29.1.07

Peronismática Eclesialista

Empecemos con una buena noticia: sabemos que en Argentina, cantemos loas al Señor, los sindicatos están bien lejos de la insidiosa infiltración marxista.

Mientras en otros países nunca falta en los gremios el comunista gritón que vocifera sloganes destructivos e insensateces acerca de la lucha de clases y denunciando vaya a saberse qué inexistente explotación, en los sindicatos argentinos se han impuesto líderes colaborativos, razonables y negociadores hasta el anonadamiento.

Y en esto, amigos, mucho hay que agradecer a la impar ideología peronal con su ínclito tercerposicionismo que ha descubierto el justo medio entre el capitalismo y el asado de tira.

Esta perontogenia de nuestros sindicatos los ha vuelto asimismo profundamente cristianos, católicos, creyentes, fervorosos, religiosos, rezadores. Un poco más y diríamos místicos.

Invito al amable lector a saborear un ejemplo: coherente con la inquebrantable defensa de los intereses de los trabajadores, y decidido a hacer todo lo que esté a su alcance para defender el derecho de los obreros, el Sindicato de Empleados de Comercio ha plasmado en el siguiente volante un mensaje a los trabajadores proponiendo esta audaz acción, muestra de dignidad combativa aliada al más sólido sentido común:


Como se ve, el sr. Cavalieri, dueño... perdón: dirigente del SEC no escatima recursos cuando se trata de la lucha por los inalienables derechos del trabajador. Nada de medias tintas: defensa pura y dura de los laburantes, acciones concretas y medidas que sin duda llevarán a los empleados de comercio a unas mejoras en su nivel de vida que reíte del Primer Mundo.

Invitar a los trabajadores a pedir por sus derechos en la iglesia es una medida que uno no sabe bien cómo tomar: si como último recurso de la desesperación, si como ironía feroz... o como lo que es, una real invitación a que los laburantes pidan por lo suyo ¿en la Plaza de Mayo? ¿frente a las oficinas del patrón? No señor, esos no son los lugares adecuados, cabeza hueca. El lugar adecuado, idóneo y lógico es, claro está, la iglesia.

¿Para qué huelgas, marchas, organización, conflictos y esas cosas desagradables? ¿Acaso alguien duda de la eficaz intervención divina? ¿A quién se le puede ocurrir la estupidez de plantear medidas de fuerza cuando basta con una misa para que los salarios se disparen al cielo? Sólo a los rojos resentidos de siempre, claro, que nos dirán que a la iglesia se va a llorar.

Ahora bien, las buenas acciones generan buenos frutos. Veamos entonces los logros del sr. Cavalieri al frente del sindicato mercantil en su larga (muy larga, más de treinta inconcebibles años) y feliz gestión. El lector (y sobre todo el empleado de comercio) sabrá si agradecer al sr. Cavalieri, a San Ignacio de Loyola, a Dios Nuestro Señor o a todos juntos de manera separada, sucesiva o aún simultánea.

En primer lugar, los salarios. Veamos que el salario de convenio mercantil (por lo demás, uno de los más favorecidos comparativamente hablando) debe andar por los 900 mangos. Con premios y demás agregados extorsivos que se le ocurran al patrón se podría ir a unos... ¿1.300? ¿1.500? Calculo con pocos datos, cualquiera puede corregirme, es que me marean estos montos exhorbitantes. Esto por 45 horas de trabajo semanal, también estipuladas por el convenio.

Esto, claro, cuando el convenio se respeta.

Ah... perdón: es que no siempre se respeta.

Y no, no siempre. ¿Ud. que quiere, insaciable? Un repositor de un hipermercado, esos que hacen ganancias varias veces millonarias (aclaración: el hipermercado, no el repositor), cualquiera sabe que el pibe (y no tan pibe) labura mucho más por mucho menos.

Veamos un análisis que he leído
por ahí:

Actualmente, la mayoría de los empleados de comercio como tantos otros asalariados, salvo honrosas excepciones, trabajan sábados y domingos, seis días por semana con un solo franco, pese a que su convenio establece 45 horas de trabajo semanal con medio sábado libre y domingo en familia… A los integrantes de la familia mercantil no les son abonadas las horas extras, no se les reconoce el descanso a mitad de la jornada y son explotados con "legitimidad" en shoppings e hipermercados en los cuales llegan a trabajar hasta bien entrada la madrugada y más de 12 horas diarias.

Más del 50% de los empleados de comercio "legales" tienen blanqueada la mitad de un sueldo de convenio, es decir, una jornada reducida aunque trabajen ocho o más horas diarias, mentira legitimada por la patronal con conocimiento y complicidad de la burocracia sindical para realizar menos aportes patronales y abonar menores indemnizaciones a la hora de los despidos. Más del 50% de los empleados de pequeños comercios trabajan en negro y perciben aún menores sueldos que los establecidos por la miserable escala salarial de convenio.


Evidentemente, el caro lector lo ha adivinado: ridícula propaganda marxista que quiere hacer flaquear la fe de los trabajadores. Resentidos que no conocen la feliz realidad que Cavalieri y San Ignacio mediante abruma de holgura a los obreros argentinos.

Porque no cabe duda de que los trabajadores son plenamente felices con la dirección de su sindicato, que en los sindicatos la democracia obrera es una realidad cotidiana, que cada trabajador es escuchado, que sus planteos son considerados con suma atención y que el menor problema que surja será solucionado de manera veloz y expeditiva por Madonna Quiroz o algún otro intelectual orgánico.

Así que a rezar. A rezar mucho. Ese es el camino para los trabajadores argentinos. El que no lo entienda podrá votar a otra lista.

Si la encuentra.

55 comentarios:

Marina dijo...

Berp...conozco el tema porque trabajé siete años en un colegio del Sindicato de Empleados de Comercio y tuve el disgusto de ver al sr. Cavalieri varias veces, de que me afiliaran de prepo al sindicato, de que fuera obligatorio ir a las asambleas del sindicato una vez por año (la única vez que fui así como con un interés científico de observar, quedé en el medio de dos patotas de monos semianalfabetos que entendían "asamblea" como "ocasión de cagarse a golpes y manguerazos"). Casi la mitad del sueldo lo cobrábamos en negro en un sobre por ventanilla. Un disparate: el colegio es laico, privado, y el día de esa misa, que hasta donde yo sé la hacen todos los años, se "trasladaba" el día de clases a la iglesia donde se hiciera la misa. Y a lo sumo, algunos docentes disconformes -después supe que varios eran católicos- se quedaban afuera. A mí me agarró de sorpresa el primer año que estuve y realmente no reaccioné, de tan disparatado que era todo; me acuerdo de que ese día yo estaba por dar clase y de pronto alguien entró al aula y nos dijo algo como "Hoy es la misa del sindicato", nos subieron a los micros, y yo ya adentro me preguntaba "Pero cómo? Esto no es un colegio laico? Cómo que "hay que" ir a misa? Bastante que a los pibes les importa un carajo la religión como para que encima los obliguen a ir a una misa. Y las familias no protestan? " y no entendía nada; estuve en la misa con una sensación de atontamiento, de "nonononono, no puede estar pasando esto, debe de haber algún error, debe ser que era optativo y alguien se confundió y dijo que era obligatorio"; los otros años se hizo en días que a mí no me tocaba ir, pero me hubiera quedado afuera de la iglesia. No cambia nada en algún sentido, sé que necesitando como necesitaba ese laburo no me hubiera dado el cuero para hacer una gran pateada de tablero, pero bueno, ya el hecho de no entrar a la iglesia era tomado como un desaire significativo y "de poco compromiso con la institución"...Berp again. Un abrazo.

grumete dijo...

Puaj, el sindicato de Comercio abarca actividades civiles. Hoy en día con el descalabro de la industria es uno de los más numerosos de la CGT.

Mi primer trabajito fue en una consultora y entraba en el convenio de Comercio... entraba y salía porque laburaba doce horas por día.

Me gustó eso del equilibrio entre el capitalismo y el asado de tira. Je.

Severian dijo...

¿Vio que tan lejos no estaba la discusión sobre la racionalidad de la religión de los tiros en la CGT?

Todo tiene que ver con todo, ya lo dijo Pancho Ibáñez...

Anónimo dijo...

Tiene razón. En los sindicatos peronistas (casi todos lo son) hay siempre en la entrada una imagen de la virgen.
Gracias a ello logran verdaderos milagros.
Fíjese si no: El tesorero de UPCN La Plata (Nievas creo que se llama) se hizo una casucha en su barrio de siempre que le debe haber costado 1 millón de verdes... para agradecer, en la entrada (y a la vista del mundo) le dedicó un altarcito a la virgen de Luján.
Para morirse de risa

Milkus Maximus dijo...

Y bueno Jack, qué quiere que le diga. Creo que Ud., yo, y los habitués de este blog somos lo suficientemente poco ingenuos como para darnos cuenta cuándo se manipula por medio de la religión o del partido, sin que a veces la religión o el partido propiamente dicho, tengan algo que ver. Y además está el otro tema, no menor: los que de veras quieren ir a la Misa y pedirle a Dios por esas intenciones.

Pero bueno, en plan de darle la contra; conociendo la situación; y después de leer su post. Yo haría nomás la Misa para los que quieran ir.
Entiendo que desde su perspectiva la asistencia a un acto religioso sea "opiante", pero hasta donde entiendo, y realmente, viendo alrededor el panorama sindical que tenemos, me parece que hace falta pedirle a Dios algún que otro milagro; entre otros: que ilumine nuestras cabezas, y nos dé por lo menos la mitad del valor del que presumimos cada día, para saber luchar por lo nuestro.
¿Lugar? Pues la iglesia de San Ignacio me parece óptima. Después de todo, fue él el que acuñó la máxima: "Rezando como si todo dependiese de Dios; trabajando como si todo dependiese de uno".

Jack Celliers dijo...

Milko:

¿Cómo anda?

Mire, me parece que los actos religiosos - si es que tienen un sentido - deberían estar dirigidos hacia otro objeto. Y ni hablar si se tiene en cuenta el sujeto.

Me explico: ya el hecho de ir a misa para pedir por los salarios, o por derechos sociales es totalmente ridículo, y si los creyentes no empiezan a verlo es porque las cosas andan mal.

Los salarios son algo bien terrenal, sujeto a variables bien terrenales. Los salarios no suben o bajan por intervención divina, y no creo que Ud. me contradiga porque sé que es una persona con buen sentido.

Pero más increíble es que quien convoca a un acto religioso con ese objeto sea... ¡el sindicato! ¿No se da cuenta de lo ridículo?

Suponga Ud. que se sube a un avión y pregunta qué tal es el piloto. Si le contestan "Es un muchacho muy creyente" seguramente no era eso lo que Ud. preguntaba, Ud. preferirá que le digan "es muy competente" aunque sea un ateo recalcitrante.

Imagine que Ud. va al banco y quiere saber cómo anda una inversión de sus ahorros, el banquero le dice: "Ni se preocupe estimado cliente! Hemos celebrado una misa para que las inversiones vayan bien". Eso lo dejará a Ud. cualquier cosa menos tranquilo.

Y no es que dude de su fe, pero sabemos bien que los caminos del Señor son inescrutables, así que quien hace una misa para pedir por algo es que ese algo es un imponderable. Pero si quien debe lograr un objetivo por mandato de los trabajadores (y los hay creyentes y no) no tiene mejor idea que ir a misa para pedir por lo que comprometió a luchar...

Saludos.

Severian dijo...

Pienselo asi: a esta altura, aún un ateo empedernido como yo, pone mas esperanzas en una estampita que en un sindicato.

El otro dia miraba una película española y pensaba: los trabajadores gallegos, cuadrados como un ladrillo y bien analfabetos generaron algo como el anarquismo español. Mientras que aqui, con un porcentaje bajísimo de analfabetismo y una historia de opresion igual de larga, terminamos en el peronismo...

Si si, ya se, mejor me quedo en mi rama sin hacer monerias como un gorila bueno. Y le prendo una velita a la virgen...

Niño Barroco dijo...

Iba a hacer de abogado del diablo pero me da una fiaca terrible.
Pero bueno, las pocas conquistas laborales que obtuvieron los trabajadores (aguinaldo, vacaciones pagas, etc.) las trajo el peronismo.
Y las peores reformas esclavistas, digo, flexibilizadoras también.
No puedo tomar el caso, disculpen, sigamos gorileando...

grumete dijo...

Osté Severian se olvida que los ´gallegos cuadrados´ y otros europeos huían en estampida pa´ hacerse la América y en estas pampas ubérrimas la posibilidad del ´ascenso social´ si bien difícil no era imposible. Y no lo fue, básteme recordar la obra M´hijo el dotor y quizás más de un niño ilustrado de este blog evoca a sus abuelos pobres laburando para darles un ´futuro´ a sus descendientes.

Esa presencia alfabetizada y reformista encontró en el peronismo el canal para formular las demandas. Para entonces el movimiento anarquista era apenas un recuerdo en la Argentina y en el Mundo.

Le recomiendo la intervención de Tejada de la Unión Ferroviaria en el debate del 16 de octubre de 1945 en el Congreso Confederal de la CGT cuando discutían qué hacer ante la detención de Perón y el probable retroceso de la legislación laboral. Tejada se preguntaba por qué durante tantos años los trabajadores no habían querido participar en los sindicatos y por qué ellos (los sindicalistas) quedaron marginados en luchas estériles. El ferroviario advertía que el movimiento sindical argentino tomó fuerza cuando apareció un coronel imponiendo las reformas sociales desde arriba. Todavía estamos lejos de la afiliación masiva porque eso recién ocurre en el gobierno de Perón. No obstante la apreciación es acertada.

Me parece que la mejor explicación viene de quienes estudian los cambios en los sectores populares (incluyendo los identitarios) en el período de entre guerras.

Jack Celliers dijo...

A mi me han criticado este análisis por provenir del buen historiador y payasesco político Jorge A. Ramos, pero no me lo han refutado, ya que en verdad es el más riguroso y lúcido.

EL ascendente del peronismo sobre la clase obrera le debe mucho a nuestro inefable Partido Comunista.

El PC, teledirigido por los burócratas culo de fierro (según la definición de Lenin) de la URSS, era considerado - al igual que todos los PCs del mundo - no como un partido revolucionario de la clase obrera sino como un Club de Amigos de la URSS cuyo objeto era servir a su política exterior.

Así, los obreros venidos de Europa eran los únicos a los que se prestaba atención, mientras que se ignoraba olímpicamente al proletariado del resto del país, repitiendo la política centralista porteña. Para colmo, a esos obreros se les decía que había que apoyar a Braden y se los hacía desfilar al aplauso de las señoras oligarcas.

Resultado: los obreros abandonaron al PC y se fueron detrás de un tipo que - a favor de un momento internacional inmejorable - les ofreció lo que jamás habían tenido.

Y colorín coloado, nos jodimos.

Jack Celliers dijo...

Niño: jugándola de posmito-hindusito-new age lo veo, pero de peroncho... eso es superior a sus fuerzas, no lo intente, se va a herniar.

Severian dijo...

No se si se trata de que el pueblo haya seguido a Perón en su momento. Supongo que hubiera sido contradictorio no hacerlo, al menos en lo que a la legislacion laboral atañe.

Mas bién me pregunto por qué, lo que hoy debería ser una defensa de derechos legitimos, se transforma en una defensa de la camiseta. Es decir que la clase obrera sigue votando a Perón, independientemente de quién enarbole ese nombre y con qué programa (¡a Mendez dos veces! la primera podes decir "no sabia" pero ¿y la segunda? ¿solo porque es peronista?). Y esto aunque el proyecto de Perón haya muerto en el 55 y él mismo en el 74... ¡¿Por qué?!

Que le voy a hacer, estoy cada vez mas gorila...

dolmancé dijo...

Jack: Tengo entendido que el golpe del 76 también contaba con el apoyo del PC. Según la visión de Jorge Abelardo Ramos... ¿esto también tuvo que ver con los intereses internacionales de la URSS? Porque no me cuaja. ¿No será que don jorgito estaba prematuramente chapa?

Milkus Maximus dijo...

Pucha, y si ahora le respondo quedo como un desubicado. Todo el mundo comentando el tema del post y yo con un temita marginal.
Ma sí! Le respondo por mail.
Yo sólo puedo repetir el testimnio de mi suegra, que era una trabjadora de fábrica por esos tiempos: Perón regaló cosas a diestra y siniestra; le dió a los que necesitaban y a los que "decían" necesitar; si no eras del partido la pasabas mal (de hecho, a ella la obligaron a afiliarse, so pena de perder el trabajo); y si había elecciones tenían la "amabilidad" de pasarte a buscar y ponerte la boletita en la mano .... ¿cómo se llama eso en castellano?
Supongo que para los peronistas acérrimos era todo parte de la misma maquinaria reivindicatoria del "pueblo" .... pero ¿y para los que no eran peronistas?
No sé: son dudas que me surgen.

grumete dijo...

Oiga Jack, le han criticado la visión unilateral del ´socialismo cipayo´ que presentó Ramos (además de cierta tesis del siglo XIX sobre el roqusimo) y he sido yo que ahora adopté un nick. Y creía que habíamos quedado en que Ramos como historiador es un falsario y como político hizo seguidismo del peronismo y hasta del milico Onganía. Al menos el PC en su larga historia participó activamente en luchas sindicales que supongo sabrá reconocerle, ¿Ramos qué carajo hizo además de ser admirador de Isabel (la misma de la AAA) y de lamerle las botas a Galtieri, Seineldín, etc?.

También acordamos lo que usted señala del PC, le dije que el error fue plantear como contradicción principal democracia vs. fascismo desde la perspectiva de los frentes populares y todavía entrada la década del cincuenta. Le agrego que ´teóricos´ del PS llamaron lumpenproletariado a las masas peronistas al no encontrar una explicación del fenónemo que tenían ante sus narices y no sabían como clasificarlo.

Ahora bien, centrar en el PS y en el PC la responsabilidad del ascendiente del peronismo (que por otra parte festejaba Ramos) me parece un simplismo abrumador. Entre las razones que expone su historiador hay un toque chauvinista que ubica al PS como un partido de extranjeros...

El PS en los años veinte tendió líneas con obreros de Tucumán y otras provincias con cierto desarrollo industrial. ¿O usted piensa que en Catamarca había un proletariado listo a tomar el Palacio de Invierno y que el problema fue el supuesto centralismo porteño?. También busque razones en las clases populares más cercanas a un paternalismo del tipo de Yrigoyen y Perón donde las conquistas caen de arriba, ¿acaso usted con su artículo no despreció indirectamente a los trabajadores por ir a misa?.

Por otra parte el citado Tejada no más pa´ que vea no era del PC y era sanjuanino, es decir del interior. No se olvide que en el sindicalismo argentino en los años veinte y treinta (antes también) hubo una importante corriente sindical que pese a su carácter original refractario a los partidos políticos se acercó a los radicales !incluso a los conservadores! y finalmente encontró sombra en un ´gobierno revolucionario´ de milicos que aprovecharon un tinglado en buena parte existente de legislación social para aplicarlo extensivamente y con ello ganar base social.

No tengo una respuesta acabada estimado Jack respecto del desencuentro entre izquierda y clase obrera argentina, pero encuentro bastante simplistas las ejem... tesis de Ramos.

Un saludo afectuoso.

grumete dijo...

>También busque razones en las >clases populares más cercanas a >un paternalismo del tipo de >Yrigoyen y Perón donde las >conquistas caen de arriba, ¿acaso >usted con su artículo no >despreció indirectamente a los >trabajadores por ir a misa?.

Jack, por ir a una misa a pedir entre otras cosas una mejora en lo salarios. Una conquista caída del cielo. ¿Mesplico?.

Rome dijo...

Ya que hablaban de la misa y los salarios, cito a Peteco Carabajal:

"El que tiene que ayudar,
no ha de ser San cayetano.
Los que tienen que ayudar,
estan mirando a otro lado"

Sds,
Rome

viluzysubí dijo...

Me he reído mucho con el comentario de Marina porque una podría agregar cientos de relatos de este tipo que podrían ampliar el paisaje de la "familia mercantil"...
Supongo que las demás burocracias harán algo parecido, pero, como comenzamos con Cavalieri, agrego algunos detalles al comentario de Marina.
Una asamblea es un derecho de los trabajadores. Para Cavalieri, que actúa compulsivamente sobre los empleados directamente con relación de dependencia tanto del sindicato como de la Obra Social, es una OBLIGACIÓN so pena de perder el laburo de quien se retobe.
Para garantizar la presencia de alguno que otro empleado de comercio GENUINO en medio de patotas y barras bravas que trabajan por el choripán -mientras te tocan el traste cuando vas pasando o te roban el monedero y andá a cantarle a Gardel- Cavalieri ha inventado un extraño método de persuasión: te ponen los micros en la puerta del sindicato-obrasocial; te dan un cartoncito de cuarta con un sellito del SEC cuando subís al micro "amablemente" invitada; te hacen firmar tres planillas a la entrada de la asamblea (dos para el sindicato, planillas "oficiales", y la tercera para el laburo donde computarán quién fue y quién faltó a la asamblea para aplicarle el terrorismo sindical que puede consistir en un hermoso pase a laburar en la seccional China que te queda sólo a diez colectivos, un subte y un tren de tu casa); te dan un sanguchito de jamón y queso berretas y una coca y reiteradas veces varios monos te recalcarán -ceremoniosamente como si fueran tipos considerados-: "compañera, vaya por aquí, compañera vaya para allá, compañera quédese aquí, compañera no se mueva de acá...". Una sabe que lo peor que puede pasarle en la vida es perder el cartoncito de la subida al micro. Antes que perderlo sugiero cortarse rápidamente las venas y asegurarse de morir en el intento.
¿Para qué el cartoncito? -se preguntarán ustedes...- ¿Cómo para qué ? ¿Eh? ¿Eh? ¿Eh? Pues para que te quedes hasta el final, momento glorioso en donde han concluido las aprobaciones por "unanimidad" del balance y memoria, momento glamoroso, si los hay, en que comienzan a sonar las estrofas de la "marcha mercantil" (recuerdo que en ella se menciona varias veces la palabra "adelante" que, a mí, sólo me impulsa a salir más rápido para evitar que los barras bravas me toquen, también, una teta. Ojo: recordar que ya me tocaron el traste y me robaron el monedero... es razonable el impulso casi irracional... Otras palabras que recuerdo de la canción son "ganamos todos, ganamos todos" sic.), momento celestial en que llueven (literalmente) papelitos por doquier al son de la marchita (que no es la de los muchachos peronistas, por suerte) que nos hace marcar el paso... Una pierde la noción y comienza a sumirse en un brote psicótico que le impide reconocer si está en la sede de Parque Norte o, como producto de una droga desconocida diluida en la coca que te dieron antes, estás en un carnaval carioca y sos una amarga que no tiene ganas de bailar la lambada con el mono que amablemente te subió al colectivo y te dio el cartoncito...
¡Ah! ¡Me olvidaba! Una es una buena empleada de la obrasocial o el sec cuando entrega el cartoncito al terminar la asamblea. En ese momento, al cartoncito le ponen tu nombre, lo meten en una bolsa del Coto y después lo entregan a la oficina de Personal para que no te den el pase a la China.
Ahora sí. ¡Has salvado por todo un año más tu pellejo de trabajadora y no importa si en la asamblea levantaste la mano o te pintaste las uñas! Lo que importa es que tu envase de huesos estuvo allí. Nada más.
Al día siguiente, todo vuelve a la normalidad y, como dijera una psicóloga social, empleada de la obrasocial-sec "una es un animal de costubre: tenés que pensar que parte de tu trabajo es trabajar ocho horas por día y, una vez al año, la jornada es más larga, te subís al micro, te bancás a estos hijos de puta y seguís tu vida. Aquí no ha pasado nada: vos necesitás laburar"...
Una rehén...

Jack Celliers dijo...

Dolmance: La burocracia soviética impuso su propia conservación al apoyo de las revoluciones mundiales. Partidaria de pactar con occidente, la URSS convirtió a los PCs del mundo en inofensivos clubcitos.

El golpe del '76 fue apoyado por el PC en toda la línea, a pesar incluso de algunos militantes consecuentes que pelearon contra la dictadura, la línea del partido era "convergencia cívico - militar", lo que quiera que eso signifique.

La dictadura militar mantuvo cordiales relaciones con la URSS, fue la única en no respetar el embargo que EEUU quiso imponerle debido a la invasión de Afghanistán. La URSS siempre confió más en los pactos de cúpula con el enemigo que en la clase obrera mundial. Así le fue.

Grumete: No "quedamos" en nada, oiga. Ramos como político fue un payaso con una progresiva degeneración tendiente al Alzheimer político digamos. Pero como ensayista e historiador desentrañó muchas claves importantes. Que no haya hecho más un carajo en su vida no le quita mérito. Sus escritos históricos son muy buenos, incluso reparte certeros palos (en esa época en la que se limitaba a escribir libros de historia) al nacionalismo retardado. Hay que leerlo porque hay alguna diferencia entre ESE Ramos y el pelotudo que todos conocimos con su FIP y esas huevandeces.

En cuanto al PC y el PS, hagamos una diferencia. Juancito B. Justo era un partidario acérrimo del librecambio y un desconocedor total de la cuestión nacional, que aunque no lo crea tiene un lugar bien ganado dentro del marxismo sobre todo respecto de los países de la periferia. Apoyar el librecambio en Argentina era actuar directamente contra los intereses de la clase obrera en su conjunto privilegiando a una aristocricia obrera de origen extranjero.

En cuanto al PC, sufrió parecida enfermedad. Es cierto que llevó adelante algunas luchas sindicales memorables ¡Bien estaría que no hubiera hecho nada! Pero aún cuando los obreros del interior desfilaban por Buenos AIres se empeñaba en ignorarlos y llmarlos "murga". Es ridículo suponer que Perón hizo salir obreros de debajo de las baldosas, y sin embargo hasta ese momento, si se escuchaba al PC, la clase obrera vivía casi exclusivamente en Bs As.

Jack Celliers dijo...

Rehen: Uté no comprende lo estamento orgánico etablecido de la organización sindical de los trabajadores organizado.

Seguro que Uté e de la bolche ni marsista que mandan lo gorila.

grumete dijo...

Jack:

Ramos usaba la historia como arma para la polémica, nunca tuvo interés por la investigación. Como ensayista era un mediocre que manipulaba citas y empleaba una metodología que atrasaba treinta años. Aprenda algo de historia leyendo a Milcíades Peña, nunca es tarde.

La literatura de Ramos presenta trasposiciones groseras (p.e. las montoneras de Quiroga son el peronismo y el manco Paz era el intelectual como Ramos que podría haberle dado un programa revolucionario y hasta liderarlo) y exagera simples escaramuzas como batallas donde se jugaba el destino en "nudos cruciales" que inventaba para darse a sí mismo una ´línea histórica patriótica´.

Ramos abrevó en el discurso antiintelectual de FORJA, al que le debía bastante y de ahí su cercanía a Jauretche (que supongo usted desprecia), y repetía (como Hernández Arregui) el axioma de los nacionalistas reaccionarios sobre el pernicioso ´cosmopolitismo´ de la ciudad puerto en comparación con las buenas tradiciones del Interior, olvidando que en las provincias hay abundantes elementos retardatarios y en la gran ciudad movimientos progresivos.

Al libre cambio también lo apoyaron los radicales, Yrigoyen desperdició la industrialización espontánea. Sin embargo usted se detiene nada más que en el PS. Ya le dije que nadie cuestionaba con fuerza al libre cambio y le agrego que el mejor representante del proteccionismo también fue representante del capital extranjero (Carlos Pellegrini) para que vea que la cuestión nacional es mucho más compleja que la leyenda que usted ingenuamente le compró a Ramos.

Sobre el nacionalismo católico, le recuerdo que Ramos le hacía muchas concesiones y hoy los ramistas toman como propio al cura Castellani, quien todavía en 1968 reivindicaba a Franco. La crítica de Ramos se centró en el "nacionalismo sin pueblo", en elementos como Rivanera Carlés que fueron antiperonistas rabiosos. A los demás los hacía compañeros en el campo nacional.

Que usted a esta altura ponga a Ramos como un gran historiador habla de su desconocimiento de la historia. Y que ignore los derrapes de Ramos desde mucho antes del FIP (como plegarse a Onganía) habla de cierto fanatismo de su parte: está claro que le gusta Ramos porque el Colorado atacaba al PS y al PC, le dije antes y se lo repito, usted para esa línea es un gorila y cipayo mitro marxista, asúmase como tal ya que califica a Ramos como brillante. ¿Se da cuenta de la contradicción flagrante al burlarse con gorilismos del peronismo mientras recita de memoria a Ramos?.

Le contestaría en otro post sobre el PC y me extendería sobre el PS, pero usted ya me parece un fanático que solamente sabe atacar a los peronistas, a los progresistas, al PC mientras no se le cae una idea excepto la reivindicación de una orga criminal. Y para peor copiándole letra al Colorado.

Que te garúe finito, no obstante cada vez que recite a su historiador de cabecera entraré para recordarle quien era Ramos y que porquerías escribió.

Le aclaro que no fue el único en presentar esa visión del PS y el PS. El primero fue Rodolfo Puiggrós que a los stalinos los conocía de adentro.

grumete dijo...

"Le aclaro que no fue el único en presentar esa visión del PS y el PS. El primero fue Rodolfo Puiggrós que a los stalinos los conocía de adentro".

Repetí PS, me refiero al PC, partido al que perteneció Puiggrós.

Sobre el sindicalismo: las cosas son mucho más complejas que la ´aristocracia obrera` representada por gremios socialistas que supuestamente no entendían la cuestión nacional (Ramos la entendió tan bien que polemizó contra Viñas a favor del golpe de Onganía... ).

Ya en la primera presidencia de Yrigoyen la FORA del noveno -en particular con la federación de portuarios- se había acercado a los radicales. El acercamiento al peronismo no se dio solamente por los errores del PS y el PC.

Jack, cuando se despoje de su discurso antitodo excepto PRT la seguimos. Seguro que tiene algo interesante para decir. Y mejor si se despoja de ese tonito ramista que lo hace ver un poco tontito...

Viluzysubí dijo...

Che... Ya que lo de Cavalieri dio para otro debate... Pregunto por ser un poco innorante...
¿El PS o el PC alguna vez se plantearon tomar el poder...?
¿Tendré también altzheimer político y mejor tomo la verde...?

Viluzysubí.

grumete dijo...

viluz...

El PRT-ERP intentó hacerlo con las armas.

Eran épocas en las que se coreaba:
Santucho, Ahumada... la patria liberada.

Ahora y confirmando la decadencia se escucha:
Santucho, sonamos... Jack admira a Ramos.

Jack Celliers dijo...

Capitan grumete:

Mire, el tonito agresivo y los "que te garúe finito" denuncian más bien un berrinche un poco pelotudo de su parte sencillamente porque yo no me avengo a darle la razón. Pero yo confío en que Ud. puede hacerlo mejor, vamos, un esfuerzo.

Para empezar, le sugiero que lea lo que yo escribo, y no lo que Ud. quiere leer. Razonar implica una cierta flexibilidad mental que prohibe las caracterizaciones a partir de una sóla frase en favor de apreciar el todo. Fíjese: Ud. me acusa de "admirar" a Ramos sólo porque yo le reconozco un mérito puntual. Es bastante raro "admirar" a alguien a quien se califica de payaso y de sufrir alzheimer político como yo lo he hecho. Pero claro, Ud. necesita pensar poco, la distinción de matices y por lo tanto la buena inteligencia de un texto le resultan a Ud. tareas demasiado complicadas.

Me dice Ud. que al librecambio lo apoyaron también los radicales, pero que yo sólo me detengo en el PS y el PC. Hilaridad general. Que un partido burgués apoye el librecambio y el estrangulamiento económico de nuestro país es lógico, que lo haga el partido de la clase obrera es un error. Justamente que un partido de la clase obrera adscriba a los postulados de los partidos burgueses es el problema.

Su razonamiento político es: "Y bueno, lo hacían todos!", sublime explicación. Su organización mental, estimado grumete, parece demasiado simple como para darse cuenta de que la política que en un partido es correcta de acuerdo a los intereses que defiende, en otro es un error e incluso una traición, precisamente porque se supone defiende intereses opuestos. En este caso se llama "lucha de clases", no sé si escuchó hablar de eso.

Luego yo ataco al peronismo con "gorilismos", nuevamente su necesidad de colgar fáciles carteles lo pierde: ahora resulta que admiro a Ramos y al mismo tiempo soy gorila; adelante, ni se preocupe por la incoherencia, que es lo de menos. Por otra parte me encantaría saber en qué "gorilismos" incurrí, pero no se caliente: ya encontrará algo.

De Ramos, lo repito porque parece que no se entiende, reivindico puntualmente su correcta aproximación a la cuestión del desarrollo capitalista argentino, y la caracterización del papel de las distintas clases en nuestra historia, particularmente la del siglo XIX. Ya dije que al llegar al peronismo, Ramos derrapa, pero esto Ud. tampoco lo leyó porque se lo nota demasiado interesado en pelearse con alguien.

Al llamar al PRT "orga criminal" y decir que le copio la letra a Ramos, se nota que Ud. en realidad no tiene la más peregrina idea de lo que está hablando. Para que vea lo complejas que son las cosas: Ramos se opuso resueltamente al PRT - análisis que por supueto no comparto - mientras que por si no lo recuerda (o directamente no lo sabe) el PC fue un aliado del PRT durante una parte importante de su corta historia.

Para rematarla: el PRT era una "orga criminal", seguramente por oponerse a la dictadura militar con las armas en la mano. Sin duda el PRT habría sido a sus ojos un partido democrático si hubiera apoyado resueltamente la dictadura sangrienta de Videla, que es lo que hizo el PC, o lo que hicieron "los peronistas, los progresistas" como Ghioldi, que también cantaban loas al Proceso desde la "izquierda" y ponían intendentes y funcionarios durante el período ´76 - ´83.

Le alcanzo una explicación que le va a venir bien: "¡Y bueno, todos lo hicieron!". Ir con la corriente y hacer lo que "hacen todos" es lo que permite revolcarse en cualquier miseria y luego denostar cómodamente - junto con "todos" - a los pocos que se salieron de la norma. Yo prefiero reivindicarlos.

En resumen: Ud. sí que la tiene clara. Cómprese un paraguas.

Roberto Bobrow dijo...

Bueno, ¡por fin una discusión que no es sobre la racionalidad de la filosofía tomista y la profesión de Fe científcista o viceversa!
Permítaseme comenzar con memorias personales de los tempranos '70, cuando me decantaba por Peña contra Ramos y "La Verdad" contra "El Combatiente".
Pero siendo las mías sólo posturas intelectuales no me costaba comprender el error táctico de las orgas como expresión de un fenómeno cultural juvenil clasemediero cuyo éxito aparente de arrastre social corría de la mano con la torpeza subhumana (fusilamientos de Trelew) de cierto sector militar.
Saltándome 25 años, llegué a ser amigo de un ex dirigente de FUA que por entonces lo habia sido en representación del FIP antes de cambiar la amistad de Ramos por la de Mandel.
Este amigo me sorprendió señalándome que cierta iterpretación mía sobre la evolución política socialista local coincidía con la de Ramos hasta el 45. Brevemente: la clase obrera argentina fue creada por la implantación del capital imperialista y su propia existencia y prosperidad era función del éxito del modelo agrodependiente (ferroviarios, portuarios, arrendatarios). No se trata de su carácter extranjero; los obreros del frigorífico eran bien criollos.
El PS no podía ser sino librecambista para mantener bajos los precios de consumo de sus afiliados -lo que es también el horizonte teórico de clase del peronismo, aunque Ramos delirase con el carácter nacional del nuevo proletariado industrial-. Ambos son formas del laborismo socialdemócrata y el salto de los dirigentes sindicales del anarcosindicalismo y el socialismo a la protección estatal no fue tan grande. Se venía gestando desde mediados de los '30 como mostró Juan Carlos Torres. Con las particularidades de su origen fascista, el populismo de Perón ocupa el mismo lugar que la alianza de Roosevelt con la AFL-CIO en USA.
La paradoja es que ambos son enemigos en el '45 como lo era la concurrencia en el mercado europeo de sus respectivas burguesías agrarias.
Aquí es donde el Club de Amigos de la URSS (PCA) mostró su vocación políticamente suicida. Perón los corteja pero ellos se mantienen fieles al pacto de Yalta. Sólo dos años después empezaría la Guerra Fría, pero ya era tarde. Suelo contar la anécdota de un tío mío, secretario zonal de la juventud proletarizado. Informa a sus superiores que los obreros van a votar a Perón "por razones obreras, no fascistas" y se gana la expulsión.
Todo esto suena un poco académico y retórico hoy. Para finalizar, Jack, voy a dejar expuesto mi flanco derecho para que me envíes un gancho al hígado:
Digo, tal vez deberías pensar que tu reivindicación del momento revolucionario del PRT también es académica.
Ese momento fue posible por esa combinación particular de circunstancias culturales (guevarismo estudiantil) económicas (pleno empleo con salarios altos hasta el rodrigazo)y políticas (clausura de canales políticos desde el 55). Pero mientras las ubres de la Pampa Húmeda sostengan la capacidad clientelística del Estado, como ocurre ahora, la clase obrera argentina será negociadora. No sólo Perón usó la voluntad de sacrificio de una generación idealista para luego negociar a su conveniencia.
Tal vez, si esa generación hubiera estado viva para enfrentar políticamente el tsunami neoliberal de los '90, el centroizquierda podría haber tenido otra densidad que el flan aliancista del Chacho y los altos precios agrarios de hoy podrían ser la base económica de un proyecto científico-industrial que equilibre las patas de esta formación económico-social renga. Entonces, sin el ejército de reserva clientelístico de maniobra, podríamos discutir con otra fuerza la clase de democracia que queremos y la superestructura jurídica y legal del modo de propiedad de los medios de producción.
Pégue, nomás, está en su derecho. Para después, le mando un abrazo.

grumete dijo...

Jack, paso rápido solamente para saludarlo.

En la semana le responderé, y por favor hombre grande, déjese de jorobar con el Colorado.

Abrazo.

grumete dijo...

Jack, no me extenderé sobre sus incoherencias (un gorila perretero que recita a Ramos cuando le conviene para atacar al PS y al PC, o sea un acomoditicio tirando a tontito que no sabe bastarse por sí solo para tirarle mierda a la historia de ambos partidos).

Veamos primero sobre su partiducho que más que nada fue una orga criminal. Usted sabe bien que el PRT siguió la `lucha revolucionaria´ frente a un gobierno popular, guste o no popular y elegido por los votos. No venga con la mentira de la lucha contra la dictadura que estamos grandes para esos versos.

Le responderé sobre las dificultades del PS para constituir un partido nacional revolucionario, algo que usted explica apelando a Ramos, le guste o no reconocerlo con cierta admiración ya que lo llamó como el gran gilastrún bocón que parece ser, además de ignorante en historia, ´ gran historiador` con análisis `lúcido y brillante`.

Esta vez no hay abrazo.

grumete dijo...

Le contesto hoy gorilita perretero ya que dispongo de un tiempo y su crítica es el berrinche del péndex revolú contra los `progres` expresado en un vulgar ataque al PS.

Para conocer a Justo en acción tiene la actuación parlamentaria, pero está visto que para usted es más cómodo repetir las boludeces que leyó de Ramos aprendidas seguramente en su etapa de péndex nacionalista. No es del todo incoherente, recordemos que ex miembros de Tacuara, !sí los herederos de la Alianza Nacionalista!, terminaron en el ERP...

Justo planteó la cuestión nacional ya en Teoría y Práctica de la Historia al reclamar la nacionalización de los ferrocarriles y de todos los servicios, pero más hizo en el Congreso proponiendo el trust nacional de carnes en 1923, desde la producción hasta la comercialización. Que tenga pocos proyectos proteccionistas tiene que ver con las razones expuestas por Roberto -¿vio que no se deben a los argumentos chauvinistas de Ramos?- y con que Justo pensaba que el proteccionismo, además de darles grandes ganancias a los burgueses a expensas de los trabajadores, ayudaba también al imperialismo al facilitarle la instalación de industrias filiales. Dicho de pasada, hasta las reformas de la década del treinta los ingresos fiscales provenían más que nada del impuesto a la importación y de impuestos internos que gravaban especialmente el consumo popular, las clases propietarias estaban afectadas apenas por la contribución inmobiliaria provincial. Ante esa dificultad el proteccionismo podía sobrecargar todavía más lo soportado por los trabajadores, para corregir el problema impositivo de manera global Justo promovía un impuesto a los capitales extranjeros y la progresividad en el impuesto a la tierra y a los capitales en general, después sí se podía plantear el proteccionismo industrial sin sobrecargar a los trabajadores.

Abonando lo que apunté sobre los trabajadores tucumanos y el PS, en 1926 el partido y Justo abogaban por la protección de la industria azucarera, así que los críticos, bah el crítico Ramos que usted ha leído, ya ve que le ha contado la mitad de la historia sobre el industrialismo.

La lucha contra los latifundios está presente en toda la carrera de Justo, el problema para los socialistas fue no encontrar una masa de arrendatarios dispuestos a luchar por la reforma, el Grito de Alcorta no planteó la reforma si no una rebaja en los arrendamientos y los problemas en la comercialización donde la cadena de acopiadores, etc se apropiaban del trabajo del labrador. Recién llegando al final de la década del treinta y sobre todo cuando la segunda guerra hizo perder mercados, los reclamos por la reforma agraria tomaron peso, para entonces habían pasado tres décadas de lucha infructuosa de los socialistas. Dickmann, que había sido peón de campo y conocía el paño, enumeró las dificultades de los socialistas. Ahí radica un error de los socialistas, Justo y varios más pensaban que el programa nacional vendría en principio por el campo y de las filas de los arrendatarios.

Lo dejo, podría seguir con las dificultades de los socialistas de fines del siglo XIX y el siglo XX para extender en todo el país un partido nacional y por qué aparentemente se encerraron en el `centralismo porteño`, pero doy por descontado que su ignorancia se lo impedirá entenderlo.

Jack, menos soberbia y más humildad para tratar estos temas, te hacen mucha falta.

luk@s dijo...

¿Es decir que el Partido Socialista era reformista en vez de revolucionario?

¡Haberlo dicho antes!

¡Ven, no es necesaria la revolución social, alcanza con reformar el sistema impositivo!

Que injustos que son con Justo (todo un revolucionario!)

grumete dijo...

En fin, alguna vez quisiera algo con más sustancia que un chiste o el boludeo ramista...

Jack (ahora más en serio):

No seguiré la discusión sobre qué hicieron exactamente y cuán marxistas eran Justo, etc. Es un debate estéril y es producto de tu obsolescencia mental, estás tirando leña a un fuego extinto desde hace décadas, creo que ni el más entusiasta de los militantes del PS o del PC levantaría el guante para responderte... buéh, a lo sumo para cargarte como yo lo estuve haciendo ¡y eso que no pertenezco a ninguno de los dos!. Vamos a tu historiador favorito, el por qué de la crítica a la ‘izquierda cipaya’ y en qué se equivocó el muchacho.

La crítica al PS y al PC (repito, ni el único ni el primero en hacerla) la formuló sobre todo a la caída del peronismo cuando la izquierda tradicional entró en crisis. El decenio 1956 / 1965 está marcado por el tránsito de la ‘vieja izquierda’ a la ‘nueva izquierda’, nacional o no, y está reflejado en la literatura en un caso de autoanálisis y automortificación (la revista Contorno, Ismael Viñas) y en otro de crítica zahiriente (Ramos, Puiggrós, Hernández Arregui) especialmente a los intelectuales de clase media. En ese contexto Ramos, que ponía a la nación en el centro y a la contradicción contra el imperialismo como principal si no única, apuntó a los orígenes ‘antinacionales’ del PS y el PC.

Obviamente tiene un acierto y para abreviar evitaré el marco histórico que podría moderar la sentencia, aunque luego volveré a éste: si bien pusieron el acento en el drenaje a través de las inversiones británicas, ambos omitieron que el desarrollo capitalista de un país requiere de una política con ingredientes fuertemente nacionalistas, los que no son solamente el proteccionismo industrial. Al lugar que la izquierda dejó vacío lo ocupó el nacionalismo, desde los católicos hasta la corriente que hoy llamamos populista, del tipo FORJA y por eso te mencioné que Ramos le debía bastante a ése discurso.

Un nacionalista como Ortiz Pereyra (Jauretche también le debía a éste) ya en la década de 1920 planteaba la necesidad de la independencia económica, política y social. En la década del treinta FORJA replantea la condición colonial del país y básicamente elabora un arsenal que después usa y hace su eje Ramos, y que por supuesto es medular en Jauretche: el antiintelectualismo de tinte populista y la reivindicación de las masas sobre los ‘doctores’ en una suerte de Facundo invertido, y el perjuicio del cosmopolitismo europeizante de Bs. As. frente a las tradiciones federales y populares del Interior criollo (ésto último más ligado al nacionalismo hispano-católico que a Jauretche).

Es por eso que cae en causa subjetivas muy discutibles, si como se entiende de las palabras de Roberto, el Colorado sabía de las limitaciones de una clase obrera de oficios vinculados a la agroexportación, al atacar a la ´inteligentzia´ las derivó al carácter ‘artificial’, ‘extranjero’ y receptivo de la tradición liberal, con la última asigna el ‘marxismo mitrista’ al PC y aun negándole que era marxista también al PS.

De las tres caracterizaciones, Ramos (y Jauretche, etc.) acertó en la última, pero al hacerla eje de su interpretación, al suponer que debido a causas subjetivas que la izquierda operó (según la versión) como el ala nativa del imperialismo y la aliada natural de la oligarquía, también la culpó de no cumplir tareas históricas que eran imposibles para las primeras décadas del siglo: a un partido que representaba a la incipiente clase obrera -y solamente la había en número razonable en Bs. As. y sobre todo ligada a la exportación- le era muy difícil representar además a trabajadores informales y rurales de provincias, por eso intentó la alianza de obreros y arrendatarios de la pampa contra la oligarquía. La pretensión que el peón de tierra adentro y que el obrero inmigrante tuvieran una común conciencia de clase y que además se tradujera en acción política nacional revolucionaria es un delirio de los teóricos de la Izquierda Nacional que siquiera vivieron esa época. La tarea de unir a las masas criollas con la que era el producto de la inmigración la cumplió parcialmente y con un sin número de limitaciones la UCR, un partido liberal (si preferís burgués) conectado a caudillos locales desde la década de 1890.

Respecto de la década del treinta, el movimiento obrero y la transformación al peronismo, además de Juan Carlos Torres citado por Roberto, está en la misma línea el trabajo de Murmis y Pontantiero, se agregaron los estudios culturales (de raíz thompsoniana) de Luis Romero y desde el marxismo el análisis de Nicolás Iñigo Carrera sobre la estrategia de la clase obrera. Ramos era obsoleto en su época, además la obra es concomitante con la carrera del político, no se trata de que fue brillante como teórico marxista y payaso en la praxis, fue totalmente coherente hasta el final.

grumete dijo...

luck@s:

Sería interesante que repasaramos qué consiguió el reformismo de Justo (más de lo que comunmente se cree) y qué construyó y consiguió la gloriosa lucha armada de los 60 /70.

Dejá, te respondo la segunda parte: NADA, CERO, ABSOLUTAMENTE NADA.

Jack Celliers dijo...

Grumete, querido.

Es notable que mi obsolescencia mental te impulse a debatir conmigo. Y es notable que te empeñes en recoger el guante que afirmás es indigno de ser recogido. Pero supongo que vos te entenderás.

Primero me acusás de obsoleto por debatir lo que ocurrió hace tantas décadas. Y luego te mandás toda una parafada acerca de... lo que ocurrió hace tantas décadas. Te pregunto: ¿te olvidaaste de tomar la pastillita?

Así que si te respondo, por favor, no me vengas después de nuevo con que soy un obsoleto, porque entonces sí que voy a pensar que la arterio te pega fuerte.

Al punto de tus afirmaciones:

"Obviamente tiene un acierto..."

¡Ah! ¿cómo? ¡O sea que alguno tuvo! Leete un poquito más arriba por favor, cuánta perorata gastaste en afirmar que no tuvo ninguno.

"...si bien pusieron el acento en el drenaje a través de las inversiones británicas, ambos omitieron que el desarrollo capitalista de un país requiere de una política con ingredientes fuertemente nacionalistas, los que no son solamente el proteccionismo industrial..."

Ajá, ¿Y qué más requiere? ¿Qué cosa es un "ingrediente fuertemente nacionalista"? No estás agregando nada a lo que Ramos dijo salvo decir "algo más", pero eso no aporta nada de nada.

La crítica del populismo antiintlectual no entiendo qué pito toca acá. La conozco y aún la comparto, grumete. Pero como no sean tus ganas de escribir algo, no comprendo qué querés demostrar con esto, como no ser que conocés a FORJA, a Jauretche, y a toda una corriente ideológica que conmigo tiene poco y nada que ver, ni con lo que estamos debatiendo.

Nuevamente: me acusás de obsolescencia mental y me traés a FORJA. ¡Vos sí que estás en la última!

"...también la culpó de no cumplir tareas históricas que eran imposibles para las primeras décadas del siglo: a un partido que representaba a la incipiente clase obrera -y solamente la había en número razonable en Bs. As. y sobre todo ligada a la exportación...

La falacia de que solamente había clase obrera en "número razonable" en Bs As es eso: una falacia ¿Cómo es posible que Peron entonces haya logrado construír sindicatos masivos? ¿Los creó de la nada? ¿Salieron los obreros de debajo de las baldosas?

"...La pretensión que el peón de tierra adentro y que el obrero inmigrante tuvieran una común conciencia de clase y que además se tradujera en acción política nacional revolucionaria es un delirio de los teóricos de la Izquierda Nacional..."

¡Claro! ¡Un delirio total, mi estimado doctor! ¿Cómo van a tener conciencia revolucionaria los peones de tierra adentro?

¡Esas son ideas de delirantes! Como el chiflado de Lenin, que pensaba que el mujik ruso (ese sí que estaba "tierra adentro", analfabeto y rústico en un país precapitalista y semifeudal podía tener conciencia revolucionaria. ¡Pero qué boludo!

"...La tarea de unir a las masas criollas con la que era el producto de la inmigración la cumplió parcialmente y con un sin número de limitaciones la UCR..."

Efectivamente, y la completó luego el peronismo. Lo que no hace un partido revolucionario, lo termina haciendo un partido burgués, lógicamente.

Pero no te hagas problema, en unos dos siglos más seguramente la clase obrera estará preparada para tener conciencia revolucionaria, grumete, sólo está esperando que vos le des permiso, varón.

En cuanto a lo que consiguió la lucha armada en los `70 y tu misérrimo comentario de "nada", hay que tener muy poca vergüenza para haber apoyado a la dictadura militar, haber aplaudido a Videla, y luego espetarle a quienes se jugaron la vida: "Vieron? No consiguieron nada!".

Este punto no lo respondés, porque no tenés con qué. Lo que el reformismo "logró" fue aplaudir la "Convergencia civico - militar" en el '76, lo que a cualquiera - pero especialmente a quien se dice de izquierda - le debería provocar un poquitin de vergüenza y una mínima reflexión, en lugar de escribir tantas huevadas.

grumete dijo...

Jack:

Tu obsolecencia mental pasa por discutir desde la oposición irreductible de Ramos al PS como si estuvieramos en 1960 en vez de pensar en las causas objetivas (no fui el único que te las dijo):

a) la clase obrera no cuestionaba al modelo agroexportador, quería disfrutar en mejor posición de sus beneficios en una etapa expansiva gracias a ese modelo.
b) la burguesía industrial también dependía de las ´industrias madres´ (el campo) y las enfrentaba limitadamente por varias razones, una la falta de fraccionamiento en el estrato superior (leé a Peña y seguro aprenderás, nunca es tarde). Por lo tanto una alianza con los industriales (que además combatían a los sindicatos) para derrotar a los terratenientes no era fácil para ellos.

Por otra parte, la Argentina comparado con Francia y varios más fue un país proteccionista. Lo demostró hace poco Díaz Alejandro, fue en... !1975!. Así que el problema no fue la falta de proteccionismo que suponía Ramos agravada por los socialistas `extranjeros`, el desarrollo industrial tiene que ver con tantas variables como la disponibilidad de energía, diferencias entre precios internos y externos, créditos, tasas preferenciales, hasta la función de los ferrocarriles, etc. Ramos dejó de lado todas las variables para atacar al PS con el argumento del libre cambio. Es un visión que de tan vieja y superada da un poco de lástima...

Más vale que tuvo un acierto en miles de páginas, pero el Colorado daba en el borde del clavo y no el centro, él partía del discurso de FORJA y por si no lo sabías los ramistas a su centro político lo llaman desde hace muuucho tiempo... !ARTURO JAURETCHE!. Querés ser más papista que el Papa y me parece que no sabés el ABC.

No interesa que tengas o no que ver con don Arturo, comparálos y verás que Ramos se apoyaba en la falsa opción civilización o barbarie para criticar a los socialistas. Es el meollo por más que cite a Marx o a Magoya. O sea, pura subjetividad idealista.

Respecto del `proletariado` de las provincias, tu comparación lisa y llana con Rusia habla de tu evasión de la realidad argentina, diría un ramista (chiste). Deberías contar cómo se componían los sectores populares de las provincias, qué prácticas tenían, de qué trabajaban, no olvides el chauvinismo (sabrás del odio al extranjero por el Martín Fierro, los ataques en Tandil, etc) antes de dar por asumido que en 1916 la coincidencia de clase con los inmigrantes era un hecho.

Seguís comprando a Perón con los socialistas después de cuatro décadas de industrialización, acelerada por la gran depresión y por la segunda guerra. Ya sabemos que los socialistas y los comunistas optaron por derrotarlo en la UD y les salió mal. Nadie lo discute.

Perón aprovechó décadas de prácticas de negociación para ganarse al movimiento obrero. El 70% de los cuadros del nuevo movimiento salió de ese sindicalismo que bien han estudiado J.C.Torre y otros, ¿vas a seguir con Ramos?, excelente decisión.

En realidad hasta acá (y termino) te contesté para divertirme, sos un opinador de todo y veo que en el fondo discutís para ver quien la tiene más larga, creo que no te interesa el intercambio de ideas. Además es interesante ver hasta donde llegan el fanatismo y la obsolecencia.

Jack Celliers dijo...

Grumete: Tu problema es de simple comprensión de texto. Vos en realidad querés pelearte con Ramos. Te sugiero buscar una página del FIP, si tienen, por ahí les interesa tu exposición que - no sé si te diste cuenta - ni estoy discutiendo porque no va al punto.

Y tenés razón, a veces discuto de gusto. Atacar al PS y al PC a estas alturas es como jugar carreras con tortugas.

Saluditos cordiales.

grumete dijo...

Tres cosas Jack:

1) El charlatán de Ramos hizo muchísimo menos que Justo, pese a llenarse la boca con el posible carácter nacional revolucionario de las masas no proletarizadas del interior de 1900 sus seguidores siempre fueron pequebuses universitarios de Buenos Aires;

2) Los que agarraron los fierros en Tucumán montaron una pequeña guerra y entre sus consecuencias promovieron a Bussi como político local, muchos tucumanos estaban podridos de los tiros y no vieron con malos ojos al milico. Y en Bs As pasó los mismo, Santucho murió acribillado en Liniers, los vecinos bien le hubieran escupido en la cara porque estaban podridos de bombas;

3) Así que, repansado la historia, el que más hizo fue el denostado Justo con todas sus limitaciones, que fueron muchas. Y para decir que todo es lo mismo menos el Partido Obrero ya existe el Partido Obrero. Te ocuparon el lugar y con mayor éxito.

Saludos.

grumete dijo...

Me había olvidado, lo que no has dicho nunca y por eso te nombré más de una vez a Jauretche aunque los hayas querido sacar del tema, es que Ramos dice que los socialistas no entendieron y no aprovecharon las tradiciones roquistas y federales de esas masas supuestamente revolucionarias y nacionales.

Eran extranjeros y/o repetían la versión liberal, mitrista. Tradiciones federales y roquistas que por supuesto continuaba Ramos. ¿Te das cuenta que la historia de Ramos son transposiciones, esencias inalterables y subjetividad naif?. En la versión ramista La izquierda se opuso a Roca, a Yrigoyen y a Perón por mitrista. Te lo dije hace meses, se ve que lo rechazaste de una o no entra en tu esquema "ataquemos al PS con letra gastada...".

grumete dijo...

Jack, lo que estabamos discutiendo es que dijo Ramos, y creo que vos no tenés mucha idea al respecto, pero vuelvo a decirlo por décima vez, te viene bien para atacar a los progres.

Jack Celliers dijo...

Grumito:

No me cabe duda de que en los '70 te hubieras ofrecido gustoso no ya a escupir a la cara sino a tirar revolucionarios al mar por cuenta de la milicada.

Sos parte de esa "izquierda" misérrima que en los '70 se mantuvo expectante - a ver cómo venía la mano - y cuando pasó lo que pasó salieron a aplaudir a Videla, como seguramente hubieras hecho si es que no lo hiciste efectivamente.

Así que perdoname si no tengo demasiado interés en vos, es que frente a los cagones y los arrastrados mi capacidad de superar el asco es limitada.

Andá por la sombrita.

grumete dijo...

Te felicito flaco por saber por diez mensajes que hice, que soy, si vivía en el país y cuantos años tenía. Otra muestra de tu fanatismo, gracias por confirmarlo.

grumete dijo...

Ah, no quiero olvidarme, con toda tu verborrea de marxista de vanguardia iluminada gastás más energía en atacar a los progresistas (o lo que vos interpretás como progresismo, centroizquierda, etc) y no a los enemigos de clase. Confirmás otro tic.

Jack Celliers dijo...

Roberto:

Vos coincidís parcialmente con Grumito (aunque mucho más seriamente) al plantear las dificultades del proteccionismo en el marco del capitalismo. Grumito lo señala como uno de los límites de Ramos. Sin entrar en esa discusión, que no me interesa por la sencilla razón de que Ramos no es santo de mi devoción, el problema no es económico sino ideológico.

La objeción respecto de la falta de proteccionismo industrial es valiosa no desde el punto de vista del desarrollo económico (es mejor desarrollar una industria propia que abrir los mercados al capital extranjero, etc. etc.) sino desde una perspectiva mucho más certera: la de demostrar que la burguesía nativa no tiene ni tuvo nunca el menor interés en desarrollar un estado capitalista como sí lo hicieron las potencias capitalistas mundiales. Por supuesto: el proteccionismo industrial se cobra un precio, pero es la única forma que tiene un estado capitalista de ser eso: un estado capitalista.

Desde el punto de vista de un estado capitalista subdesarrollado y dependiente el proteccionismo industrial es una utopía. La burguesía no está interesada ni capacitada para ejercerlo simplemente porque no es su negocio. Grumito lo "explica" con las razones de los liberales: "no darles grandes ganancias a los burgueses a expensas de los trabajadores" (sólo que aquí Grumito y los socialistas de cartón usan la palabra "trabajadores" para reemplazar el término "consumidores" de los liberales, porque somos de izquierda, ¿viste?).

Señalando la falta de proteccionismo industrial un marxista no pretende entrar en el debatito sobre qué clase de capitalismo desarrollar, por razones que yo no debería explicar, sino que lo que se denuncia es otra cosa más importante: la imposibilidad de un desarrollo capitalista autónomo en las condiciones del mercado mundial.

Vos señalás lo siguiente:

Brevemente: la clase obrera argentina fue creada por la implantación del capital imperialista y su propia existencia y prosperidad era función del éxito del modelo agrodependiente (ferroviarios, portuarios, arrendatarios).

Roberto, esto es lo mismo que decir que la clase obrera le debe su existencia a la burguesía. Y sí, claro, si querés es válido para cualquier clase obrera de cualquier parte del mundo Eso no significa que el modelo de país que esa burguesía genera (capitalismo dependiente) sea un modelo en el cual el proletariado es explotado de manera mucho más cruda que en un país desarrollado.

La suposición de que la "clase obrera argentina es negociadora" es más que nada una rendición ante los hechos consumados. La clase obrera no es "por naturaleza" ni negociadora ni combativa, con ese criterio ninguna clase obrera del mundo sería otra cosa que "negociadora" dado que depende de las industrias capitalistas para existir, y aquí se puede caer en el planteo de que son ahora los desocupados el "nuevo sujeto histórico", debate que ya se dio en otro post en el que publiqué la opinión de una militante del PRT y que me parece bastante claro.

MI reivindicación del PRT se basa – lejos del romanticismo revolucionario que se suele achacar a quien se atreve a mencionarlo – en un hecho simple y constatable: enfrentando una represión considerable y compitiendo contra un peronismo que tenía como arma principal (además de la demagogia y la astucia de Juancito) el haber dado al proletariado argentino – al que el PC quería arrastrar hacia... Braden! – los beneficios de un momento extraordinario de la economía argentina, el PRT logró hacer pie en la clase obrera con una fuerza notable, en poquísimos años de existencia. Mientras el PC, el PS y todas las fraccioncitas de izquierda no fueron capaces en 50 años de una sola experiencia sindical combativa el PRT logró participar en experiencias como SITRAC-SITRAM, promovió numerosos dirigentes obreros a puestos de dirección (al contrario de la propaganda inconsistente que dice que "eran todos estudiantes"). La única excepción que podría hacerse a esto es la presencia del PCR, que tuvo a un sindicalista como René Salamanca como única excepción.

A todo esto, me gustaría que Grumito me explicara qué dirigente sindical de la talla de Agustín Tosco pudo dar el PS. La mitad de la talla. Un cuarto de la talla si cabe.

EL Cordobazo, el Rosariazo, el Viborazo y la enorme actividad política que desestabilizó a la dictadura fueron motorizadas por un amplio movimiento revolucionario en el que el PRT tuvo una participación indiscutible. Tanto es así que Juancito tuvo forzosamente que hacer un guiño a las "formaciones especiales" armadas.

Pregunto: un político como Pochito, cuyo olfato político era tan fino que no necesitaba ciertamente de ninguna encuesta, ¿cómo pudo apoyar la actividad revolucionaria si es que en Argentina era tan impopular? ¿Cómo pudo el FREJULI sacar dos tercios de los votos con un movimiento en el que la actividad revolucionaria armada estaba más que presente?

Por supuesto, Juandominguito no tenía la menor intención de cumplir con nada de lo que prometió, eso ya lo sabemos, pero no quita un gramo de verdad a la pregunta que nadie responde. Para mayor abundamiento: el PRT acertó (los muchos aciertos que tuvo nadie los menciona) en desconfiar persistentemente de Juancito, y la historia les dio la razón.

Pregunto a los grumetes nacionales: ¿qué clase de participación tuvo el PS en estas luchas populares? La respuesta es: ninguna.

Vuelvo a preguntar: ¿qué clase de política llevaron adelante el PS, el PC y el resto de la "izquierda progresista" respecto de la dictadura militar? ¿Se podría por favor responder esta pregunta que ya repetí tres veces con algo medianamente coherente?

Pues bien, luego del Cordobazo, luego de Agustín Tosco, luego de que por primera vez en décadas un partido marxista le disputaba a un peronismo en plena expansión el protagonismo en el cordón industrial y en las fábricas y sobre todo después de que Americo Ghioldi se deshiciera en elogios hacia el Proceso, hay que leer a boludos que desde la comodidad más absoluta afrirman que el PRT era "una orga criminal que no logró nada". No sé si es falta de una mínima capacidad intelectual o simplemente de vergüenza.

Que el PRT cometió errores, seguramente. Ahora me gustaría escuchar la autocrítica de los nefastos PS, PC et altri que – además de lograr ser un cero a la izquierda en el movimiento obrero argentino luego de décadas – no tuvieron mejor cosa que hacer que apoyar a la dictadura videlista. ¿Aplaudir a Videla no es una actividad criminal?

Pregunto nomás, y nadie me contesta. ¡Ah! ¡Sí! Perdón, hay una respuesta: "¡Todos lo hicieron!".

Ah, pero es que yo soy un fanático, claro.

Grumete dijo...

Cuando me digas Grumete en vez de grumito te respondo.

Jack, no te pido disculpas por las mojadas de oreja, fueron mutuas. Tampoco por lo que pienso, te pido disculpas si por emitir mis opiniones de un modo seguramente crudo te causé algún dolor. Tengo claro que no sos el enemigo.

Saludos.

Jack Celliers dijo...

Si ser testigo de la incapacidad para encarar honestamente un debate me causara algún dolor tendría que vivir a analgésicos, así que quedate tranquilo que no se trata de eso. Se trata simplemente de la fuerza que tiene lo evidente: hay que expresarlo como lo que es.

Te pido infinitas disculpas si al llamarte Grumito te causé algún dolor. Tengo claro que "enemigo" es una palabra muy pesada como para atribuírsela a un comentarista en un blog.

Saluditos cordiales.

Grumete dijo...

Ahora te contesto Jack, te estás apropiando de Tosco, lo estás haciendo parte del PRT cuando él estaba vinculado a todos ("de todos y de nadie") y no planteó la lucha armada. Cuando operaban las bandas de la Triple A con grandes dificultades se reunió con varios políticos y ¿sabés a quién rescató después de la reuniones?: a la longeva que vos despreciás, Alicia Moreau de Justo.

Así que las cosas no son el blanco y negro que presentás desde tu soberbia, la misma que hacés gala en todos los temas que proponés.

Tu partido "revolucionario" se cagó en las prácticas reformistas del pueblo, se cagó olímpicamente en la voluntad de respetar al Pochito como buenos iluminados sin anclaje en las masas. Y terminaron despreciados por gente que no necesariamente apoyaba a los militares. Y USTEDES promovieron a Bussi, o sea, donde supuestamente iban a encontrar el caldo revolucionario empujaron a los trabajadores a los milicos.

No culpes al resto de la izquierda por no compartir la torpeza de Santucho, Baxter (no te olvides Jack el sesgo facho nacionalista del ERP) porque también fue perseguida como muchos peronistas que no agarraron los fierros porque pensaban honestamente que por ahí no venía el cambio. Estás haciendo una leyenda de la lucha contra la dictadura cuando no construyeron absolutamente nada y terminaron como una secta militar asilada del pueblo. En tu lógica todo aquél que no empuñó las armas era un promilico. No resiste el menos análisis.

En cuanto a insistir con Ramos después de... cincuenta años, demostrás que tu partido en teoría no produjo nada y del Colorado en lo que hemos tratado no cazás más las dos letras que aprendiste de Revolución y Contrarrevolución.

Respecto de la historia del sindicalismo del PS, cuando vos no eras ni un espermatozoide en las bolas de tu viejo ellos estaban calles. Pero te repito, siquiera pertenezco al PS y toda tu exposición sigue denotando tu obsolenscia mental.

Supongo que alguien tan valiente como vos habrá agarrado los fierros. Es muy raro que alguien que se expresa con tanta contudencia haya sobrevivido, o te cagaste o sos un versero. Esa es la impresión que dejás en este blog.

Grumete dijo...

del Colorado en lo que hemos tratado no cazás más las dos letras que aprendiste de Revolución y Contrarrevolución.


DEBIO DECIR: del Colorado en lo que hemos tratado no cazás más de las dos letras que aprendiste de Revolución y Contrarrevolución.

Agrego, por lo que has dicho hasta ahora, te salteás el marco que la dio el Colorado y la reivindicación de otro sector de los socialistas que después emparentaba al peronismo (la generación del 900), tan positivistas y tan críticos de la "política criolla" como Justo. Demasiado trucho para seguir con ese verso...

Grumete dijo...

Antes que se me diga que Tosco fue artífice del Cordobazo... el no compartía acciones de grupos armados que se aislaban de la gente, o sea grupos como el ERP. Hasta prefirió quedarse en la cárcel de Trelew para no realizar algo al margen de los trabajadores.

En conclusión, es tan patético criticar a Justo sin antes plantear una comprensión de los hechos como proponer la lucha armada en 2007, aquí se lo hace eludiendo hacerlo con claridad quizás por falta de bolas.

Dejó de ser un problema de historiadores, teóricos, etc, ya es para que los traten los psiquiátras. Y empiezo creer que todo esto de Jack es puro pico.

Chau.

Jack Celliers dijo...

Grumito:

Te noto muy enojado. Insultar desde la seguridad de un teclado es ciertamente lo que hace un cobarde.

Mi desprecio.

Grumete dijo...

No flaco, enojado venís vos desde que me acusaste de :"No me cabe duda de que en los '70 te hubieras ofrecido gustoso no ya a escupir a la cara sino a tirar revolucionarios al mar por cuenta de la milicada."

Y lo hiciste desde atrás de un teclado. Al principio tenía ganas de romperte la cara, después de putearte.

Me dí cuenta que no valés un insulto y que abogás por causas por las que no tuviste ningún compromiso, seguís vivito y coleando como revolú por internet.

Más que bronca inspirás ternura. Pero siempre tendrás audiencia para darte el dique de jugado y de pesado.

Jack Celliers dijo...

No ofende quien quiere sino quien puede.

Yo ni insulto ni se me ocurre la miseria de tratar de cagón a nadie desde la seguridad de un teclado.

Qué tan jugado o pesado pienses que soy no me quita el sueño. Eso sí: yo no le niego una satisfacción a nadie. Varios bloggers me conocen y yo doy la cara. Si tenés ganas de hacer realidad lo de "romperme la cara" o "putearme", nada más fácil: en abril voy a andar por Bs As. Avisame si te interesa, mi mail está en mi perfil.

Tu bronca me deja tan indiferente como tu ternura.

Que te vaya bien.

Grumete dijo...

¿Entonces muchacho por qué te afectó tanto que no te crea tu historia del luchador armado un simple desconocido y hasta lo tomaste como un insulto?.

Además, el que insultó fuiste vos, yo simplemente anoté mi opinión sobre como buena parte del pueblo veía a la lucha armada y vos te descolgaste con ese párrafo desde un simple teclado. Y ya se me pasó, tengo mejores cosas que hacer que partirte la cara.

Te faltó decir en tu leyenda de SITRAC-SITRAM que después del Viborazo las bases abandonaron a la conducción radicalizada y que estas últimas tuvieron diferencias con Tosco ya en esa jornada.

Te faltó decir que el PS desde la caída de Perón entró en crisis y tuvo decenas de desgajamientos, no todo es ghioldismo, ese sector formó el ala liberal y terminó en una carrera hacia la ultraderecha con el apoyo a Viola - Videla, así y todo hay matices dentro del PSD.

El otro grupo se fraccionó mucho más y gente de los 32 Gremios Democráticos terminaron en la CGT-A, otros estuvieron en la fundación de Política Obrera (hoy PO). Presentás una visión sin matices desde tu reivindicación del PRT.

Por último, es graciosísimo que hayas presentado a Ramos como un "muy buen historiador" y a los pocos días decir que "la burguesía nativa no tiene ni tuvo nunca el menor interés en desarrollar un estado capitalista como sí lo hicieron las potencias capitalistas mundialescomo incapaz de formular un proyecto independiente". ¿De Peña ni noticias, no?, le estás robando letra por si no te diste cuenta...

Anónimo dijo...

Pensaba que Jack a esta altura había piblublicado:

1976 mis acciones contra la dictadura...

1977 ídem...

1978 ídem

hasta completar 1982.

grumete.

Anónimo dijo...

En serio flaco, aunque sea contá que el día en que asumió Alfonsín a un policía le dijiste: gordo vigilante, panza picante.

No puedo esperar menos de un valiente como vos que se jugó frente a Videla...

grumete

Jack Celliers dijo...

¿Seguís ahi?

Ya te dije que si querés saber qué tan cagón soy no tenés más que solicitar muestra gratis.

Relax, que se te va a romper la aneurisma.

Saludito.

Anónimo dijo...

Lástima que no pusiste la pólvora contra la dictadura...

Igual podés alardear tu valentía en un blog de morondanga.

Te espero en abril pero no para una pelea, estás necesitado de un curso de historia argentina. Te recomiendo que empieces a buscar el material de Peña, en la primera ojeada te darás cuenta de... "ah, no lo sabía, estoy más cerca de este tipo que de Ramos, gracias Grumete por ilustrarme".

Suyo por siempre, Grumete.