11.7.08

Sal en el agua

El problema no es que el mundo ande mal, el problema es que hay gente que lo quiere aún peor.

Y quienes lo quieren peor no son ni siquiera necesariamente los privilegiados de la Tierra. Miremos alrededor.

Los dueños del mundo son muy pocos, pero tienen un aliado muy poderoso en nuestra miseria. Lo que llamamos "clase media" está formado por gente que en el fondo no sabe qué mundo quiere, porque teme desaparecer. Teme ser devorada por la desesperación de los excluídos y teme ser aplastada por la ambición de aquellos a quienes admira. Gente que no existe y quiere existir y se les va la vidita en eso. Sal en el agua.

Apenas cuentan un poco más que los ochocientos millones de hambrientos en el mundo pero el horror que sienten al pensarlo los eleva en sobrehumano esfuerzo a un vuelo de gallina. Capitalismo sí, pero no crisis por favor ¡queremos existir! ¡Queremos nuestro autito y nuestro fin de semana!

Gente mística que de todo hace una religión: el dinero, el IPhone, la iglesia o la TV, fantásticos sueños sensatos. Hable uno vagamente de otro orden posible, de un mundo un poco más lógico o al menos de disminuir la chifladura y la barbarie: verá asomar una turbia desconfianza en esos ojos. Antes de pronunciar palabra basta con mirar las pupilas para conocer de antemano la respuesta mezcla de temor y temor y miedo a que las hordas le quiten lo poquito que ha logrado juntando tanto.

Están militarmente listos para hacer el ridículo. Véanlos protestar porque el gran capital robó sus ahorritos. Véanlos ahora protestar porque el gran capital es la patria. Vean a los "pequeños productores", nombre falso que se ponen los pequeños acumuladores de dinerito que quieren devenir grandes acumuladores de divisas gracias a la acumulación. Vean a los pelotudos de la ciudad de Buenos Aires, esa melancólica picadora de carne que enlata su producto en dos y tres ambientes con balconcito francés. Vean como salen las señoras con la cacerolita que compraron en Carrefour y sus cornudos a remolque. Gritan con el falsete imbécil de quien no sabe gritar, les tiembla de rabia el débil menton y su furia es tan gigantesca como su insignificancia.

En el momento en que uno de ellos lee un texto como este sienten la desesperada necesidad de devolver la pelota: "¿Y vos? Vos querés esto y aquello, vos me querés robar, vos querés quedarte con todo, vos querés estatizar, poner todo bajo el estado y sentarte encima y ser el dueño del mundo ¡Te descubrí, te descubrí!".

Perspicacia que otorgan los valores.

El pronóstico no es optimista ni pesimista. El ser humano es fantásticamente variable, lo suficiente como para que la existencia sea un absurdo maravilloso. En estos momentos la férrea mezquindad ahoga todo intento de rebelión. Podemos pensar, sí. Podemos escribir. Pero no podemos romper los elegantes escaparates.

Cada uno sabe para quién escribe. Cada día que pasa nos parecemos más a ese que va a morir y ciertamente desear un mundo menos feroz es muy poco.

Pero es mejor que nada.

51 comentarios:

Senza una donna dijo...

Su comentario no puede ser mas claro y objetivo, aunque seguramente generara todo tipo de opiniones de las que algunas presumo no llegan ni al talon de este post. Es cierto, se vive bajo el miedo constante de perder todo y de guardar bien lo que tenemos por las dudas (no vaya a haber otro corralito). He visto como hace unas semanas ante la huelga de camiones en España, la gente cargaba un carrito entero de flanes por las dudas. Miedo y clase media van perfectamente conjuntados y son las herramientas ideales que de aquellos que tienen la sarten por el mango.
Saludos.

Anónimo dijo...

Perdés toda objetividad cuando hablás del tema de la "clase media" (definida por algunas actitudes de tan difuso universo, y omitiendo otras)... como si pudiese culparse de todos los males del mundo a "una forma de ser".

Jack Celliers dijo...

Anonimo: Una de las criticas no la entiendo, yo no hable nunca de una "forma de ser" sino de un comportamiento colectivo que tiene un cierto impacto social.

Si la objecion es que se trata de un universo difuso y con muchos matices que omito, respondo lo mismo: identifico a un comportamiento que se basa en valores, intereses, prejuicios, etc. pero que en definitiva es politico. Se que no TODOS los que pertenecen a ee estrato social piensan lo mismo (de hecho yo mismo pertenezco a el), digo que el comportamiento mas visible de ese estrato social (y admito que quizas no es facil de identificar, pero podes pensar en todos los gansos que salen a cacerolear "por el campo") es ese, y me parece innegable.

Por ultimo lo de "perder toda objetividad" es una critica que se hace comunmente cuando una opinion no gusta. No entiendo por que "no es objetiva" mi critica si al fin y al cabo se ha visto claramente por todos los medios.

Saludos.

LR dijo...

Jack, efectivamente es así como describís.

Sin embargo, prefiero ser un poco condescendiente con quienes protestan por la confiscación de sus ahorros. Es que muchos de ellos, la mayoría diría, son trabajadores que han logrado ahorrar algo a lo largo de sus vidas y que en muchos casos no servía siquiera para comprar una casa que, por otra parte, no es un medio de producción.

Ahora bien, que esos trabajadores tengan una conciencia pequeño burguesa o burguesa es otro tema que correspondería discutir. Pero para eso hay que hacer estadística, ver qué lugar ocupan en la división social del trabajo.

Pero es cierto, es una cagada lo que ocurre con ese estrato social que dependiendo de la situación puede ser ultra revolucionaria y dar una vuelta panquequiana para volverse ultra fascista.

Por eso (hay que destruir a Cartago) es tan necesario el partido revolucionario de combate de los trabajadores, que sea vanguardia de la clase obrera y que en forma decidida y audaz se encamine hacia la revolución. Porque esa gente, va a seguir a quien le ofrezca perspectivas de victoria y, sino hay una organización obrera revolucionaria fuerte, van a terminar siguiendo a las camisas pardas que se le aparezcan en determinado momento.

Como sea, una fuerte y eficaz organización obrera revolucionaria nos puede salvar de que esa gente se pase al fascismo, que no es poco, al contrario.

Saludos

luk@s

Severian dijo...

Digamos que las dudas que me podían quedar acerca de la caracterización que hace la izquierda de la clase media se deberían haber desvanecido con el último caceroludazo.

Aunque en realidad alguna duda me queda: asi como la división de clases se impone por sobre las divisiones raciales o de sexo (perdon, genero) y las moldea, creo que la estratificación por inteligencia o por hábito de razonar precede a la división de clases.

A lo que voy es: los que salieron a cacerolear son representantes de la clase media, pero muy antes que eso son soberanos boludos. Tipos que no distinguen ni siquiera su propia conveniencia, que no se dan cuenta que lo que atinarían a criticar del gobierno actual (digamos, si les diera la cabeza, la inflación) sería aún peor si "el campo" tuviera exito en sus pretensiones. No son miedosos egoistas que prefieren que nada cambie porque tienen miedo de los negritos, y que defienden su propia conveniencia, sino pelotudos que no se dan cuenta que su suerte será la misma que la de esos negritos...

Resumo: no todo es miedo y egoismo, de hecho muchas de las acciones de esa parte de la clase media apuestan abiertamente contra su propia supervivencia. Yo creo que es mucho mas fuerte la simple estupidez, ignorancia y falta de imaginación.

Anónimo dijo...

Qué me contás???

http://noticias.ar.msn.com/articulo.aspx?cp-documentid=8542166

Anónimo dijo...

Muy interesante el artículo que linkea Anónimo, pero claramente tendencioso, porque no hace referencia a las tareas que desempeña con más eficacia el hemisferio cerebral derecho, que no son para pasar por alto, por ejemplo, el pensamiento racional lógico y proposicional, el razonamiento hipotético deductivo, y, principalmente, el lenguaje (salvo las lenguas orientales como el chino o el japonés, que son más ideográficas). Pero bueno, salvo la obvia alusión a la derecha y la izquierda en política, no tiene mucho que ver con el post, aunque no deja de ser una curiosidad muy interesante.

Saludos Anónimos (diestros, que no es sinónimo de fachos) de Almagro.

Eva Row dijo...

Quien como yo concibe el desarrollo de la formación económica de la sociedad como un proceso histórico-natural, no puede hacer al individuo responsable de la existencia de relaciones de las cuales es socialmente criatura, aunque subjetivamente él se considere muy por encima de ellas. -Prólogo a la primera edición de El Capital-.
Copio este párrafo que para mí es gloriosos, para que no nos olvidemos nunca que un burgués no puede ser de otro modo. Por más conciencia que tengan de las cosas, por más que apoyen polìticamente todo lo que signifique progresismo, los burgueses son burgueses. Pero hay una diferencia con los que, como dice Marx en ese párrafo, se consideran por encima de esas relaciones de clase. Sin embargo, hay que hablar con menos santidad, y ver menos la paja en el ojo ajeno. La conciencia marxista de la relaciòn de clases, no viene de ser burguès, viene de haber sido pobre alguna vez, o hijo o nieto de obreros, o de la existencia insoslayable de los oprimidos. El progresismo de un burguès no lo hace menos burguès, lo que quiere decir un fetichista de la mercancía, un bon vivant, como por otra parte era Engels y el mismo Marx insistía en continuar siendo con uñas y dientes en la cuerda floja.
Digo que cuando hablemos de los burgueses no digamos "ved a los burgueses" como si pudièramos no serlo, o como si los burgueses pudieran no ser otra cosa que lo que son.

Palbo dijo...

Estamos jugando al ajedrez.

Yo muevo tus piezas y vos movés las mías.

Entonces, ¿por qué son "tuyas" tus piezas y "mías" las mías?

Estamos viviendo.

Jack Celliers dijo...

Che, que criptico todo.

No se si estoy hablando "con santidad", la definicion misma de "santidad" me es ajena y hasta no poco confusa.

La conciencia marxista de la relaciòn de clases, no viene de ser burguès, viene de haber sido pobre alguna vez, o hijo o nieto de obreros, o de la existencia insoslayable de los oprimidos

No lo creo. La conciencia de clase y la conciencia de las relaciones de clase se adquiere por muchos caminos, todos muy diferentes. Trotsky señalaba este hecho en varios escritos.

Nadie esta diciendo "Ved a los burgueses", estoy simplemente diciendo: "Veamos lo que ocurre a nuestro alrededor, yo veo esto ¿Y Ud?", y en realidad escribir no es mas que eso.

Y lo que estoy señalando es un fenomeno social, lo repito. Lo que cada una de esas personas sea ademas es un tema amplisimo. Nadie es solo lo que produce politicamente: Un SS puede ser un tipo macanudo en la intimidad, un represor puede ser un tipo simpatico y un buen padre de familia, no lo se, pero eso no hace que su accion politica concreta tenga unos resultados concretos.

Es curioso que cuando señalo un fenomeno social muchas personas me respondan aludiendo al individuo. No estoy hablando del individuo, a ese no lo conozco y vos tampoco, ya que no creo que conozcas personalmente a todos y cada uno de los boludos que cacerolean.

Palbo: Me gusta mucho el ajedrez, pero en ajedrez yo muevo mis piezas y vos moves las tuyas.

Y si, "estamos viviendo", frase que ni vos ni yo podemos definir. El ajedrez tiene reglas claras, la vida no. O quizas si, quien sabe.

Anónimo dijo...

Soy el anónimo que linkeó la "noticia", y se trataba tan solo de un chascarrillo; pero muy buena la correlación con el tema de los hemisferios cerebrales.

Anónimo dijo...

Fe de erratas de anonimo de Almagro: donde dice "hemisferio cerebral derecho" debe decir "hemisferio cerebral izquierdo".
Gracias y pido disculpas por el error.

Severian dijo...

No estoy hablando del individuo, a ese no lo conozco y vos tampoco, ya que no creo que conozcas personalmente a todos y cada uno de los boludos que cacerolean.

No, pero no es necesario si se trata de identificar lo que hacen como una boludez. Y precisamente a las consecuencias politicas me remito: la boludez no es políticamente neutra, sino onmipresente, y muchas estructuras políticas dependen de ella. Muchos giles que perdieron todo en el corralito y salieron a cacerolaer fueron primero menemistas y depués votaron a la alianza. Eso no es conseucencia del miedo a las clases bajas, o del terror a perder el autito con cualquier cambio, sino de una falla de la selección natural que permitió que tamaños pelotudos sobrevivieran hasta la hora de votar.

No puedo culpar a un pobre, que entre nada y un puntero de unidad básica elige al puntero. Pero en cambio un tipo que le dió para pagarse una carrerita de, digamos, contador o arquitecto, que tuvo acceso a toda la educación que quiso tener, y que no le dio la cabeza para darse cuenta de que algo huele a podrido, bueno, no necesito jugar un picadito o comer un choripan con su familia para darme cuenta de que es un boludo. Y una decisión de ese tipo pesa, políticamente, mucho más que la del pobre. Es decir que la boludez gravita. Y mucho.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Podemos pensar, sí. Podemos escribir. Pero no podemos romper los elegantes escaparates.

Sí podemos, Jack. De hecho lo hacemos. Sobrevivir, no es suficiente, pero es bastante.
Pero además existe la rebelión, la bronca. La cosa está muy podrida. El pueblo no soprta más y los de arriba no terminan de hacer pie. Algo viene.

tan versátil como acústica dijo...

el problema del lujoso escaparate es justamente que no puede ser atravesado. creo qeu la clase media es la que se adapta a verlo atrás del escaparate, la alta es la del escaparate, y la baja ni cuenta.

pero hasta ahora la rotura de algún escaparate puntual, no ha impedido la presencia de tantos otros.

en suma, comparto las preocupaciones, desconozco la solución.

LR dijo...

Aunque me den bronca ciertas posturas de los clase media, en parte lo entiendo. Normalmente participan de ciertas ventajas que posee la burguesía aunque dichos privilegios les cuestan mucho más y son constantemente amenazados. Se ven más cerca de la burguesía y tratan de llegar a ella, comenzando por parecerse.

Como regalo para el verdugo, y parafraseando a los redonditos, la clase media chupa la fruta sin poder morderla. Compra buzones.

Pero, respecto de lo último, no son los únicos, casi todos en algún momento de nuestras vidas compramos buzones. La clase obrera también los compra y muchos clases media pertenecen a la clase trabajadora. No son todos profesionales.

Comprar buzones es tranquilizar la conciencia. Sabemos que la ilusión es un engaño y la clase media es especialista en engañarse.

Sólo la realidad más crítica y desnuda puede hacerlos despertar lo que no quiere decir que no vuelvan a optar por ilusionarse nuevamente.

Porque la ilusión, además de tranquilizarnos la conciencia, no exige ningún compromiso. Si sabemos cómo es la cosa, que esto así no funciona, inmediatamente nos encontramos ante el problema de qué podemos hacer cada uno de nosotros para cambiar el statu quo. Aún cuando no sepamos qué es lo que hay que hacer, podremos saber si hacemos algo o no hacemos nada. Y si vemos que las cosas están mal y no hacemos nada, entonces viene la intranquilidad que sólo puede ser aplacada por la ilusión.

Yo sé cual es el camino del cambio. Es el camino de la revolución social (lo que no quiere decir despreciar algunas cosas positivas como ciertos aspectos de la democracia burguesa). Sé qué es lo que tengo que hacer para trabajar por ella. Pero dudo constantemente sobre cuáles son los mejores caminos para que lleguemos y tengo la incertidumbre constante de si la voy a ver realizada algún día. Sin embargo, como diría Goytisolo, estoy en el camino, haciendo experiencia. Eso es lo único que puedo recomendar por el momento, hacer la experiencia de militar en el poco tiempo que nos queda libre del yugo diario, ya sea participando orgánicamente en una organización revolucionaria o no, haciendo ciencia, debatiendo sobre política todo lo que se pueda, en fin, colaborar con lo que podamos para que el amanecer esté cada vez más cercano, aunque quizás no lo lleguemos a ver.

Saludos

El Verdugo en el Umbral dijo...

Es cierto Lucas lo de los buzones. Es más muchas veces me doy cuenta que mi estado de ánimo a mejorado o empeorado e función de logros superfluos.
El tema de consumir es muy fuerte. De repente me encuentro contento con la compra de algo novedoso y moderno, algo de relativa utilidad; en otro momento siento frustración por no poder alcanzar cierta mercancía.
El tiempo libre y su uso es uno de los buzones más grandes que existen. Una ciudad como buenos Aires tiene todo lo que se necesita para que la clase media desperdicie su tiempo de óseo en actividades improductiva e individualistas. Aquí también soy víctima de la tentación muchas más veces de lo que me gustaría.
Creo que todo tiene que ver con la falta de proyecto. Porque cuando hay proyecto hasta no hacer nada tiene sentido.
La sectores medios no tienen proyecto histórico. Navegan con la corriente en busca de mantener esos privilegios que , como bien señalás, les cuesta mucho conseguir. Es lógico que uno quiera defender lo que le costó mucho encontrar. La clase media también es oprimida por los monopolios. Pero a diferencia de otros grupos que tienen la pata encima su norte es muy corto (e estrecho si se prefiere).


El cambio, la Revolución Social, llegará de la mano de los trabajadores, eso lo sabemos. Si ellos se involucran cambiará la cualidad del enfrentamiento. Y allí los demás sectores enfrentados ( que hoy no arriesgan porque tienen algo que perder) encontraran el camino.

A veces, buscando esos caminos para la Revolución, tomo conciencia de mi cansancio, de las horas en las que estoy sometido en mi trabajo, y solo quiero paz. Luego tomo impulso y sigo, casi por inercia te diría, por tradición familiar. Por pricipios.
Ocurre que sobrevivir y luchar no es gratuito, tiene costo. Ocurre que vivir, solo cuesta vida

Jack Celliers dijo...

Che, ¿vieron que salió el iPhone? ¡Está buenísimo! No sé qué hace pero me compré dos por las dudas. 500 euros por unidad, una masa!

nadia dijo...

Certero y bello, Jack lo felicito.

Estebon dijo...

Don Celliers: Los troskos son eh... to'os putos... eeeh... cornudoh'... eeeh... hijo de mala madre.
Bueno, basta de pelotudez. Ése es mi humilde aporte -tardío- a la invasión ilícida -no, ilícida no, más bien goblinoide,ilícido sería un halago para los subnormales-. La parodia es bastante burda, y atenciones a su blog no le faltan, pero he disfrutado enormemente viendo con qué categoría descalificaban a los neurasténicos idiotas, fachoides que inundaban su blog, razón por la cual decidí intervenir, al menos para mostrar simpatía. Me enteré indirectamente de estos ataques, vía Peste, a quien también le inundaron el blog de pavadas, y de ésto por un amigo mío marxista. En fin. A lo que contiene este artículo suyo, es ya mítico mi odio por la clase media argentina y su vida burguesoide. Baste mirar cinco minutos la televisión en un canal de aire -casualmente los más populares-, o leer un diaro para saber que la gente no quiere saber absolutamente nada. Los Tinellis y Franchellas ocupan un espacio privilegiado, la forrándula está en su apogeo, y la lógica teta-culo-caño aparece en todo su marrano esplendor. Y estamos hablando de cultura, nada más. La imbecilidad llevó al 60% del país a elegir a una soberana hijoputa como presidente -los adjetivos terminados en .nte son neutros-. El señor salta cuando le tocan el culo a su mujer -su propiedad-, la vieja cuando le cortan la calle y no puede hacer las compras, el pendejo concheto cuando no le permiten pasar con su autito. Apoyan al campo. Un sector tradicionalista e históricamente retrógrado -aunque la oligarquía haya pasado a las corporaciones bursátiles y burocráticas.
Podría seguir un rato, pero me descubrirías el IP, y dado que estoy anónimo y empiezo con puteadas...
Atte., Alfredo Alcón, un empleado de clase media trabajando vendiendo chorizos en un cyber del centro de La Plata.

Severian dijo...

Cada uno sabe para quién escribe. Cada día que pasa nos parecemos más a ese que va a morir y ciertamente desear un mundo menos feroz es muy poco.

Pero es mejor que nada.


Sabés, el otro día cuando murió Don Roñoso el creador de Doña Rosa, pensaba algo parecido. Que cosa terrible morirse dejando una herencia vergonzosa. Que todo el mundo festeje, que tus parientes disimulen que te conocen. ¿De qué le sirvió haber lamido las botas del poder toda su vida? ¿vivió mejor que Rodolfo Walsh? Antes podías decir que al segundo lo mataron mientras que el primero todavía vivia, pero ahora que están ambos muertos ¿no se hace inocultable la diferencia? ¿el ejemplo no hace obvia la elección? (y podría dar mil más, que se yo, Jaime de Nevares y Monseñor Plaza).

Morirnos nos vamos a morir todos, la pregunta es que hacemos mientras tanto. Y eso es obvio. Pero lo que no es tan obvio es que la respuesta queda muy clara ante todo el mundo despues de muertos.

Jack Celliers dijo...

Nadia: Gracias, a veces algo me sale.

¿Fue a la plaza?

Estebon: ¿Chorizos en un cyber? Esa no la tenía... ¿Deja revenue?

Seve: Bueno, pero Bernie era casi una mutación degenerativa del género humano, algo realmente especial, tenia pseudópodos en la jeta, era espeluznante, ShitMan, agh...

No nos sirve como referencia.

Martín dijo...

Ya sé que probablemente mis opiniones sean otra vez menospreciadas por quienes aquí escriben, o bien yo sea víctima de algún ataque personal o ironía que demuestre una preocupante falta de argumentos en quien la escriba.

Pero resulta muy llamativo que cada vez más personajes agredan con vehemencia a la clase media por su creciente participación política en los últimos meses. Así como también llama la atención que, quienes arremeten una y otra vez contra los "pequeñoburgueses" desde conferencias, blogs, universidades, Página 12 o una banca en el Congreso, sean parte de esa clase media cuya orgullosa pertenencia aumenta día a día en los países en vías de desarrollo y que ha demostrado ser el modelo de vida más anhelado por los pobres.

Cabría preguntarse, entonces, cuál es el modelo de ser individual - si es que existe- que plantean aquellas ideologías de tintes colectivistas, como las que predoninan en este blog. Pero no haría falta plantear esto, ya que sólo conduciría a tediosas discusiones filosóficos que dividirían y enfrentarían una vez más a los supuestos ganadores de la revolución.

Nunca hubo un sector tan hipócrita como la clase media "progre" o de izquierda. Los hay por todos lados, y se los escucha vociferar continuamente con su discurso políticamente correcto al tiempo que revisan a la mucama para asegurarse de que no haya robado nada, miran de reojo a un grupo de cartoneros o se asquean porque un homosexual se les sentó al lado. Se pasaron la vida soñando con movilizaciones sociales, enarbolando reclamos de ruptura inspirados en la "conciencia de clase" de la cual se consideran motores intelectuales y ahora se encuentran en bolas arriba de un glaciar, con una sociedad que les bajó el pulgar. Los compadezco, debe doler en el el alma ver Palermo llena de gente reclamando normalidad, calidad institucional y libertad y cuadruplicando a la plaza comprada de la redistribución. No debe ser fácil haber idealizado algo que que cada día está más muerto y menos llegar a viejo con ideas con fecha de vencimiento en el temprano siglo pasado.

Quizás sea que a la mayoría de la sociedad le interesen las cosas materiales que vos denostás. Los pobres se babean por un iPhone, los celulares, por la ropa de marca y por cositas tan burguesas como las te encanta denostar. Eso no significa, bajo ningún concepto, que hayan sido corrompidos por la publicidad, una conspiración capitalista, Estados Unidos o el chivo expiatorio de turno. Significa que el más grande deseo de un pobre es dejar su situación para ser de clase media, como lo hicieron tantísimos de nuestros ancestros. Y me encanta, a mí y a miles de personas, hacer referencia a mis ancestros inmigrantes y pobres para sostener que la mejor manera de abandonar la pobreza es a través del esfuerzo propio y no esperando la dádiva de un gobierno. Algo que jamás sucederá si no se brindan oportunidades. Oportunidades que, por cierto, distan muchísimo de las pretendidas por líderes demagógicos y populistas.

Saludos.

Jack Celliers dijo...

Martín: Entiendo que participaste en este blog en varias oportunidades y recuerdo que en una de ellas por lo menos Luk@s contestó punto por punto cada uno de tus argumentos in extenso. Venir a este blog a quejarse de ataques personales es ya una especie de deporte; no se me ocurre otra cosa que masoquismo como la causa.

Vayamos a los argumentos entonces (que vos llamarás luego "ironías" y "ataques personales"). En tu primer párrafo señalás que quien "arremete contra los pequeñoburgueses" generalmente pertenece a esa misma clase. Pregunto ¿qué clase de argumento es ese? Efectivamente, quien escribe este blog pertenece indudablemente a la pequeña burguesía ¿Y eso qué demuestra? Con el mismo criterio yo no podría criticar a la Argentina porque soy argentino, o no podría decir que Boca juega para el carajo porque soy de Boca.

Acumular capital es la única forma de sobrevivir en una sociedad capitalista. Tu afirmación ...el más grande deseo de un pobre es dejar su situación para ser de clase media es un descubrimiento notable, podemos agregar también que el mayor terror de la pequeña burguesía es caer en el abismo de la miseria. Todo el sistema capitalista se basa en esta premisa: hay que acumular capital. A vos te parece maravilloso, a mi me parece misérrimo, es una cuestión de valores.

La acumulación produce las diferencias de clase, el desigual acceso a los bienes de consumo (amén de educación, salud, vivienda, etc.), y por supuesto: cuando un excluído se babea por un iPhone y no puede comprarlo hace algo muy simple: se lo roba al que lo tiene. Cuando lo que falta es el alimento o una vida digna se produce lo lógico: estallido social, pero para eso están la policía y el ejército. Seguro que tu memoria no atesora el menor recuerdo de estos fenómenos porque el país del que hablás no se llama Argentina sino Palermo Hollywood.

La premisa de la acumulación a toda costa también genera la actual especulación a futuro con los alimentos, que según estudios prudentes aumentará dramáticamente el número de hambrientos en el mundo (y hoy ya suman 800 millones). Frente a esta realidad social tu dedo acusador apuntó a... Corea del Norte, otro argumento serio si los hay.

Debe haber un problema con las estadísticas porque según tus números a pesar de la crisis mundial resulta que "...la orgullosa pertenencia a la clase media aumenta día a día en los países en vías de desarrollo...". Me encantaría saber en qué país vivís, Martín ¿Tenés algún dato acerca de la caída del salario real en Argentina durante los últimos 20 años? ¿Y en latinoamérica? ¿Sabés la evolución del número de personas hambrientas en latinoamérica? ¿Conocés una provincia argentina llamada Tucumán? ¿Sabés lo que ocurre allí? ¿Tenés idea de cuál es la "calidad institucional" que impera desde hace décadas en provincias como Salta? (estos no son hechos concretos, así que apuntalos también en el ítem "ironías y ataques personales" así te evitás el tener que contestarlos).

"Abandonar la pobreza a través del esfuerzo propio" quiere decir: "acá no trabaja el que no quiere", quiere decir: "si sos pobre es por tu culpa, porque esperás dádivas del gobierno", frases que denotan unos valores que a mí personalmente me parecen propios de quien no tiene ninguna vergüenza.

Yo no tengo la cara tan dura como para ir a decirle a un pobre "Vamos amigo, salga por su propio esfuerzo, no espere dádivas", mi vergüenza me lo impide. Sobre todo luego de ver cómo fortunas inmensas se amasan sin mover un dedo, especulando gracias al tráfico de información privilegiada, enchufándose en privatizaciones tan transparentes como las que hemos tenido en Argentina o quebrando empresas para vendérselas al estado luego de exprimirlas.

La clase media progre es hipócrita, sin duda. Pero los valores que vos demostrás no parecen menos ¿Solamente vos tenés derecho a revisar a la mucama? El creerse superior a otro ser humano sólo por tener el bolsillo más lleno es algo que afecta a mucha gente, pero como puse en el post, los defensores del sistema capitalista achacan sus vicios y sus prejuicios al interlocutor: "VOS revisás a la mucama, VOS mirás de reojo a los cartoneros, VOS te asqueás de los homosexuales".

Y no es verdad Martín, estás mintiendo. Son tus vicios, no los míos. Es evidente que no tenés la menor simpatía por los pobres cuando no sos capaz de ver que semejante masa de excluidos no se debe ni a la pereza ni a la expectativa de dádivas. Se debe simplemente a que el sistema capitalista no los necesita.

La gente que se reunió en Palermo está viviendo su mejor situación económica de los últimos 20 años. Cuando vuelva el mercado salvaje que tanto están pidiendo van a saltar como giles afanados ¿Te compadecés de mi? Te recomiendo no gastes energías, yo de esa gente me muero de risa. Como dijo Severian: tuvieron educación y oportunidades y lo único que han hecho en la historia fue pedir golpes de estado y mano dura, para quejarse en voz bajita cuando el gran capital les sacaba cada vez más dinero del bolsillo.

La gente que realmente me duele - y no me avergüenzo - es aquella que realmente no tiene ninguna oportunidad, los que están excluidos del sistema, los que no tienen trabajo, o tienen que deslomarse por un sueldo de mierda. Esos son la mayoría.

Para que haya "oportunidades" tiene que haber un mercado interno. Para que haya un mercado interno tendría que haber industria nacional. Para que haya industria nacional tendría que ser rentable. Para ser rentable tendría que competir con la industria extranjera. Pero no puede haber tal competencia porque las condiciones de desarrollo de la industria nacional son infinitamente menores que las de la industria de cualquier país desarrollado, por lo tanto nuestra actividad industrial es mínima por la sencilla razón de que no es negocio.

¿Y qué es lo que sí es negocio? La exportación de commodities, bienes de bajísimo valor agregado y muy poco intensivos en mano de obra. Los commodities argentinos (la soja es el mayor ejemplo) experimentan un "boom" de precios en los mercados internacionales. Este hecho distorsiona profundamente la estructura agraria argentina ya que cualquier exportador "lógicamente" (según la "lógica" de la acumulación que vos defendés) prefiere vender en el mercado internacional antes que vender en el mercado argentino, del cual puede sacar mucho menos rentabilidad.

¿Qué mayor legitimidad que esta? El hecho de que miles y miles de argentinos mueran de hambre mientras se dejan pudrir alimentos y se arroja leche al suelo para "presionar" al gobierno no es para vos ninguna inmoralidad sino parte de los legítimos tributos que hay que pagar al dios de esta gente: el dinero. Que se corten las rutas en reclamo de trabajo es inmoral, pero que se corten las rutas y se provoque desabastecimiento a la población para ganar más dinero por hectárea es perfectamente justo según tus valores.

Pero repito: nada de esto son hechos que todos hemos visto sino meras ironías y ataques personales que planteo por falta total de argumentos.

Y es que nuestras diferencias en el fondo son simplemente esas: los valores que postulás a vos te parecen justos, a mí me parecen repulsivos. Quedate con ellos, yo me siento feliz de no compartirlos.

Y en cuanto a lo de "llegar a viejo", hablarás por vos, a mi me queda muchísimo.

Saludos.

Nacho dijo...

Nunca hubo un sector tan hipócrita como la clase media "progre" o de izquierda. Los hay por todos lados, y se los escucha vociferar continuamente con su discurso políticamente correcto al tiempo que revisan a la mucama para asegurarse de que no haya robado nada, miran de reojo a un grupo de cartoneros o se asquean porque un homosexual se les sentó al lado.

Claro, esos no son ataques personales sino argumentos y hechos.

Martín: no fui el único que se gastó respondiendo largamente con argumentos que nunca volviste para refutar, relativizar o aceptar. No recuerdo haberte agredido personalmente jamás. Sin embargo decís que eso se hizo con vos. Siempre es interesante discutir pero ¿vale la pena hacerlo si se ignora lo que dice el otro para luego volver un mes después a decir que ese otro es autoritario, iluminado, hipócrita y demás?

Nacho dijo...

creo que la estratificación por inteligencia o por hábito de razonar precede a la división de clases

Ésta es una afirmación arriesgadísima, me parece. ¿De dónde sale el hábito de razonar o de pensar de tal o cual forma, más o menos rigurosamente, escuchando más tal campana que tal otra, etc., sino del lugar que ocupamos en la sociedad de clases?

Severian dijo...

Las ironias a las que se refiere martin son mias. Sigo pensando que no vale la pena contestarle, pero voy a hacer el esfuerzo para demostrarle que es él quien no tiene argumentos.

Sólo por si te interesara leer: aca no se denosta a la clase media sino a su subconjunto de boludos. Subconjunto al cual se pertenece no por decisión de la naturaleza sino por elección del interesado. La definición de boludo a la que me refiero es "aquél que hace cosas en contra de su propio interés" (como rechazar una medida cuya consecuencia inmediata es el control de los precios de los alimentos, por dar un ejemplo). Una definición alternativa de boludo, que abarca el mismo subconjunto, es la de "aquél que se cree mejor o peor persona por comparación con el entorno" (por ejemplo el que se cree exitoso porque no vive en la villa) y que "cree que su estado en comparación con el entorno es consecuencia de su propio mérito" (como por ejemplo el que se pregunta por que los pobres no van a estudiar en vez de drogarse con paco en una esquina, asi se consiguen un trabajito de contador y salen de la pobreza).

El subconjunto de boludos tiene una intersección no nula y de hecho bastante importante con el subconjunto de insensibles (como por ejemplo aquél a quien le preocupa el precio del helado más que la miseria de quien revuelve los tacho de la heladería). Otro subconjunto de intersección no desdeñable es el de hipócritas (como por ejemplo el que dando limosnas en los semáforos se siente buena persona, a la vez que adeuda todos los impuestos y tiene empleados en negro).

Esta intersección de boludos insensibles e hipócritas puede recibir varios nombres. Cada uno sabe si pertenece o no la intersección, como dije, es una elección personal. Uno de los nombres que se le suele dar es el de clase media, si bien esto consituye un abuso de lenguaje y una imprecisión. La clase media tiene muchas personas que no son boludos, insensibles o hipócritas, por lo que no sería correcto igualarla a dicho conjunto. Pero lo que si es cierto es que la casi totalidad de los boludos, insensibles o hipócritas son de clase media.

¿Contento?

Ahora vamos a las "alusiones personales": vos ¿pertenecés a alguno de dichos subconjuntos? Veamos

Así como también llama la atención que, quienes arremeten una y otra vez contra los "pequeñoburgueses" desde conferencias, blogs, universidades, Página 12 o una banca en el Congreso,...

La lista viste una ideología: la que desdeña las conferencias, la que se molesta por la libertad de opinion de los blogs, la que afirma que las universidades "están para estudiar y no para hacer política", la que denosta a Pagina/12 como un "pasquín de zurdos" y la que afirma que al congreso hay que cerrarlo. Una ideología tan consistente como la que califica una decisión presidencial como "autoritaria" y una decisión vicepresidencial como "democrática". No sé si compartís esa ideología, pero repetiste la lista como si fuera tuya, desdecite o hacete cargo.

Cabría preguntarse, entonces, cuál es el modelo de ser individual - si es que existe- que plantean aquellas ideologías de tintes colectivistas, como las que predoninan en este blog.

Que te plantees una contradicción tal como un "modelo de ser individual" es como te interesaras en la "arquitectura nómade" y el "teatro tradicional árabe". Disculpame que te parezca una ironía, pero mi único argumento para refutar una cotradicción es decir que se contradice. Cualquier argumento extra le daría una entidad que no tiene.

que revisan a la mucama para asegurarse de que no haya robado nada, miran de reojo a un grupo de cartoneros o se asquean porque un homosexual se les sentó al lado

Martín: la gran mayoría de la clase media no tiene mucama. ¿vos tenés? ¿la revisas? Y ya que estamos ¿la tenes en blanco?

Los compadezco, debe doler en el el alma ver Palermo llena de gente reclamando normalidad, calidad institucional y libertad y cuadruplicando a la plaza comprada de la redistribución.

Si crees que esa gente reclamaba "libertad" perteneces al conjunto de boludos, porque esa gente sólo defendía el derecho a cagarnos de hambre a todos. Si crees que una decisión del vicepresidente abiertamente contraria a la voluntad de sus votantes tiene más "calidad insititucional" que la decisión de una presidenta que (a este respecto) no hace más que seguir el progrmaa que se convalidó hace seis meses en las urnas, bueno, de nuevo sos neto miembro del conjunto. Ahora bien, si no lo crees pero lo afirmás libremente, sos hipócrita. En cualquier caso llamar "comprada" a una plaza porque quienes van lo hacen por el choripán que de otro modo no podrían comerse es de insensible.

No debe ser fácil haber idealizado algo que que cada día está más muerto y menos llegar a viejo con ideas con fecha de vencimiento en el temprano siglo pasado.

Si crees que una idología que sostiene el derecho de todos de participar de la riqueza "cada día está mas muerta" sos insensible. Si en cambio crees en ese derecho pero te tranquilizas tirando dos moneditas en los semáforos, sos hipócrita. Si te tranquiliza el hecho de que quienes afirmamos ese derecho y lo defendemos seamos viejos (tengo 35, por si te importa), sos un boludo.

Y me encanta, a mí y a miles de personas, hacer referencia a mis ancestros inmigrantes y pobres para sostener que la mejor manera de abandonar la pobreza es a través del esfuerzo propio y no esperando la dádiva de un gobierno.

Aja, y decime una cosa ¿que derecho tenés vos a disfrutar el esfuerzo de tus ancestros? Una sociedad justa aboliría la herencia, de modo que tipos como vos, que creen que les va bien porque lo merecen, tengan que demostrarlo. Mis ancestros también eran pobres, pero no me siento orgulloso de eso, hubiera querido para ellos una vida mucho mejor. Algunos de ellos tuvieron la suerte de vivir en países y en períodos que les permitieron salir de la pobreza. Muy distintos a nuestro país en el presente. Que creas que quien vive en una villa lo hace porque no trabaja lo bastante, además de ser una falta de respeto a tus ancestros pobres, te incluye inmediatamente en los tres conjuntos: el de los boludos, el de los insensibles, y el de los hipócritas.

Concluyendo: no se critica aquí a la clase media como un todo, sino a la clase media que vos representas.

Y antes de que te hagas la ofendida te lo aclaro: en mi caso es ciertamente personal, la gente que tuvo todas las oportunidades de clickear "run" en su cerebro y no lo hizo, eligiendo de ese modo pertenecer al conjunto de los boludos; la gente que se niega a la evidencia de que el nene que le limpia los vidrios del auto no tendrá ninguna oportunidad, y afirma que si ese nene trabaja y se esfuerza podrá estar sentado mirando como otro se los limpia, y que tranquiliza a su conciencia que grita "estás negando" con una monedita, eligiendo de ese modo pertencer al conjunto de los hipócritas; la gente que directamente le chupa un huevo que ese nene se muera mañana de hambre o pasado de un tiro y que lo único que le importa es que no le raye el auto, claramente caratulable como insensibles; esa gente me da asco. Mas que por todo lo anterior, me da asco por el facilismo. Porque es mucho más difícil clickear "run" y darse cuenta, saber que cada una de tus decisiones políticas afectan la vida de otros, saber que no se trata de apoyar lo que te conviene sino lo que nos conviene, ni de oponerse a lo que te jode el negocio sino a lo que nos jode la vida. Es mucho más exigente saber que lo que tenemos no lo merecemos sino que tuvimos la suerte de tenerlo, saber que no hay absolutamente ninguna diferencia en cuanto al mérito entre nosotros y quienes viven en una villa. Y quienes eligen la fácil dan pena.

Jack Celliers dijo...

...creo que la estratificación por inteligencia o por hábito de razonar precede a la división de clases...

Es una frase interesante y si, parece arriesgada. A mi me parece que el problema es que la inteligencia es una cuestion de valores.

Si en un conjunto de seres humanos en una isla (una normal digamos, no la de Lost) uno o un par idean un plan y cagan a todo el conjunto seguramente la idea del plan fue un razonamiento, y ciertamente un razonamiento gracias al cual lograron ventaja sobre los otros.

Esto los puede hacer parecer "mas inteligentes", sin embargo todo depende del objeto. Si el objetivo es lograr esa ventaja inmediata, sin duda son mas inteligentes... el problema es que lograr esa ventaja puede ser un acto realmente estupido.

La inteligencia es una mera herramienta, y solo se la puede juzgar en funcion de un fin determinado... el problema es que juzgar ese fin tiene que ver con valores ¿no?

Si la inteligencia "precede" a la division de clases no lo se... ¿que quiere decir "preceder"? ¿En el tiempo o en importancia?

Y por si no se entendio el post: algunos parecen creer que la idea es criticar a unos individuos por el solo hecho de pertenecer a una clase social, no es asi. Lo que se señala es a ese conjunto de pequeños burgueses y trabajadores privilegiados que generan el hecho politico mas visible dentro de la clase media. Decimos "la clase media" porque - y esto es indudable - el fenomeno politico mas visible que genera es precisamente este que estamos viendo. Quizas sean y seguramente son una minoria, pero son el unico grupo politicamente activo dentro de esta capa social.

La capacidad de razonar no esta determinada por la pertenencia a una clase, y en ese sentido lo que dice Severian me parece cierto: capacidad de razonar no falta. Lo que si me parece cierto es que la pertenencia a una clase social incide fuertmente - incluso de manera inconsciente - en los valores que adoptamos y por lo tanto en nuestra capacidad y forma de razonar.

Nacho dijo...

Para no caer en el reduccionismo de la palabra "clase", ni pensar en "gran capitalista", "burgués pequeño", "pequeño burgués", "profesional", "trabajador", "desocupado", etc., que sería obviamente una simplificación excesiva (aunque a veces muy útil) para a partir de esas categorías intentar ver cómo la pertenencia a éstas determina la forma de pensar de los sujetos que la conforman, digamos esto: la forma de pensar de alguien está condicionada fuertemente por el lugar que ocupa en la sociedad, dentro de una clase y dentro de las numerosas subdivisiones que podemos hacer al interior de una clase. Nacer en una familia con tales o cuales valores y experiencias, ir a tal o cual colegio, haberme cruzado con tal o cual libro en mi juventud, haber estudiado tal o cual carrera en tal o cual universidad, etc., ¿no son cosas que van moldeando nuestro pensamiento en forma muy importante? Yo repaso mi vida hacia atrás y creo que sí.

Entonces pienso, primero comparando clases distintas: ¿no hay condicionamientos de este tipo que ayuden a razonar más o menos rigurosamente, también? Me parece obvio que un tipo que, por su lugar en la estructura social, apenas terminó la primaria en un colegio en malas condiciones, muuuuuy posiblemente tendrá peor capacidad de razonamiento (porque nunca hizo un problema matemático que requiera pensamiento abstracto, o tuvo acceso a herramientas de comprensión de texto, a datos sobre el mundo, etc.) que uno que tiene completa una carrera universitaria y creció en un ambiente que le enseñó a razonar.

Y si hilamos más fino y comparamos dentro de lo que más o menos se puede decir que es una misma clase social: ¿no van a afectar el modo de pensar de cada una de las personas las experiencias distintas que tengan aún dentro de lo que a groso modo definimos como una misma "clase"? Si el pibe A es hijo de abogados y el pibe B también, pero el pibe A estudia marketing en la universidad de Palermo y el B publicidad en la UBA (elecciones más o menos similares, pero que en el segundo caso te llevan a hacer una carrera en una universidad mucho más seria y mucho más politizada que la primera), ¿no va a afectar esa experiencia sus modos de pensar y razonar, sus lecturas y hasta la inteligencia de cada uno? Yo creo que sí. No salen de la nada ni el pensamiento ni los valores ni la voluntad.

Jack Celliers dijo...

Me parece obvio que un tipo que, por su lugar en la estructura social, apenas terminó la primaria en un colegio en malas condiciones, muuuuuy posiblemente tendrá peor capacidad de razonamiento (porque nunca hizo un problema matemático que requiera pensamiento abstracto, o tuvo acceso a herramientas de comprensión de texto, a datos sobre el mundo, etc.) que uno que tiene completa una carrera universitaria y creció en un ambiente que le enseñó a razonar

Nacho, francamente a mi no me parece tan obvio, creo que es mas complejo. Lo que llamamos "capacidad de razonamiento" se aplica a resolver problemas, y muchas veces pensamos que un tipo "razona mal" solo porque en realidad esta acostumbrado a lidiar con problemas distintos de los nuestros.

Un tipo que nacio y se crio en una villa miseria adaptara su capacidad de razonar y resolver problemas en una villa miseria. Ese tipo transplantado a un ambito universitario no tendra seguramente una buena performance... pero tampoco la tendra el universitario de clase media puesto en el medio de una villa de un dia para otro.

Esa gente que suponemos "no sabe razonar" sabe resolver muchisimos problemas que nosotros no tendriamos idea de como resolver, "conocimiento" y "razonamiento" son conceptos amplios y sorprendentes. Si hago caso de tu argumento la prosperidad beneficiaria la capacidad de razonar... y sin embargo pocos pueblos son mas estupidos que el norteamericano, que vive en una sociedad relativamente prospera.

De nuevo "ineligencia" es un concepto en directa relacion con objetivos, y el juicio de esos objetivos es de valor. Una vez a un soldado viet cong le preguntaron por que le interesaban tanto las bolsas plasticas en las que el sldado yanqui guardaba herramientas, y el viet cong dijo: "Se pueden inflar y usar como almohadas o flotadores, se puede guardar la ropa y mantenerla seca mientras se cruza un rio..." y asi nombro miles de usos que invento su ignorancia, mucho mas sabia que la inteligencia del soldado yanqui.

No es la "capacidad de razonar" lo que esta afectado en un habitante de la miseria, lo que esta afectado es toda su realidad, ya que toda ella es distinta de la nuestra y su capacidad de adaptacion - como la nuestra - nos moldea a la medida de la realidad que tenemos que enfrentar; en ese contexto es dificil medir "quien razona mejor". Como dijo Severian: muy probablemente un villero razone bastante mejor que un pelotudo medio pelo porteño que agita la banderita a favor "del campo".

Nacho dijo...

"No es la "capacidad de razonar" lo que esta afectado en un habitante de la miseria, lo que esta afectado es toda su realidad"

Estoy de acuerdo con eso, y estoy de acuerdo con muchas de las cosas que dijiste, pero esto:

Si hago caso de tu argumento la prosperidad beneficiaria la capacidad de razonar

No es lo que estaba queriendo decir. A más plata, más inteligencia, definitivamente no era mi argumento. Si no mírenlo al hijo de franquito macri, bastante pelotudo (y así y todo avanza en su carrera política). El ejemplo de EEUU es válido también. Pero...

¿Acaso la escuela no da herramientas que si tenés que abandonarla a los 11 años para laburar o pedir en el tren no vas a tener después? ¿No coarta eso tu capacidad de pensar? No lo digo despectivamente hacia la gente que lo sufre, por quien simpatizo infinitamente más que por los que viven muy cómodamente a costa de ellos, a veces en la total estupidez también, o a veces más inteligentemente (no sé que es peor, dada su escasa ética).

Lo digo porque... bueno, ¿por qué peleamos porque todos tengan acceso a la educación, si no? Para igualar oportunidades, me parece. ¿Por qué alguien que no tiene acceso al pensamiento abstracto, al estudio, etc., está en peores condiciones que alguien que sí, si no es porque esa falta de formación le genera un déficit? Obviamente no es su responsabilidad ese déficit, sino que se explica por las condiciones sociales, pero... todo me parece indicar que existe.

No es mecánico, no es lineal, no es "a más dinero más inteligencia", ni nada por el estilo. Mucha gente tiene tanto dinero que ya ni inteligencia ni formación necesita. Y mucha gente muy inteligente y honesta no acumula dinero, o es inteligente pese a su situación social desfavorable... pero me parece que ante una situación social muy desfavorable (mala alimentación, maltrato infantil, analfabetismo, etc.), es difícil que nuestra formación, que nuestra inteligencia, no sufra. Me parece, bah. No sé si me expliqué mejor ahora.

Severian dijo...

Varios temas:


Inteligencia:


1- "mas" inteligente o "menos" inteligente presupone una defición de inteligencia que tolere una escala unidimensional "de mayor a menor". Yo no conozco tal definción. Pero tampoco voy al extremo (un tanto de moda, diría) de afirmar que la inteligencia como tal no existe.


2-A los fines de la presente discusión, dejenme definir un individuo inteligente aquél que maximiza su chace de sobrevivir (después de todo nos gusta decir que la ventaja evolutiva del ser humano es su inteligencia, asi que adoptemos por el momento una definición que satisfaga esta premisa). Es decir un individuo que identifica sus necesidades inmediatas y actúa (en la presente dicusión, políticamente) de modo de satisfacerlas.


Educación:


3- La educación debería consistir en darle al individuo los elementos necesarios para identificar sus necesidades inmediatas y para actuar de modo de satisfacerlas. El problema es que no siempre lo hace, o sólo lo hace dentro de un corset impuesto por las reglas sociales en las que vivimos (en las escuelas de Franco no se aprendia a derrocar tiranos, por dar un ejemplo). Pero incluso para aquéllas situaciones en las que la educación dá los elementos necesarios para juzgar, algunos individuos eligen no hacerlo. La opuesta también es cierta, personas o pueblos sin ninguna educación en determinados contextos históricos han identificado sus necesidades y han actuado de modo de satisfacerlas.


Valores


4- Todo esto no tiene nada que ver con valores. Los valores son restricciones que ponemos, a posteriori, sobre la manera de actuar para satisfacer cierta necesidad, una vez que hemos identificado la necesidad y hemos imaginado una manera en la que esa necesidad puede ser satisfecha, elegimos no seguirla porque no nos parece ético hacerlo.


Clase


5- El gerente del hotel de Manhattan que echa a patadas a un negro que intenta dormir en la puerta, no lo hace por negro sino por pobre. El mismo negro manejando un Mercedes y con zapatos de mil dolares tendría pocos problemas en lograr que el gerente se los lama. En realiad el gerente no ve un negro, ve un pobre. Hay pobres y ricos de todas las razas, pero en la sociedad moderna lo que importa es lo primero, no lo segundo. En ese sentido, la estratificacion por clase social "precede" a la división racial. Similarmente, hay gente inteligente y gente estúpida en todas las clases sociales, pero en esta discusión es más relevante lo primero, no tanto lo segundo. A eso me refería con que la estratificación por inteligencia "precede" a la clase social, aunque a juzgar por los comments, me parece que se entendió lo contrario, mea culpa...


Concluyo que:


La clase media caceroluda no me parece inteligente. No sólo no identifica sus necesidades inmediatas (que el lomo no salga 80$ el kilo, por dar un ejemplo) sino que actua abiertamente en contra de esas necesidades, apoyando a otra clase (la garca clase oligarca) que sí es muy inteligente, que identifica sus necesidades, y que las satisface sin dejar que ningún valor le obstruya el camino.

No creo que la actitud clasemiediera que la izquierda se place en denostar sea conseucencia de los valores que algunos miembros de esa clase media detentan, sino de su pura y simple estupidez. La señora que salio a cacerolear porque le molesta el botox de cristina y le cae simpático un "hombre de trabajo" como De Angeli es, antes que nada, profundamente pelotuda. Incluso puede ser muy generosa con el limpiavidrios de la cuadra, y cuando caceroludea no lo hace, como dice el despotrique traicional, porque crea que el limpiavidrios le va a robar sus privilegios, los cuales de hecho está entregando a la clase dominante con su acto, sino porque en su estupidez compró un verso que esta clase dominante le impone. No hay que subestimar el poder de esa estupidez, no hay valor que te arreglue a un pelotudo...

dolmancé dijo...

El reparto de la riqueza es una decisión social, históricamente determinada. Todos participamos en esa decisión, activa o pasivamente. El capitalismo es un capítulo más en la historia, una forma determinada de organización social, en la que a grosso modo algunos producen mientras otros capitalizan lo producido para acumular ganancias sin reparar en el equilibrio y la supervivencia de la sociedad como un todo. Es cierto, hay un núcleo económico, material, que determina la forma en que nos organizamos para producir y más o menos subsistir. Pero ese núcleo estructural no "precede" a nada. Está constituido, también, política y culturalmente. Hay una división mundial del trabajo (consolidada durante el siglo XX) que delimita centro y periferia. Y también hay, internamente, una división social del trabajo. La tesis liberal del origen de la desigualdad (había vagos y había trabajadores; los trabajadores prosperaron y los vagos se volvieron pobres) es tan ahistórica como su contrapartida materialista ramplona (había pobres y había ricos; los pobres resultaron ser negros y los ricos blancos). Por eso no comparto eso de que “a mejor comida, mejor persona”.

De lo que no hay dudas es de la oligofrenia política de lagente.

Pero luk@s tiene razón: lagente vive ideológicamente bombardeada. Con denostar sin más no ganamos nada. Yo entiendo que de entre las muchas maneras de ser idiota, ser un idiota político es una de las más peligrosas. De todas maneras, no hacer nada más que quejarnos en blogs no nos hace menos idiotas.

Jack Celliers dijo...

Dolmancé, francamente no estoy de acuerdo.

El reparto de la riqueza es una decisión social, históricamente determinada. Todos participamos en esa decisión, activa o pasivamente

Una de las palabras que más alergia me da es "todos". Realmente hay muy pocas cosas a las que la palabra "todos" sea realmente aplicable. Si "todos" somos responsables significa que nadie lo es, y yo no creo que "todos" participemos "activa o pasivamente".

No tiene la misma responsabilidad en el reparto de la riqueza un capitalista que un laburante de a pie, y no sé si decir que uno participa "activamente" y el otro "pasivamente" arregla las cosas. Me dan ganas de adoptar una filosofía gruesona y barrial para decir que la diferencia entre el que participa "activo" y el que lo hace "pasivo" es no menor.

Yo entiendo que de entre las muchas maneras de ser idiota, ser un idiota político es una de las más peligrosas. De todas maneras, no hacer nada más que quejarnos en blogs no nos hace menos idiotas.

Ehm... perdón y decir que "no hacer nada mas que quejarnos en blogs no nos hace menos idiotas"... ¿nos hace menos idiotas? En ese caso ¿qué es lo que "hay que hacer"?

A mí no me parece que uno sea idiota por escribir un blog, el bloggerismo vergonzante es ya una especie de plaga, la idea parece ser que si se tiene un blog se es un boludo que no hace otra cosa, y por supuesto esa idea se repite casi exclulsivamente... en blogs.

Cada uno sabe lo que hace y lo que no y allá se arregle con su conciencia. Pero no me parece que por tener un blog yo o muchas de las personas que participamos aquí o en otros sitios seamos "igual de idiotas" que esa manga de pelotudos que cacerolean.

Los blogs me gustan, son una herramienta interesante. Obviamente no tienen nada que ver con la democratización de la sociedad ni esas huevadas pero son un pequeño buen aprovechamiento de la tecnología disponible (vaya una buena por tantas malas). El blog tampoco es para "quejarse", es para reflexionar y cambiar ideas y en ese sentido me parece útil y nada idiota.

Obviamente habrá quien lo tiene porque no sabe hacer otra cosa, porque no coje (las referencias a "no cojer" son sospechosamente abundantes en los blogs), porque sus habilidades sociales son nulas... e igualmente en ese caso ¿qué? ¿No tiene derecho? ¿Somos todos winners de la noche porteña? Bueno, genial, entonces no nos veremos reflejados en aquel que usa el blog para quejarse de lo que guste.

dolmancé dijo...

JC, no estabas obligado a contestar eso.

A mí también me da escozor el "todos", que dicho sea de paso es muy de lagente ("Todos somos el campo", y cosas por el estilo). No estoy señalando culpas o responsabilidades. Más bien intento plantear el problema de la distribución como una consecuencia directa del modo de relacionarnos para producir, y no como un "derrame" de la clase dominante.

Con respecto a tus preguntas: No, y Me pedís demasiado. Dudo mucho que el nuevo "QUÉ HACER" sea gestado en blogs. Pero estábamos hablando en términos políticos, no personales. En ese sentido, limitarse a rumiar en un blog hace que golpear cacerolas parezca acción directa. Digo, como acto político es igual de individualista y a la vez gregario.

Saludos.

LR dijo...

Jack, concuerdo con vos. Si Dolmancé no matiza las responsabilidades parece que todos caemos en la misma bolsa. ¿Qué responsabilidad puedo tener yo por la deuda externa que nos afixia desde hace años y que fue contraída cuando era un niño?

¿Qué responsabilidad puede tener un obrero minero de Catamarca sobre la decisión del gobierno Nac&Pop de regalarle un negocio a la burguesía francesa con la instalación del tren bala?

En materia social las responsabilidades están jerarquizadas porque la sociedad es jerárquica. Y ahí las responsabilidades se reparten básicamente entre quien detenta el poder social (la burguesía) y quienes eventualmente detentan el poder político y representan a esa clase (el gobierno), cambiando transitoriamente o representándola permanentemente (burocracia estatal).

Jack Celliers dijo...

Dolmancé: Como siempre, razonás de formas muy curiosas: claro que no estoy obligado a contestar, ni vos a escribir, aquí nadie obliga a nadie.

...limitarse a rumiar en un blog hace que golpear cacerolas parezca acción directa. Digo, como acto político es igual de individualista y a la vez gregario.

...escribe un blogger en un blog. Es muy raro.

Escribir en un blog es igual que escribir en una pared o en un volante o en un libro, no entiendo esa caracterización del blog como "espacio-en-el-que-uno-se-limita-a-rumiar". Tampoco entiendo por qué escribir un blog sería "limitarse a escribir en un blog"; es un prejuicio (por otra parte y curiosamente muy blogger) el suponer que quien escribe un blog no hace otra cosa.

Tal afirmación no puede dirigirse más que al propio autor de la frase, nadie puede hablar por los demás diciendo que "se limitan a rumiar" porque nadie sabe realmente qué otra cosa - además de escribir en un blog - hace cada uno.

Luk@s por ejemplo escribe en un blog, y lejos de "limitarse a rumiar" también milita en una organización política, decisión que puede discutirse todo lo que se quiera, pero que indudablemente tiene su valor. Y aunque sólo fuera escribir en un blog me parece mucho más interesante (e infinitamente menos dañino) hacer eso que lo que hace lagente.

"Dudar mucho" de que el nuevo "qué hacer" sea gestado en blogs es otra muestra de ese prejuicio masoquista del que escribe un blog. Es más que dudoso que el "qué hacer" salga de un medio de comunicación específico, si me apurás diría que el "qué hacer" no "se gesta" en ningún lado en particular, y en todos en general. Cada uno elige el ámbito de discusión y las actividades que quiere y puede y se le canta hacer. Y si queremos hablar de grados, en última instancia es más probable que algunos blogs ayuden a la gente a pensar bastante más que la TV.

Obviamente que hay actos cuyo impacto político es mucho mayor que la escritura en un blog, es innecesario decirlo. Nadie ha dicho que aquí estemos haciendo la revolución, simplemente estamos intercambiando ideas; eso es lo que pretendo y para eso el blog sirve a sus fines de manera perfecta. Respecto de la acción política, cada uno sabe lo que hace, deja de hacer y debería o no hacer, si querés lo charlamos, pero no tiene nada que ver con tener un blog o no.

En resumidas cuentas: equiparar a alguien que escribe un blog con los pelotudos que golpean cacerolas es un insulto que estás plenamente autorizado a autoinflingirte si te parece correcto (aunque te recomendaría que en ese caso tomes las medidas para corregirlo), pero que no estás autorizado a extender a "todos".

Porque "todos" no somos iguales.

dolmancé dijo...

Luk@s, nunca hablé de responsabilidades. Así como la política no puede entenderse como la suma de las voluntades individuales, tampoco podemos pensar en la distribución del excedente como la mera voluntad de los integrantes de la clase dominante. Es intrínseco al modo de relacionarnos para producir. El margen de libertad que tenemos es bastante acotado; mucho más si somos trabajadores, y más aún si somos pobres y excluidos. La única “responsabilidad” en ese sentido es tratar de no reproducir el orden vigente. De ahí que comparto la bronca a los impasses de ese sector minoritario de lo que llamamos clase media. Pero limitarme a la indignación es hacer exactamente lo mismo que motiva nuestra indignación. Y si es posible hablar de responsabilidades políticas, por supuesto, a mayor posición en la jerarquía social, mayor responsabilidad.

dolmancé dijo...

Por lo que leo en este ámbito de discusión, concluyo que nos limitamos a señalar la pelotudez de lagente como un fenómeno natural, centrándonos en las consecuencias y no en las causas. Es un vicio muy común de la izquierda en el que yo mismo caigo, como verás en el post que cité. Por eso digo, la confianza y el regocijo en la pelotudez ajena no es más que la mera conciencia de la propia. Por supuesto que me lo digo a mí mismo: Tratar de pelotudo a todo el mundo puede ser un deporte muy divertido, pero al mismo tiempo bastante poco productivo. Así como la inteligencia no es unidimensional, tampoco lo es la pelotudez. Escribir en un blog no te hace pelotudo per se. Ni tampoco te convierte en un cuadro político relevante. Hablar desde una postura meramente individual y relativamente anónima no es bueno ni malo. Apenas es. Pero bueno, si es lo único que tenemos, hay que aprovecharlo.

Me parece buenísimo que te despierte curiosidad lo que digo, pero no me parece tan buenísimo que a la primera de cambio lleves la discusión al ámbito personal. Igual si querés te paso mi CV.

(ponele un poco de onda che)

un Abrazo

Jack Celliers dijo...

Por lo que leo en este ámbito de discusión, concluyo que nos limitamos a señalar la pelotudez de lagente como un fenómeno natural, centrándonos en las consecuencias y no en las causas.

Las limitaciones de espacio no me permiten un estudio pormenorizado de causas y consecuencias, un blog no es un libro. Pero de todas formas no me parece que un estudio sobre las causas no haya sido al menos intentado menesterosamente por mí: en Barricada hay un pequeño análisis que me permití hacer sobre las causas de la psicología de lagente.

Y ni me genera confianza, ni me regocija en lo más mínimo.

Tampoco creo haber llevado yo la discusión al ámbito personal, más bien me parece que tu necesidad de llamarte pelotudo a vos mismo te llevó a llamar pelotudo a todo el que tiene un blog. Yo me limité a señalarte que si querés insultarte a vos mismo todo bien, pero que no tenés el conocimiento suficiente para hablar así del resto de los bloggers.

Y si querés una opinión - esta vez sí - personal, no me parece que llamándote pelotudo a vos mismo hagas nada muy productivo tampoco, una cosa es la autocrítica y la búsqueda ("che, me gustaría hacer algo más / no estoy satisfecho / voy a acercarme a algún lado / etc") y otra cosa es la autopunición pública, cosa más bien estéril.

A mí no me parecés pelotudo (además es una palabra muy laxa, cualquiera es un poco pelotudo en su vida), en todo caso ni de lejos igual a los pelotudos pesados, los pelotudos-pelotudos con ganas, esos que golpean la cacerolita.

Creo que tu problema es una curiosa rebeldía contumaz frente a toda lógica unida a una fuerte inclinación a debatir, lo que te hace una especie de polemista romántico, muy apasionado y verbalmente florido, aunque poco riguroso... cosa curiosa en un músico: la música tiene un orden y una estructura medible en términos matemáticos ¿no?

Otro abrazo.

dolmancé dijo...

Que lo parió, voy a separar mi intervención en partes para ver cuál es la que que te parece más "disonante"

1. concuerdo en la crítica a la pelotudez política de lagente
2. hago la misma salvedad que luk@s: esa pelotudez tiene una causa que no se reduce a psicologías ni a fenómenos naturales "precedentes"
3. me hago cargo de que yo mismo caigo en ese prejuicio
4. no digo que el que escribe en un blog es pelotudo, digo que el blog como medio de intervención política es muy precario.

la música tiene un orden y una estructura medible en términos matemáticos ¿no?

esto excede totalmente el ámbito político, pero si me lo preguntás a mí te digo que en principio sí, o al menos podría tenerla.
Si se puede reducir una expresión musical en términos matemáticos eso te permite reproducirla por medios no humanos. (tecnología MIDI, sonidos sampleados, etc.) Cuanto más se avanza tecnológicamente en ese terreno, más extensiva es la "reducción" matemática de la música.
En principio tenés espectros de frecuencias que determinan notas, luego distintos timbres de acuerdo a los instrumentos involucrados, luego parámetros meramente musicales: armonía / melodía / tempo. Finalmente combinaciones infinitas, tensiones, resoluciones, ambientes, desarrollos "narrativos", obstinatos, silencios, tonalidades.

Pero lo que me parece bastante inasible en términos matemáticos es la ejecución humana. Es decir, supongamos que hay una orquesta, un director y una partitura. Por más meticuloso que haya sido el compositor al escribir la obra, cualquier leve alteración en la disposición de los instrumentos, la forma de la sala, la temperatura del ambiente, la sensibilidad de los músicos y hasta el humor del director harán que la ejecución varíe, tenga pequeños "errores" que el modelo matemático no reproduciría en su definición inicial, a menos que se incorporen estas infinitas variables. Lo que me parece sumamente complejo.

Fijate qué curioso que lo más dificil de emular por medios electrónicos es la voz humana, y los instrumentos de viento.

No se si escuchaste algo de música contemporánea. Vendría a ser como la desviación posmo de la música clásica; uno del los más famosos exponentes es John Cage. Te debo el autor y el nombre de la obra, pero hay un ejemplo muy curioso de la dificultad de lograr un modelo que reproduzca la música, pero al revés. Resulta que este autor que no recuerdo escribió esta obra que no recuerdo, que partía de una idea simple: Dos pianos ejecutaban una misma melodía. Comenzaban al mismo tiempo, pero lenta y sutilmente uno de los pianos se desfasaba en el tempo respecto del otro. Es decir, un pianista iba un pendejésimo más lento que el otro. Lo que resultaba de eso es que se generaban ciclos. Las melodías se encontraban en determinados puntos, formando nuevas armonías. Luego aparecían disonancias y clusters sonoros a medida que los tempos se iban desfasando, para nuevamente encontrarse en otra fase con una nueva combinación armónica.

¿Sabés lo que pasó?
No hubo nadie que pudiera tocarla. El compositor tuvo que esperar años hasta que la tecnología disponible pudiera reproducir la obra.

Es decir, la primera vez que la obra se ejecutó tal cual como fue ideada, fue mediante una computadora.

Es infinitamente complejo, sino imposible, hacer de la sensibilidad humana un modelo matemático.

De la misma manera, es prácticamente imposible que la sensibilidad humana se adapte a parametrizaciones exactas.

Voy a decir un pleonasmo: tanto la música como la matemática son inventos humanos.

Lamento todo este desvarío pero te hago absolutamente responsable por provocarlo.

Severian dijo...

Sobre la utilidad de los blogs: aqui hemos sido insultados, amenazados, saboteados, y estudiados por los ejemplares más crudos de la derecha jurásica, afortunadamente con métodos bastante infantiles, pero insistentemente....

Ladran Sancho...

Jack Celliers dijo...

El blog es precario, sí... nos hacemos cargo de sus limitaciones. Pero la palabra es un arma sutil, puede ser inútil durante mucho tiempo hasta que deja de serlo. Creo que fue Alfred Jarry el que dijo: "Poned en manos de un barbaro una espada, una pistola o un cañón... pero no pongáis una pluma: os convertiría en bárbaros a vosotros". La acotación de Severian no está de más: el blog será muy pelotudo pero es potencialmente "reprimible", porque en última instancia la palabra es peligrosa, hemos recibido muchas gentilezas de parte de la escoria, alcanza para preocuparlos. Fijate también lo que ocurre en China, por ejemplo.

Respecto del desvarío, creo que confirma lo que pienso: la música es medible en términos matemáticos, pero como se trata de elementos reales y no formales (la vibración en el aire es un elemento sutil, pero concreto) siempre tenés un delta que no controlás.

De música contemporánea he escuchado algunas cosas... tendría que hacer más posts de música ya que escucho cosas muy variadas. En cuanto al experimento de dos pianos, parece ser un problema de ejecución humana ya que el tempo tiene que ser preciso a un nivel que el ser humano no alcanza ¿no?, pero no debería ser muy difícil con computadoras.

Ahora bien, hablás de "medios no humanos"; para mí es curioso porque la electrónica aplicada a la música es... lo más humano que hay. De hecho los instrumentos menos evolucionados tecnológicamente son menos humanos porque emulan a la naturaleza: el viento, la percusión sobre un tronco, etc. emulan mucho más a la música del viento o las ramas que se golpean (o sea: sonidos no humanos)... en cambio el sampler y el MIDI son fuertemente humanos, queda poco de la naturaleza ahí.

Igual entiendo lo que decís, lo que pasa es que me gusta proponer otros puntos de vista para romper las pelotas.

dolmancé dijo...

Me parece que la dificultad de emular en forma creíble la voz humana y los instrumentos de viento radica en una cuestión tímbrica. Esos sonidos tienen un ataque más suave, menos percutivo que un instrumento de cuerdas o un piano, y pueden sonar continuamente sosteniendo una misma amplitud, por lo menos hasta que el músico se quede sin aire. Las versiones sampleadas de una trompeta o una flauta traversa son –por lo menos hasta donde conozco- bastante poco creíbles. Lo mismo en ciertas técnicas y expresiones como los glissandos (pasar de una nota a otra barriendo con todo el espectro de frecuencias intermedio) o vibratos (hacer “temblar” la nota, cambiando levemente el pitch); en su versión electrónica suenan como el orto. Suenan a organito de cumbia villera. Que ojo, en Pibes Chorros está más que bien, pero en Debussy no tanto.

Lo de “menos humanos” es un pifie mío. Fue contradictorio. Lo que quería resaltar es el temita de la ejecución humana. A mí la música electrónica me gusta hasta cierto punto como medio, como complemento. Pero cuando se transforma en fin, cuando no hay lugar para ese “delta” que te da la interpretación, me aburre tanto como chupar un clavo. Prefiero escuchar el lavarropas.

Igual entiendo lo que decís, lo que pasa es que me gusta proponer otros puntos de vista para romper las pelotas.

Para eso estoy yo, y soy mandado a hacer. No me quites mi leitmotive.

werte dijo...

Respecto de "razón", "supervivencia" y "una isla que no sea la de Lost", está la isla de El señor de las moscas, la novela de Golding, que no leí, pero sí vi su adaptación cinematográfica (por Peter Brook). Ilustra muy bien la idea.
Por otro lado, es gracioso ? y típico de los que saltan indignados cuando alguien dice "clase media" para algo distinto que hacerle el elogio alelado de los periodistas catódicos y las propagandas de celulares, que a renglón seguido les parezca "natural" e "inteligente" recurrir a algún tipo de objetivación salvaje y vulgar (paranoias y odio puro en realidad)respecto de "los pobres". En fin.

Severian dijo...

Tal vez esté diciendo una obviedad: nada pasa si no somos antes capaces de imaginarlo. Los aviones existen porque existe el mito de Icaro, o en última instancia porque existen las aves. El Apollo 11 fué, además de la obvia carrera entre superpotencias, una realización de ideas que imaginaron antes escritores como Verne o Wells, sin ellos no habría jamás sucedido. Hay miles de posibilidades para los conocimientos actuales, que tenemos literalmente delante de las narices, y que todavía no las hemos hecho realidad sólo porque aún no las vemos.

¿Y a qué voy con esto? a que también hay miles de posibilidades para mejorar el mundo en el que vivimos, que tenemos delante de la cara, pero que no llegamos a ver. El fin de un orden injusto tiene, necesariamente, que ser primero imaginado, antes de cobrar existencia. Si un 10%, o un 1%, o un 0.1% de lo que aqui se discute sirve para que algún lector ocasional se detenga a pensar en las posibles maneras de lograrlo, entonces este blog es útil. Algo hay en esas mentes rústicas que nos insultan, algo que nota precisamente eso, que el peor peligro de todos para el orden que ellos defienden es que el intercambio de ideas nos anime a pensar cosas nuevas.

Y digo esto con toda humildad, no creo que mi contribución ni la de nadie en particular sea para nada especial. Sólo sé el intercambio de ideas, entre personas que difícilmente se hubieran encontrado de otro modo, genera masa crítica y potencia la capacidad de imaginar. Miles de personas intercambiando ideas en blogger, aunque sin ninguna pretención ni mucho menos garantía de ningun resultado en particular, es ciertamente algo digno de atención para cualquier interés conservador.

--------------

Respecto de la música postié algo hace unos días, valga prevenir que no soy ningún experto de ningún aspecto no-físico que pueda haberseme filtrado.

Jack Celliers dijo...

Bueno, pero al final seguro que ahora que no se aplican las retenciones el kilo de helado baja de precio. Martin ya fue a comprar el suyo.

Martín dijo...

Exactamente. Acaba de bajar el kilo de $45 a $42. Y los lunes hay 2 x 1. Además, con la tarjeta Freddo sumás puntos y te llevás un kilo gratis cada $250 que gastes.

Jack Celliers dijo...

¡Qué ingenio voltereano!

Hay una forma de evitar que te llamen "pelotudo" y sería evitar parecerlo, Martin.

Martín dijo...

¿Y cómo hago? ¿Me voy a Europa a hacer la Revolución? ¿O me pongo a insultar a todo el mundo? Espero que haya alguna solución para mí.

Jack Celliers dijo...

"Insultar a todo el mundo" = "demostrarme que soy un boludo".

Es notable cómo te identificás con "todo el mundo", Martin, vos sos un boludo individual, privado, un self-made boludo.

Así que no te socialices, por favor.

Disfruta tu kilito de helado mientras puedas, triunfador.