24.7.08

Riga - Letonia

Como fotógrafo – como casi todo, bah – no soy más que un amateur empeñoso. Toco de oído, experimento, aprendo con más maña que técnica y lo disfruto lamentando no hacerlo mejor. Particularmente acentuado este sentimiento me asaltó en Riga.

Riga es una ciudad tal como se la imaginaría cualquiera con un poco de vuelo: chica, rara, sofisticada como un juguete. Los países bálticos son poco conocidos, y como en todos los países al borde de Asia, Europa se siente de una manera sofisticada pero también un poco oscura. El clima es muy nórdico, varias veces mi dama y yo vimos el crepúsculo alargarse hasta la medianoche. Hay muy pocos turistas incluso en la temporada alta, lo que es de agradecer; y es una pena que este post conspire contra la magia de Riga dándola a conocer, pero confío en que el lector sensible entenderá de qué hablo.

Vamos a ver un poco de su ruta art nouveau, un art nouveau llamado también ecléctico o jugendstil, característico de principios del s. XX. Según la UNESCO los ejemplos que se conservan en Riga son los mejores de Europa. Teniendo en cuenta que muchas ciudades sufrieron durante la Segunda Guerra yo francamente me imaginaba dos pavadas más o menos vistosas, pero me equivoqué: el cuello se nos resintió de tanto caminar mirando para arriba.

Muchos de los edificios que se ven en esta ruta deben su apariencia a un arquitecto cuyo apellido sonara familiar: Mihail Eisenstein, que era efectivamente el padre del cineasta.

Algunos de los edificios tienen una tendencia futurista, por ejemplo la fachada de 1905 de la Stokholm School of Economics. Caminando por Strelnieku Iela (iela significa calle en letón) uno se topa con esto:


Es un bonito ejemplo de cómo influyen en el arte las condiciones sociales: el art nouveau era justamente "arte nuevo" y por eso une aquí diseños del s. XIX a imágenes futuristas inspiradas por el impulso industrial.

Algo parecido puede verse en otra casa restaurada por Eisenstein en Elizabetes iela, con el mismo tema:

Algunas fachadas parecen más sobrias...


...pero mirando detenidamente el tono apolíneo es sutilmente roto por algunas apariciones que parecen duendes:


Es llamativa la expresividad de las figuras, muchas vinculadas con lo dramático:


Y en una esquina uno se pregunta como la humanidad puede tanto y al mismo tiempo tan poco:



(Me encanta el azul del cielo reflejado en las ventanas, el amarillo, la expresividad de los relieves, hasta el marco verde de los árboles es afortunado).

Nos acompañaron varios misterios. No me explico por ejemplo por qué esta esfinge tiene semejante nariz:


Me parece muy provocativa y no sé nada de arte egipcio... Además esa nariz creo que la hace muy poco egipcia... ¿Alguna idea?

A la vuelta de una esquina, te espera una mujer inesperada:





Recorrimos empedrados numerosos, visitamos bares extraños, nos perdimos en largos crepúsculos de callecitas chicas, encontramos muchas preguntas y quizás nunca nos besamos en Riga.

Es posible que haya sido un sueño.

23 comentarios:

Roberto dijo...

Las fotos son muy buenas para un "aficionado". Pero la primera creí que era de la Av. Rivadavia (lo cual da para pensar en las similitudes entre las dependencias marginales de la civilización europea). Después me fijé en lo limpitos que están esos edificios y...no, claro, no podía ser Bs.As.
Si da para una segunda entrada, me gustaría algunos apuntes sobre los letones de hoy, que queda del pasado soviético, que memoria tienen del colaboracionismo con los nazis, cosas así. Vamos, que Ud. puede. Que lo disfrute.

Senza una donna dijo...

Leer este post es trasladarse a esos lugares que tan bien describe y fotografia (vamos, no sea humilde). En cada una de las oraciones hay un dejo de melancolia y suspiro que transmiten exactamente lo que uno sentiria paseando por esas calles. Me adhiero a Roberto y creo que nos puede tambien contar sobre los letones hoy.

Senza una donna dijo...

Leer este post es trasladarse a esos lugares que tan bien describe y fotografia (vamos, no sea humilde). En cada una de las oraciones hay un dejo de melancolia y suspiro que transmiten exactamente lo que uno sentiria paseando por esas calles. Me adhiero a Roberto y creo que nos puede tambien contar sobre los letones hoy.

Bluebeard dijo...

(Suspiro: viajar con la amada, qué delicia)
Hermoso paseo he dado mirando estas fotos. Por momentos, pensé en Metrópolis. ¿Lang se habrá inspirado en Riga? La nariz de la esfinge podría tener alguna influencia maya, creo. ¿Cómo que no besó a su dama? Ya mismo debe usted volver a Riga y hacerlo. Ah, por eso no la besó, ¿verdad? Buena excusa para regresar.
Vale.

brasil dijo...

Coincido con Roberto. Si a las hermosas fotos le agregás tu indudable prosa, podrías regalarnos un diario de viaje a quienes estámos condenados cual Sísifo a remontar diariamente la colina entre Retiro y el 2do cordón del conurbano...

Jack Celliers dijo...

Roberto: ¿Rivadavia a que altura maso? No lo habia pensado pero es posible. En cuanto a cuestiones politicas, voy a entrar en esa en algun momento, inevitablemente... ¡Pero dejeme disfrutar un poco de esto che! No me va a decir que a este blog le falta politica.

SuD: Reconozco humildemente que la humildad no es mi fuerte.

Bluebeard: Bienvenida. No dije que no la besara, dije que quizas. Es que algunos placeres son inverosimiles.

Brasil: Regalar un diario de viaje es lo que intento, y me da mucha alegria compartirlo, gracias por adivinarlo. El mundo puede ser otra cosa.

LR dijo...

Es increíble las cosas que se pueden ver cuando se mira bien. En mi caso me las hubiera pasado por alto. No hay caso, soy demasiado rústico, tosco. Me falta sensibilidad para ciertas expresiones artísticas.

De todos modos se agradece el paseo por Riga. Imagino que si observara mejor a Buenos Aires también podría ver esa belleza pero bueno, los chanchos no se llevan con las margaritas.

Saludos

Luk@s

Jack Celliers dijo...

luk@s: No sea tonto ¿A Ud. le gusta lo que ve? Bueno, entonces es que tiene la sensibilidad para apreciarlo, el resto es como Ud. dice mirar bien, que apenas es un habito.

Minerva dijo...

Me encantan estos ramalazos de aire de vez en cuando. Preciosa Riga, según parece. Saludos, Jack.

Jack Celliers dijo...

Mine: Un placer que aparezca, aunque no sea tan seguido. Bueno, entiendo que esto es diferente de las peloteras habituales en este blog medio hooligan...

Igual seguro que aparece alguno llamandome burgues y bla bla... me extraña que tarde tanto en aparecer.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Una vez, en una de las poca escuelas primarias buenas que quedan en Buenos Aires, armamos un "circuito belgraniano". La actividad consistió en llevar a niños de 4º grado en una recorrida por el microcentro de la ciudad en busca de "huellas" de la Revolución de Mayo y, especialmente, del paso de Manuel Belgrano por allí. Detectar marcas, formas (al estilo formalistas rusos con la literatura, ja).
Obviamente los docentes fuimos unos días antes par armar la guía. Descubrimos decenas de huellas y referencias. Muchas menos de las que tendría que haber (los gobiernos de la ciudad no invierten en este tipo de cosas) pero lo suficiente como para reconstruir buena parte de los sucesos revolucionarios.
¿Podría hacerse, ciudades europeas, un recorrido en busca del paso de las Revoluciones Proletarias? Buenos Aires burguesa guarda algo de la revolución burguesa. ¿La Europa del capitalismo triunfante qué guarda, en sus calles monumentos y placas, de lo que fueron las Revoluciones Socialista? ¿Es posible recorrer Praga, París, Berlín, Madrid, San Petersburgo, Belgrado y descifrar el paso de los trabajadores hacia su liberación?

Riga, como las otras ciudades retratadas en este blog, se ve hermosa cargada de sentidos e historia. Ojala pueda algún día recorrer esos lugares. Realmente me gustaría…

Severian dijo...

Muy interesante, son esos lugares que nunca apararecen en las ofertas de las agencias de turismo. Afortunadamente.

(Una vez conocí una chica de Letonia. Preciosa. Si no fuera porque me llevo 45 minutos entender su primera frase -me preguntó la hora, creo- tal vez hubiera terminado visitando Riga)

Te paso un secreto tonto de mal fotógrafo viajero: en cualquier computadora que trabaje, programo el potector de pantalla para que muestre mis fotos en sucesión desordenada. Tiene varias utilidades, la más inmediata es conservar en la memoria los lugares visitados sin necesidad de ponerse a mirar un album de fotos. Pero también sirve de distracción cuando el programa neuronal entra en algún loop sin salida, o de relax cuando alguna bronca me hace retirar los dedos del teclaro por mas de 5min, o incluso de excusa para cambiar de tema cuando algún visitante importuna la paz de mi oficina.

Ahh! Y sólo para que no te quedes con las ganas: ¿así paseando vas a hacer la revolución? ¡progre pequebú!

Senza una donna dijo...

Coincido completamente con el Sr. Verdugo en el umbral. Habiendo estudiado Turismo en Buenos Aires también hicimos una serie de circuitos "distintos" y sorprende la arquitectura y los detalles tan olvidados y descuidados que posee esta bellísima ciudad. Es una lástima que por el estado lamentable de sus calles y veredas tengamos que caminar con la cabeza mirando al suelo cuando la Avenida de Mayo, el pasaje Barolo y otras calles están adornadas con finísimas cúpulas y edificios exquisitos.
En respuesta a su inquietud sobre los pasos de revoluciones o manifestaciones en ciudades europeas, puedo dar fe que en Italia se podría hacer un recorrido por pequeños pueblos del Norte (desde Bologna a Modena) de unos 3.000 habitantes en donde se descubriría siempre un monumento grande o pequeño recordando la lucha de los partisanos contra el fascismo.
Jack, por favor, publique más curiosidades de Riga porque es una delicia.

LR dijo...

Jack, sabe que pasa, con algunas expresiones artísticas me emociono o se me pone la piel de gallina (con la música especialmente, también con la narrativa o la lírica) pero como con la pintura, la escultura y la arquitectura eso no me pasa, pues deduzco que me falta sensibilidad. Que se yo, capaz que es una deducción equivocada.

Saludos

luk@s

brasil dijo...

Siguiendo con la línea de la última apostilla de Severian, y para hacerte calentar un poco, te diría que la nariz de la esfinge es claramente peroniana. Indiscutible

Jack Celliers dijo...

Bueno Luk@s, son gustos. Es que Ud. se hace el duro porque es metalero, pero en el fondo es un tierno...

Brasil: ¿que necesidad, eh?

Hablando de eso, ¿no vio lo de los putos peronistas? Me parece que lo voy a postear, es precioso.

brasil dijo...

¡NO! ¿¿de que se trata?? Dale, posteá. En realidad sería coherente, ya sabe, "para un peronista no hay nada mejor que"

Anónimo dijo...

Disculpadme Jack pero decidme si esta que copio de vuestra entrada no es una afirmación bien burguesa Hay muy pocos turistas incluso en la temporada alta, lo que es de agradecer.

Jack Celliers dijo...

Anonimo: Si tuvieras algun conocimiento acerca de materialismo dialectico verias que la frase no es en absoluto burguesa.

Es aristocratica.

Jack Celliers dijo...

¿Les dije o no les dije que iba a caer? Y esperen mas.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Semza una donna: También hice con 5º grado una recorrida por Av. de Mayo (incluído último piso del Barolo y cafecito en el Tortoni.
Respecto a Italia.... definitivamente sería al primer lugar que viajaría si pudiera.

Jimena Gale dijo...

Para que agregar palabras a lo que ya transmiten esas imagenes??? Me alegro que hayas disfrutado semejantes lugares y que los compartas con nosotros.
saludos!

Senza una donna dijo...

Sr. Celliers, ¿acaso no tenía fe en que caería seguramente ese alguien preguntando lo imaginable?. Como siempre, una delicia sus respuestas.
Por favor, le pediría si pudiera ofrecer más fotos de ese lugar tan bello y melancólico,

Gracias Verdugo en el umbral por recordarme el Tortoni (y por qué no su chocolate con churros) y el edificio Barolo.

Saludos.