la multiplicidad por sí misma no es más que eso: proliferación de experiencias disímiles. Es la política la que pone en movimiento las cosas. Es el único nexo posible.

En el ideario liberal la idea de política se reemplaza por la de "gestión" o administración de lo público de una manera políticamente neutra (lo que es una contradicción teórica). En la práctica esto no es más que pura ideología reafirmada en su propia negación.

Los así llamados movimientos sociales (por no políticos) muchas veces se hacen eco del chantaje liberal y quedan atrapados en la pura retórica de bajas calorías, cuyo único compromiso se inscribe en la misma lógica de consumo. Pero entre apoyar críticamente y regodearme en el cinismo me quedo con lo primero. Es que para realmente producir un cambio hace falta el componente ilusorio. La historia muestra que ningún proyecto emancipador logró apoyo de masas sin apelar al poder de las ilusiones. Y no me refiero a ningún "opio de los pueblos", sino a la capacidad de concebir lo impensado. Me parece que el verdadero desafío es retomar el proyecto socialista enfrentando los riegos que conlleva: burocratización, inflexibilidad, autoritarismo. Es el miedo a esos fantasmas del pasado lo que lleva a la paralización. El narcisismo es un mal común de estos tiempos, y la izquierda ortodoxa no queda afuera.

Me parece que la pregunta es si la fragmentación de lo público, la dificultad de encontrar causas comunes es una consecuencia de un fenómeno un tanto más abarcativo. Si el mismo agente histórico del cambio no está también diversificado, no sólo por la derrota política y la desregulación de la economía, etc etc, sino también como consecuencia del desarrollo mismo de las fuerzas productivas. Es decir, ¿y qué si en este orden social realmente no hay lugar para el creciente número de personas que "sobran"? ¿Y qué si la semilla de un nuevo despertar político no surge de un sujeto homogeneo y unificado como lo fue la clase obrera?

Yo se que esto puede caer en una idealización, pero mi punto es: No convirtamos la fobia a los fantasmas del pasado en fobia a la idealización. Hay que tomar riesgos, siempre es muy tarde y muy temprano al mismo tiempo.

LR dijo...

Efectivamente, las crisis hacen que las cabezas se muevan, es decir, tienen efecto sobre las ideologías. Así como la crisis actual afecta el sustento material de la dominación burguesa (el capital) también ocurre lo mismo con el aspecto político (el poder estatal) e ideológico. La crisis en la estructura se refleja, entonces, con sus particularidades, en la dominación estatal e ideológica. Cada vez menos gente acepta los cuentitos de los diversos personales políticos burgueses. Es decir, la hegemonía (coerción + consenso) se ve cada vez más cuestionada.

El punto es que no alcanza con saber qué ocurre sino que es necesario saber qué hacer.

Amin señala el punto crucial de la cuestión: Cómo pasamos a la acción (política). Como traducimos todos los discursos del Foro en una acción para cambiar aquello que criticamos.

La ideología posmo, de la que yo también fui víctima, y que campea en muchos movimientos sociales, toma la crítica al partido (estalinista) para extenderla a todo tipo de partido.

En este asunto no queda más que estudiar historia, porque sino hablamos de balde (como en su momento también hice).

Y es que el partido estalinista se apartó completamente de lo que fue el partido bolchevique, el mejor ejemplo histórico que tenemos los marxistas de lo que debe ser un partido revolucionario con aspiraciones a tomar el poder y a cambiar las bases de la sociedad.

El Foro, mientras se mantenga en el movimentismo y autonomismo, nada puede aportar políticamente porque no tiene como perspectiva la toma del poder. Para ellos sigue siendo posible cambiar el mundo sin tomarlo (aunque no expliquen cómo). Y no solo que no aportan políticamente sino que contribuyen a la confusión, es decir, facilitan la tarea del enemigo.

Es lógico que ese lugar se vaya vaciando de organizaciones representativas de masas y empiecen a proliferar las ONGs subsidiadas.

Por ejemplo, los multiculturalistas deberían sentarse a explicar detalladamente por qué Evo, que es indígena, concilió con los racistas de la Media Luna, claudicó de la primera versión de la Constitución, en la nueva mantuvo el latifundio y equiparó a los obreros y campesinos que pedían armas con la derecha que ya estaba armada y masacrándolos (esto último lo hizo un ministro de Evo).

Porque no son detalles menores.

Y deberían hacer el balance correspondiente.

Las masas, ante determinado hecho que funcione como chispa, pueden salir exacerbadas a las calles y luego ese movimiento quedar en la nada (es decir, sin producir cambios profundos). Hay numerosos casos de insurrecciones ultra violentas que no cambian demasiado las cosas(Los movimentistas suelen quedarse pasmados y celebrar la "espontaneidad" de las masas.)

Y eso pasa por falta de dirección, porque no sabemos adónde vamos. No es lo mismo salir todos descontrolados que salir organizados, sabiendo qué es lo que tenemos que hacer.

Eso lo da el partido.

Los movimentistas tendrían además que darnos ejemplos históricos contrarios porque los marxistas tenemos varios a favor (Revolución Rusa, China, Cubana, Vietnamita, Nicaragüense).

Fuera del poder todo es ilusión y sin partido el poder es una más.

Ilusionarse me parece que sirve sólo para engañarse.

Saludos

Luk@s

f e r dijo...

Disculpe, ya he leído desarrollos suyos acerca de los presidentes "de izquierda" en latinoamérica, pero esperaba un apartado, en este post, sobre la presencia de los presidentes de Bolivia, Brasil, Ecuador, Venezuela en el Foro Social. Nuevamente le pido disculpas, si soy muy torpe, pero ¿no es una presencia política la de estos señores, en ese espacio? Por supuesto no es política desde el marxismo revolucionario, pero es política...¿post-neo-pseudo-anti-liberal? Es decir, hace rato que no veo, prácticamente, ninguna diferencia entre "las cumbres" de presidentes (con presencia de presidentes norteamericanos y todo) y el Foro. Disculpen una vez más si exagero.

Jack Celliers dijo...

Fer: Hace dos críticas, una acá y la otra en Barricada. Se las contesto juntas porque me parece que su punto débil es, más que la exageración por la que pide disculpas anticipadamente, una cierta falta de perspectiva.

La primera se refiere al 24 de marzo y al sujeto histórico a propósito de cierta imagen que usé - de hecho una metáfora - que Ud. tradujo como antítesis de otro post referido a la consideración de los desocupados como sujeto histórico.

Es una crítica interesante de la que se podría sacar una conclusión: la metáfora es incorrecta dado que no representa al sujeto histórico, confunde a quien ve más afectado por el capitalismo con la fuerza que debería destruirlo.

Primero convengamos: la clase obrera será el sujeto histórico, pero el pibe que duerme al lado de la pizzería está objetivamente peor que un obrero especializado con laburo. Y eso no significa nada desde el punto de vista de cuál es el sujeto histórico, pero sí desde el punto de vista humano.

La mirada sobre los piqueteros hay que leerla con mucho cuidado, hay verdades que dejan de serlo en cuanto uno empieza a repetirlas como un androide.

Porque leo a algunos marxistas que resuelven el tema de una manera muy sencilla y peligrosamente recurrente: "son lúmpenes", lo que significa "no necesitamos tener ninguna política hacia ellos" porque "hay que concentrarse en la clase obrera".

El sujeto histórico está muy bien, pero no basta con definirlo, hay que reconocerlo en el contexto en el que se mueve. La clase obrera necesita una política, y eso implica una actitud ante el conflicto de clases. El partido de la clase obrera sabe como dirigirse a la clase obrera, pero también cómo dirigirse a la pequeña burguesía y también a los desocupados. Porque los desocupados tienen una importancia capital en el destino de la clase obrera. El partido revolucionario no se crea repitiéndose veinte veces: "El sujeto histórico es la clase obrera", eso ya lo sabemos: ahora hay otros sujetos que también existen. La burguesía, la pequeña burguesía, y ahora una masa de desocupados que degradan seriamente el mercado laboral y se convierten en el talón de aquiles de la clase obrera a la hora de luchar.

El marxista que pretenda ignorarlos no sé en qué mundo vive.

Aparte de esto, que tiene su importancia, hay otro aspecto; las metáforas son eso: metáforas. Evidentemente el pibe de la pizzeria no tiene la fuerza para aplastar a la burguesía, me di cuenta de eso. Pero si bien el sujeto histórico es la clase obrera, me parece que lo que inspira la lucha de un revolucionario es algo que decía el Che: un acto de amor, aunque suene muy cursi.

El sujeto histórico es la clase obrera, lo que mueve el corazón es la especie humana. Una cosa es el humanitarismo pequeñoburgués que intenta borrar las clases con la promesa de "los derechos del hombre", otra cosa es pensar que cualquier rasgo humano es "humanitarismo pequeñoburgués".

Vealo de esta forma: la imagen de ese pibe es lo que mueve a la rebelión, la causa prima. Al sujeto histórico se llega luego de una investigación, y a la victoria después de una dura lucha... Pero yo creo que el disparador es - al menos en mi caso y no sé si por eso tengo que disculparme, creo que no - ese pibe.

Respecto de este post: si lo lee un poquito detenidamente va a ver que no implica solamente una crítica al Foro. Implica una crítica al crítico del Foro.

Ud. me pregunta por la presencia de estos temibles revolucionarios, pero esto no tiene nada que ver con lo que yo quiero explicar. A mí eso me parece casi normal. Lo que me chifla es que digan que no saben si hablar o no de política. O sea: me parece que el nivel de inteligencia medio ahí ha caído seriamente.

En otras palabras: que no se puede ser más boludo. No subestime la boludez, nunca.

Jack Celliers dijo...

Fer: Le voy a ser más franco aún respecto del tema de los piqueteros.

Recurrentemente veo que ciertos temas de discusión en el mundo de las corrientes políticas marxistas - del que no estoy realmente demasiado al tanto - se identifican como posiciones sostenidas por tal o cual corriente.

Y generalmente eso hace que esas posiciones... nunca se discutan realmente. Simplemente se descalifican: eso lo dicen los del... (PTS, MAS, PO, Juan Pelota, etc.) y ya está. No se avanza un paso más.

Entonces ¿Piqueteros si o no? ¡SI! dicen unos y ¡NO! dicen otros. Y listo. Eso hace que incluso quienes se decantan por una opción correcta no obtengan de ella el menor beneficio: se declara a la clase obrera "sujeto histórico" y las otras clases desaparecen mágicamente. De esta forma la clase no puede realmente ser sujeto de nada.

Por eso me parece que hay que pensar más: ¿qué se hace con los desocupados? ¿Se los ignora? ¿La clase obrera no dialoga con ellos? ¿No convive acaso con ellos? ¿No influyen en la situación material de la clase? ¿Qué interacciones se dan entre la clase obrera y los desocupados? ¿Qué mensaje debe transmitir la clase hacia ellos? ¿Que se vayan al carajo, que esperen sentados?

Son preguntas que hay que responder una vez que ya sabemos quién es el sujeto histórico.

Jack Celliers dijo...

Dolmancé:

Pero entre apoyar críticamente y regodearme en el cinismo me quedo con lo primero. Es que para realmente producir un cambio hace falta el componente ilusorio. La historia muestra que ningún proyecto emancipador logró apoyo de masas sin apelar al poder de las ilusiones...

Párrafo preocupante ¿Qué es regodearse en el cinismo? ¿Este post por ejemplo? O sea que la gente del Foro dice disparates y la culpa es del cínico de Jack que les roba la ilusión.

Lo de "componente ilusorio" me parece un error grave. "Ilusorio" significa que no existe realmente. Una ilusión es algo irreal que tienen los ilusos, y yo creo que así no es como piensan las personas que tienen necesidad de cambiar. Yo no creo que uno se dirija a los explotados y les diga: "Oigan, tengo una ilusión", más bien al revés: los explotados necesitan cosas bien concretas y realizables.

Yo creo que el uso de la palabra "ilusorio" es precisamente un indicador de este peligro: suponer implícitamente que "lo concreto" tiene que ser algo de corto alcance, mezquino, como cambiar una baldosa o que baje la tarifa de la TV por cable; mientras que todo objetivo de cambiar realmente las cosas pertenece ya al campo de "la ilusión", como un juguete prometido.

Creer en ilusiones es justamente lo que NO se necesita. Necesitamos creer en cosas REALES y ser capaces de definirlas, sólo así se puede convencer a otros. El sarcasmo busca poner blanco sobre negro el absurdo de ciertos planteos, como pretender transformar un mundo con gravísimos problemas y al mismo tiempo pretender prescindir de la praxis política, o aún de una agenda determinada. Esas sí son ilusiones y son ilusiones tóxicas que llevan a la parálisis.

Si es por ilusión, podemos soñar todos los días con que la burguesía decide jubilarse. Sería maravilloso. El problema es... el de siempre: el cínico de Jack que viene a regodearse y quitarnos la ilusión. Qué basura de tipo.

Jack Celliers dijo...

En cuanto a esta pregunta: ¿Y qué si la semilla de un nuevo despertar político no surge de un sujeto homogeneo y unificado como lo fue la clase obrera?... Si fuera así no habría problemas - para mí al menos - en admitirlo. El problema es que no veo quiénes son los otros sujetos diversificados.

Fijate mi respuesta a Fer, yo no niego que EXISTEN otros actores sociales y que el partido revolucionario debe considerarlos. Ahora ¿que el sujeto histórico haya cambiado? No creo que haya bases para decirlo.

Quiero decir: no es una cuestión de afirmar "¿Y si no fuera así, eh?", como queriendo cambiar por cambiar. Si hay que cambiar, tiene que demostrarse, el cambio de paradigma o la heterodoxia no son un defecto... y tampoco una virtud.

En cuanto a los errores de la "izquierda ortodoxa", existen y aquí no se ahorran críticas. Solo que jamás llegan a ese nivel de estupidez paralítica.

dolmancé dijo...

JC, vos sos muy cínico, y yo también. Pero no creo que te regodees en el cinismo.

Lo que a veces me molesta de tu estilo es el cinismo de la realpolitik; esa postura sobradora del "yo avisé", ese triunfalismo inconsecuente.

Pero sé muy bien que no es eso lo que tenés para decir. Por eso no dejo de leerte atentamente.

Mi respuesta se extendió un poco y la publiqué en mi kiosquito.

Saludos cordiales

Camilo Napalpi dijo...

Es interesante ese debate sobre movimiento social o político. Soy miembro de la Juventud Guevarista de Argentina, de Rosario en particular, y el debate con organizaciones que se definen como movimientos sociales pero que pretenden hacer politica bombardeando a quienes nos reivindicamos un movimiento político y que nos ubicamos en el Guevarismo (Ver 'Guevarimsmo' del Cubano Fernando Martinez Heredia) se nos persigue como algo feo. En cambio el ser movimiento Social es una forma de decir "no tenemos vicios ni defectos, por eso podemos hablar de política y de la mejor manera". Es un poco una desviación pequeñoburguesa que no ha visto la experiencia revolucionaria como lo que és, experiencia humana para transformar la realidad, sobre todo la realidad sintetizada en un régimen mundial basado en la explotación del hombre por el hombre, y por tanto busca subterfugios organizativos para decir que no se está de acuerdo con una realidad que siembra y cosecha miseria y alienación. Si si, para el que lea este comentario y piense: "Uh, este es el típico Leninista", lo soy pero en un sentido profundo de negación continua y creación en función de la verdad viva de la historia y actualidad de la humanidad y su régimen social.

Todo esto para decir que el Foro Social Mundial fue una herramienta de acumulación para la Resistencia, pero las etapas de la historia evolucionan inevitablemente, cambian las condiciones objetivas de la realidad el lo economico y politico, por tanto lo que Samir Amin está diciendo, hay que pasar a otra etapa organizativa!!! Hay que pensar la posibilidad de preparar la ofensiva: dicutamos como lo hacemos, como vamos a lograr ese otro mundo nuevo y posible del que hablabamos, empecemos a luchar por lograrlo, hay condiciones.

Mis SAludos.
Camilo
A.V.O.M.P.L.A.

Jack Celliers dijo...

Dolmancé: Me parece muy importante esto: no creo tener ni una pizca de cinismo. El término "cinismo" es peligroso porque puede aplicarse al simple sarcasmo. Me da la sensación de que confundís una cosa con otra, o al menos que entendemos cosas distintas respecto del mismo término.

El cinismo para mí es una postura frente a la ética, que implica cagarse redondamente en ella. Existen cinismos que no son nada sarcásticos sino que hacen gala de una total inocencia, y creo que es la peor clase de cinismo, la del que elige voluntariamente ignorar.

El sarcasmo en realidad busca resaltar lo cínico de ciertas posturas que se presentan como potables y son tóxicas. Realmente: con la de problemas que hay estar discutiendo si "hay que hablar de política o no" me parece bastante desesperante, creo que el sarcasmo está plenamente justificado si estamos frente a un incendio y nos ponemos a discutir sobre si está permitido el uso de mangueras.

Camilo: Efectivamente, lo "social" está muy de moda. Si tenés oportunidad de debatir con alguno de estos "movimientos sociales" podés decirles que "movimiento social" es la hinchada de Rosario Central, por ejemplo. O el Jockey Club.

dolmancé dijo...

Bueno sí, me quedo con tus definiciones. Cuando hablé de regodearse en el cinismo me refería al sentido más general, y no lo relacioné con ninguna ética, sino más bien con una cuestion postural. Aunque es cierto, la palabra más adecuada hubiera sido sarcasmo.

Ojo, también hay éticas y éticas. No está mal cagarse en algunas de vez en cuando.