12.12.08

Jóvenes eran los de ahora

Queremos un mundo mejor. Ayudadnos.
No somos terroristas, “encapuchados”, “gnostoi-agnostoi”*
Somos vuestros hijos.
Ellos, son gnostoi-agnostoi…
Soñamos – no matéis nuestros sueños.
Tenemos empuje – no paréis nuestro empuje.
Recordad. Una vez fuisteis vosotros también jóvenes.
Ahora perseguís el dinero, os preocupáis solo por el “escaparate”,
habéis engordado, os habéis quedado calvos, os habéis olvidado.
Esperábamos que nos apoyarais, esperábamos que os interesarais,
Que nos hicierais sentirnos orgullosos por una vez. En vano.
Vivís vidas de mentira, habéis agachado la cabeza, os habéis bajado los pantalones y esperáis el día en que moriréis.
No imagináis, No os enamoráis, no creáis.
Solo vendéis y compráis.
Lo material en todas partes. Amor en ninguna parte. Verdad en ninguna parte.
¿Donde están los padres?
¿Dónde están los artistas?
¿Por qué no salen a la calle?
Ayudadnos a nosotros los hijos

PS: No nos arrojéis más gases lacrimógenos.
Nosotros lloramos por nuestra cuenta.


Es un bonito ejemplo de la versatilidad de la poesía: puede ser mala poesía y al mismo tiempo buena poesía. La posdata final es particularmente bella.

Hay que sacarse un poético - por inexistente - sombrero y saludar a los jóvenes griegos. Que seguramente son muy heterogéneos, que seguramente cometen errores. Podemos enumerar sus errores, el exceso de energía mal dirigida, la ausencia de ideología clara junto a una combatividad y un valor envidiables.

Uf, sí que cometen errores. Eso lo sabemos. Ahora pensemos un poco en los que tuvimos oportunidad de cometer nosotros. Y callémonos la boca.




* ”Oi gnostoi agnostoi” es una expresión que la sociedad griega y sobre todo los medios de comunicación han encontrado para definir los mismos grupos de jóvenes que a menudo provocan disturbios en la ciudad. La traducción literal es “los conocidos-desconocidos” y se llaman así porque llevan capucha. Se supone que muchos son provocadores de la policía.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Mr. celliers, it was the question, not the answer... You will have to excuse my poor english.

"Sorry Gordo"?... Herr Celliers: Sie sind unhöflich.

Es de un post pasado... ya lo se... pero no les habria costado nada iluminarme un poco... no?

Nacho dijo...

Me encanta la cobertura que hacen los medios, super precisa e informativa, periodismo de primer nivel. "Violencia en grecia" es todo lo que saben decir. Disturbios, gente que se caga a piedrazos. No se sabe por qué. No hay nada que explicar. Sólo loquitos a los piedrazos.

Minerva dijo...

Los dos últimos versos son sin duda arrasadores.

Senza una donna dijo...

Leyendo su post y buscando las palabras para opinar, me adentré en el blog de un periódico español. Se comentaba la noticia incluyendo la puesta en prisión de los jóvenes manifestantes en Madrid y Barcelona, en apoyo a la manifestación de Grecia (y dicen que la justicia en España está colapsada).
Después de leer sinfín de imbecilidades encuentro este comentario que lo transcribo ya que representa mi sentir:
"Qué gracia (por no decir pena) me dan todos aquellos comentarios contra la violencia; violencia es 3.000.000 de personas sin trabajo; violencia es 3000 millones de personas viviendo con menos de 2 dólares al día; violencia es, en definitiva, capitalismo. ¿Cuándo un sistema ha caído por sí solo? ¿Quién cree que acabar con el dominio privado de los medios de producción se hará entregando rosas? "Si vis pacem, para bellum"*, hoy más que nunca. La Rebelión se justifica."

* frase resumida en latín: si quieres paz, prepárate para la guerra.

LR dijo...

"exceso de energía mal dirigida"

Es el tema de siempre, la falta de dirección, de programa directivo. Es importantísimo, fundamental diría yo. Conditio per quam de la revolución. Pero los jóvenes griegos muestran además otra cosa: Moral revolucionaria, tan importante como una dirección programática definida. Conditio sine qua non.

O podría ser al revés. Las deficiencias políticas se zanjan en el debate y en la lucha. Pero si no hay moral revolucionaria...

Saludos

Luk@s

Jack Celliers dijo...

"Moral revolucionaria"... Pero este muchacho no aprende más, siempre diciendo la palabra incorrecta, poco cool, poco moderrrrna. Qué monje rojo, che...

Severian dijo...

Cuento una historia:

Trabajo con un colega griego, de quien me hice bastante amigo. Como pasa con la mayoría de mis colaboradores, no lo conocía sino por e-mail y skype. Mas allá su inglés con acento empedrado tomado a la velocidad de la luz, siempre noté una, digamos, vecindad cultural. Una absoluta informalidad, un cierto desprecio por cualquier regla de etiqueta, una habilidad innata para el surfeo burocrático. En mi ignorancia, llegué a atribuir esa sintonía con alguien perteneciente a una cultura tan alejada del tango, a mis genes y memes sicilianos. Hasta que lo visité en Atenas.

Cual no sería mi asombro al descubrir que cualquier calle de Atenas es una calle de Buenos Aires. Cualquier bar de Atenas es un bar de barrio. Cualquier conversación oída al pasar es una conversación en criollo (y no en español, no señor, en argentino). Cualquier salida nocturna con griegos es una salida con argentinos. Es realmente muy impresionante.

Mi amigo trabaja en la Universidad Politécnica, cuyo campus (la palabra griega para campus es panepistemiopolis, una vez que se logra leerla, su significado es obvio), cuyo campus decía es un enorme predio con pisos de hormigón, salpicado de canteros de hormigón rellenos con hormigón, con un par de estatuas de hormigón, y muchos edificios de hormigón. Todo color verde hormigón. Cualquier similitud con los edificios de que Onganía construyó en nuestras universidades forma parte del inexplicable paralelismo del que les hablo.

Comenté este parecido asombroso con otros colegas argentinos que colaboran con griegos, y confirmaron mi impresión. Un colega matizó: "con la diferencia de que ellos inventaron la ciencia y nosotros la birome".

Mi amigo se queja de las periódicas tomas que sufren las universidades griegas por parte de sus estudiantes, según él reclamando ridiculeces. Yo le decía que prefiero una juventud movilizada, aunque sea por boludeces, antes que la juventud conformista y adaptada la sistema que se ve en el resto de Europa. Este tipo de cosas hacen creer que todavía hay alguien con ganas de cambiar algo, aunque no sepa exactamente qué.

Jack Celliers dijo...

Seve, me ha tocado laburar con griegos y es verdad. Me llama la atención su lengua, que tiene como la nuestra vocales netas y definidas. Y efectivamente se parecen mucho a nosotros, aunque diría que tradicionalmente tienen valores mucho más progresistas (en el mejor sentido de la palabra) que nosotros, en realidad están un poco más corridos a la izquierda que el resto del mundo me parece.

Jack Celliers dijo...

Y otra cosa: se puede agregar que Aenas es igual que Buenos Aires en sus barrios chetos ¿No pasaste por Kolonakis? Es idéntico a Palermo chico.

greta bo dijo...

mmm es que todo lo que esté corrido al este de europa central se parece bastante a nosotros... estaremos mal ubicados en el globo?
de bisabuelos griegos, lo griego me es absolutamente familiar y casi no puedo opinar objetivamente, pero trataron con algún rumano? un argentino más. húngaros, checos, bosnios...

*

j: sí, it´s me. bailando, bailando al ritmo de algún tema de los 80 por lo que parece.

brasil dijo...

Yendo al título, y siendo unos de los pocos lectores gerontes de este blog, me duele pero es excesivamente cierto

Más de una vez me he encontrado criticando la violencia ajena : "Vacía de ideología", "lumpenizada", "sin una ética, sin moral revolucionaria", "sin estrategia"

De vez en cuando cuando recapacito que no solo estoy viejo, sino quebrado, me doy cuenta que probablemente me aterre que sea una violencia conducente, porque me obligaría a tomar partido y a hacer algo

Algo de eso dice el poema. Y ese algo es estrictamente descriptivo

Mea culpa

Jack Celliers dijo...

Brasil, Ud. haga todo el mea culpa que quiera, pero no me refería a su generación. Poco o mucho Ud. tuvo lo suyo. No es a su generación a la que me refiero, y no es que me quiera hacer el pendex pero me refiero a la mía.

Severian dijo...

Si, de hecho me refería al centro careta de Atenas. Lamentablemte mi amigo se tomo en serio eso de ir a laburar, y mi estadía fue un constante ida y vuelta campus-de-hormigón-en-Zografou / hotel-caro-en-el-centro-que-pagó-la-Politecnica-porque-un-rata-como-yo-no-lo-miraría-ni-de-lejos. No tuve tiempo de visitar mucho (el centro histórico lo ví de noche, tengo fotos de templos respandecientes que convertirían a cualquier alma débil al paganismo).

Anónimo dijo...

a mi tambien me aterra que sea una violencia conducente... que haya que tomar partido... por el momento el momento de la desicion lo pateo para adelante... pero se que el momento va a venir...

Alejandro