5.1.07

Los maricones

Los maricones andan sueltos. Ser maricón y actuar como un maricón no representa ningún riesgo hoy día, se puede ser maricón impunemente.

Por supuesto no me refiero a los homosexuales. Se puede ser homosexual y ser valiente. Y se puede ser hetero y un marica de cuidado.

Los maricones nunca van de frente, nunca atacan si no están seguros de ganar, y cuando lo hacen tienen que causar el mayor daño posible ya que temen las reacciones. El maricón tiene miedo y es su propia cobardía la que lo hace temible. Un cobarde es infinitamente más peligroso que una persona de coraje.

El plural está justificado ya que siempre actúan en grupo. Y por su propia naturaleza es lógico que siempre elijan el bando del más fuerte. Los maricones son ideales para defender al poder.

En los ’70 se llamaban a sí mismos "patota", y a confesión de partes las pruebas sobran. Los maricones se ensañan con el enemigo vencido por la sencilla razón de que ninguna victoria les puede dar el valor que no tienen.

Ideología política no poseen ninguna en el sentido estricto. Toman prestada la de sus empleadores y le agregan obsesivas alusiones al honor, a la lealtad y a la rectitud. La razón es que carecen por completo de nada que se les parezca. Tienen por el contrario mucha semejanza con las mafias, y suelen estar conectados con ellas, con la diferencia de que un mafioso tiene al menos la dignidad de asumirse como tal: una forma de hacer negocios. Los maricones en cambio son incapaces de ser delincuentes hechos y derechos con los riesgos que eso conlleva, ellos necesitan siempre la protección del poder.

Los maricones no hacen la guerra. Secuestran, torturan, desaparecen. Ni siquiera se puede decir que realmente maten ya que quien mata pone la firma. El maricón prefiere no dar la cara. El concepto Noche y Niebla, inventado por los nazis, es una obra maestra de la mariconada profunda.

Les encantaría ser guerreros pero el culo se les disuelve si tienen que enfrentar a un enemigo mano a mano. Atacar de frente no saben ni se les ocurre, por eso para ser un maricón de fuste es necesario carecer por completo del sentido de la vergüenza ¿Cuál tener si se ha elegido defender los intereses de otros? Es por eso que la patria tampoco se les cae de la boca. Para ellos la patria no son los argentinos sino quien paga, y cuando hubo que enfrentar al enemigo inglés ya sabemos lo que ocurrió. Los ejemplos sobran y fatigan.

El maricón es experto en amenazar. La amenaza es su herramienta. Prefiere neutralizar al enemigo amenazándolo que actuando ya que el maricón es un obseso del mínimo riesgo. Como vive cagado de terror necesita sembrarlo. Y es bueno en eso: ataca a los hijos, a los familiares, a los seres queridos.

El maricon habita la oscuridad, el lumpenaje, el delito. Huele mal.

A los maricones se los derrota no cediendo. Obligándolos a salir del agujero. Es difícil. Desgraciadamente las fuerzas de seguridad, los servicios de inteligencia y las fuerzas armadas están repletas de maricones, en esa zona infecta que mezcla las instituciones y el delito. Pero hay que saber que combatir es precisamente lo que no saben hacer ni harán nunca a menos que estén muy pero muy seguros de ganar. A la mínima alarma que les haga sospechar una reacción popular, a la menor señal de que el caldo se pone espeso y la gente se hinchó las pelotas largan todo y corren.

Tuvimos una muestra recientemente de cómo corrieron, precisamente la doble muestra de su debilidad y su peligrosidad. Ahora es precisamente cuando hay que ir a buscarlos a donde estén; y si la policía no puede, entonces habrá que ayudarla: hay vecinos, hay laburantes, hay militantes, hay ojos y oídos y manos en el pueblo.

No hay nada que celebrar hasta que no se los identifique y se los castigue. Porque es precisamente la debilidad, la confusión y la indiferencia lo que hará que vuelvan.

41 comentarios:

Natalie Wirth dijo...

Gracias...

Ni sueñes con que te pida perdón :)

Por alguna extraña razón, aún entiendo todo.

Ah, sí, disculpe por poner un mensaje de esta índole en su Flog.

Bueno, después de los insultos respecto de que vos no podés ser comunista, este mensaje no tendrá relevancia.

"Se lo quiere"

Post Scriptum: Mi partido político será rojo, blanco, lila y negro. Después veo como encastro el color lila en el logo.

Cacho dijo...

¿Es por lo de López y Gerez?

Del primero muchas dudas. Del segundo muchìsimas màs.

Saludos

Jack Celliers dijo...

A los maricones les encanta vender carne podrida y sembrar la confusión. "¡Muchas dudas, muchas dudas! Mmmmmhhh no sé, no sé..."

Lo dicho: de dar la jeta y poner la firma ni hablar.

Pablo Pizzorno dijo...

El problema con esta clase de mercenarios es que, como bien dijiste, estan al servicio de los intereses más nefastos. Y lo grave que no son agentes aislados, sino una red mafiosa que penetra las propias fuerzas de seguridad oficiales.
Es un tema de una gravedad notoria, y que requiere una voluntad política firme. La duda que podríamos dejar flotando en el aire es qué tan comprometida está la "sociedad" en relación a este asunto.
Chivo: en nuestra publicación devenida blog (de estreno), hemos tratado el tema.
www.libertadnoduerme.com.ar

Saludos!

Niño Barroco dijo...

Me gustó el enfoque Jack... por primera vez coincido perfectamente con lo que planteás...
No es que haya que alegrarse por ello, pero creo que este tipo de lacras son las que, llegado el caso, te pudren cualquier cosa: desde una economía de mercado tercermundista hasta la patria socialista. Maricones hay en todos lados, efectivamente.
La diferencia es que hoy no los necesita nadie, por suerte.
Tal vez sea el momento de cerrar el puño... pero quién es el macho que se carga al maricón, si vale la pregunta?

La charlaremos el viernes, en todo caso.

ParisSinMi dijo...

Le escribi un mail hace dias...
lo vio?

Severian dijo...

La verdad que el matón patotero, que Ud. identifica con el perfecto calificativo de Maricón, da asco. Pero pienso que en realidad no es tan dañino como otro personaje, omnipresente y mas pacífico, para el cual no encuentro nombre mas elegante que "el Sencillo Pelotudo".

El SP cree que detrás del secuestro de Geréz "hay algo raro". "Porque el tipo es un militate político, viste". "Porque a Kirchner le vino como anillo al deedo que apareciera justo depues de su discurso". "Porque es año electoral". Etc.

El SP mira la tapa de un medio mediocre como Noticias y confirma sus sospechas, sin tomerse el trabajo de leer el articulo, que habla de otra cosa, porque "es muy largo". El SP no puede separar el oportunismo proselitista de Solá o de Fernández del hecho gravísimo que está detrás. El SP cree que son lo mismo. No le da la cara para decir que el secuestro fué armado, pero dice "mmmm, yo no sé" como si su ignorancia, ese "no saber", fuera un argumento válido como prueba.

Podríamos tener un país justo aún con los maricones alrededor. Basta con que la decisión de tenerlo sea lo bastante fuerte como para que crean que les conviene apoyarla. Pero no podemos ni acercarnos con los SP dando vueltas.

No hay que menospreciar el poder de la estupidez

Jack Celliers dijo...

El SP es más difícil de identificar, me parece. El lavado de cerebro ha neutralizado a mucha gente que sin ser SP sencillamente está muy confundida.

Aunque sí, el que Ud. menciona es un SP clásico. La línea que separa el ser un imbécil del ser un hijo de puta es muy, muy delgada.

Cacho dijo...

Yo me lamo, tu me lames, nosotros nos lamemos, et coetera

Jack Celliers dijo...

No cacho, gracias pero paso de tu invitación.

Aunque me alegra ver que en el fondo sos un cariñosito.

LuzVelita dijo...

Comparto plenamente con Jack su análisis de los maricones, las ratas bah...

Con Niño Barroco no estoy tan segura... eso de que "hoy no los necesita nadie" Yo puedo elaborar una lista de los que SIEMPRE necesitan a los maricones.

Y con Severian comparto el concepto de Sencillo Pelotudo. Estamos rodeados!!! Para más datos, Cachito es uno de ellos.

Una que anda por ahí dijo...

Comparto plenamente con Jack.

Por ahí Niño Barroco preguntó quién iba a ser el macho que se cargara a los maricones.
El tema es que no tiene que ser uno, tenemos que ser miles.
Ojo, no niego lo que también decían de la cantidad de SP que dificultaran esto...

Tenemos que ser todos testigos. No pueden desaparecernos a todos.

Jack Celliers dijo...

En defensa de Cacho hay que decir que sencillo no es. Tiene su complejidad el hombre.

Dolmancé dijo...

Pero atribuirle todo a categorías abstractas como los pelotudos y los maricones... ¿es bien de macho? A mi me suena un tanto reaccionario eso de trazar una linea roja y pararse de un lado o del otro. Lo verdaderamente peligroso crece como un hongo debajo de todo lo que damos por sentado. Ya que nos ponemos esquemáticos, ¿Qué te parece una matriz inversa, donde la pelotudez se emparenta con la inocencia, y las variables de lucidez y maldad van del otro lado de la raya? Es una idea bastante más difícil de soportar.

Jack Celliers dijo...

Bueno, con ese criterio es imposible caracterizar nada. Suponete que viene un tipo y te amenaza con un caño, se afana tu guita y viola a tu novia. Vos decís:

- ¡Qué hijo de puta!

Y ahí vengo yo y te digo:

- Che, pero... ¿Trazar una línea roja entre hijos de puta y gente normal no es un tanto reaccionario?

Lo verdaderamente peligroso crece como un hongo debajo de todo lo que damos por sentado ¿Y tu afirmación no da nada por sentado? Es otra variante de la certeza como peligro mortal, concepto que he oído repetido hasta el hartazgo - oh paradoja - con la mayor de las convicciones.

Considerar la lucidez y la inteligencia como cercanas a la maldad es un tópico al que yo prefiero la idea de Borges: que la maldad es en realidad una forma profunda de la estupidez. Son preferencias, simplemente.

Si vos podés jurar que prescindís de toda "categoría abstracta", esto es: que jamás caracterizaste nada, que jamás juzgaste una conducta (ni siquiera la tuya) y que te abstuviste y te abstendrás siempre de todo tipo de juicio... entonces ¿para qué tomarte el trabajo de emitirlo aquí?

Es una idea interesante.

dolmancé dijo...

Está muy bien, si semejante cosa pasara te puedo asegurar que no estaría en condiciones de recurrir a categorías abstractas. Y por mucho menos tampoco. Tampoco no te voy a negar que los tipos ideales son una necesidad vital. Es como un reflejo, ¿vió? Uno caracteriza, estereotipa un poco para poder comprender. Y como consecuencia de eso también prejuzga, no hay nada de malo, es muy humano. Hasta es muy bueno, metodológicamente hablando. Pero usté me está equivando. Lo que trato de problematizar es la dirección y la forma que toman las categorías de las que aquí se está hablando. Pongamoslé que los malos son estúpidos; ceteris paribus, ¿qué pasa con los maricones? ¿Y los poderosos, los que manejan la batuta? ¿Dónde los ubicamos? Ya sé que es más fácil culpar a los idiotas. Pero revisemos un poquito eso que se está dando por sentado. Por el tema de los hongos. No vaya a ser que los malos se aviven.

Luk@s dijo...

El que manda al maricón a hacer el trabajo ¿qué es?

Saludos

Cacho dijo...

Busqué por todos lados: pàginas amarillas, listas de la CONADEP, Almanach de Gotha, Guía Azul, Nueva Guía Empresaria, Nueva Guía Social y no pude encontrar ni a Jack Celliers, ni al Niño Barroco, ni a Severian, ni, ni, ni.

Marchons, Cadets de la Gascogne!

Jack Celliers dijo...

Cachito, ya te dije que si querías encontrarme no tenias más que preguntar.

Qué gente compliqueti, che.

Anónimo dijo...

Caro Jack:

no tengo - por ahora - interés en encontrarte.

El punto pasa por el tan mentado anonimato.

Me retiro a tomar un jerez López (lo mejorcito de lo nacional)

Cacho

Natheliè S dijo...

Marrige

Love

That is our promess forever

call me: to my cell phone

Anónimo dijo...

Jack: vi en tu post sobre la frasesita de Madonna varios anónimos con mi nickname
Nunca pensé en un pseudo tan pardo pegara.
Saludos

Ludovico (Cacho)

PS 1: El post anterior es mío. Lo de López y Gerez (sin ironías) da para un post de fuste.

PS 2: Pesqué por ahí que organizaste un guateque en Bs. As. ¡Lástima! Recién ayer aterricé por estos pagos.

Jack Celliers dijo...

Ludo:

Me pa que andas medio incoherente, te lamentas de haber llegado despues del guateque y un comment mas arriba te mostras celoso de tu anonimato. Voluble el muchacho.

No es que me interese encontrarte, sencillamente te cuento que no pase a la clandestinidad y que doy la jeta sin dramas. De todas formas ya ando lejos de las pampas otra vez.

Lo de Lopez y Gerez demuestra simplemente quiénes participan de eso: basura, lumpenes, cagones. Como algunos amiguitos tuyos que derrochan furia desde el anonimato.

Termine de leer el manualito de contraisurgencia que me mandaste. Mas alla de un par de curiosidades que por ahi te señalare, nada del otro mundo ¿Se supone que esa no es una visión "partisana" de la historia?

Salud.

Anónimo dijo...

Caro Jack:

buen punto el de mi incoherencia.

No creí celar mi anonimato, solamente observé como un apodo tan en baja como "Cacho" pegó - suo modo et indole sua - entre alguno de tus lectores.

Cuanto decías de los maricones lo comparto. Y está bien no declararlo privativo de una corriente. Es igual mariconería tener a un tipo en un "pozo" dándole máquina a troche y moche como tenerlo en una "cárcel del pueblo" dándole máquina a troche y moche.

El manualito efectivamente es partisano. El Col. Trinquier perdió militarmente en Dien Bien Phu, ganó militarmente en Argelia y perdió políticamente en Francia.

Durante mis vacaciones leí un libro de un general francés, un tal Chassin, sobre la campaña de Mao durante la guerra civil contra Chiang Kai Shek. Muy interesante la estrategía de Mao, como también su comprensión de la realidad china. También me resultaron reveladores los pactos entre la URSS y el Kuomintang (vuelvo a la tesis del debate en el blog de Rome sobre la Weltrevolution y el Weltoktober), que daba la espalda al PCCh.

En fin. Tanta visita a un blog marxista que temo convertirme en uno de ellos.

Saludos


Ludovico

Anónimo dijo...

Caro Jack:

si bien los comentarios de este post están cerrados hace rato, me parece que vale la pena traer a colación una frasesita de Carlos Ponce de León leída en el site de tu admirado PRT (http://www.prt-argentina.org.ar/):

"Sospechosamente, acontece otra desaparición que no parece desaparición, sino algo “montado”, actuado -y mal- porque todo apunta a silenciar el reclamo por López; a pasar, por un lado, a segundo plano el caso López y, por el otro, a resaltar el papel oficial, a prestigiar al gobierno de la provincia de Buenos Aires y al gobierno Nacional en un momento de muy baja credibilidad de ambos."

En la inteligencia de muchos de los comentarios vertidos, tiro una pregunta: ¿los muchachos del PRT qué son? ¿Sencillos pelotudos o maricones?

Por supuesto que la frase hay que leerla en su contexto (una sanata digna de Fidel Pinto con ambientación marxista-determinista).

Pero no deja de tener valor y significación propia.

La misma que tiene cuando la formula un burgués (pequeño-mediano-grande-mega): ¿qué cazzo pasa detrás del telón?

Un conspirativismo mitigado, digamos.

Las diferencias, estimado Jack, evidentemente pasan por la "ortodoxia fundamental" que orienta el pensamiento.

En última instancia, las diferencias siempre versan sobre los criterios de "ortodoxia".

El resto: anécdota.

respetuosos saludos

Ludovico.

PS: muy interesante tu respuesta en el post de Fijman. Te la responderé a la brevedad. ¿En serio te leíste toda la segunda época de Cabildo? Sos un titán, porque - como en botica - hay de todo.

La regalé hace unos meses, encuadernada (herencia de mi suegro) a un amigo un tanto nostálgico.

Jack Celliers dijo...

Estimado Ludo:

Los comentarios no están nunca cerrados. De hecho suelo lamentar que la estructura de blogger "entierre" los posts.

Te contesto un puntito de tu comment anterior: los pactos de la URSS con el Kuomingtang fueron efectivamente muy interesantes. Trotsky los comenta con su agudeza característica en una crítica a la novela histórica "Los Conquistadores" de André Malraux que transcurre precisamente durante la Revolución China. El escrito se llama "La Revolucion Estrangulada". Recomendable.

En cuanto a la "sanata digna de Fidel Pintos", sí che, dice todas mentiras. Es un verso de pe a pa. ¿Que la burguesía está haciendo ganancias millonarias a cambio de pagar salarios apenas menos miserables? ¡Por favor! Huevadas. Acá lo quehay que hacer, señor, es retroceder hasta antes de la Revolución Francesa. Acá tiene que venir no un Franco sino un Luis XVI. Eso sí que Fidel Pintos no lo diría.

Bien Ludo, bien. Pero vayamos al punto.

El terrible problema con los secuestros de Gerez, y aún de López es que es inevitable transitar una zona gris. Las "fuerzas de seguridad", esa incorruptible guardia pretoriana llamada Policía Bonaerense, inmaculados cruzados en pos del Bien, está subordinada teóricamente al poder político que se supone es "democrático" (lo que sea que esa palabreja quiera decir). Esto si lo vemos con los transparentes e ingenuos ojos de un niño, un niño medio pelotudo además.

A poco que uno piense dos minutos se da cuenta de que Gerez es un militante del kirchnerismo. La pregunta es ¿En función de qué cosa actuó Gerez? Bien lo hizo en función de ser el acusador de Patti (hipótesis 1: lo secuestraron por eso, como a López) o en función de ser parte de una operación del kirchnerismo (hipótesis 2: es todo un verso).

Como nadie tiene la bola de cristal, es una cuestión de interpretaciones. Es incluso posible que las dos cosas, hipótesis 3: a Gerez lo secuestraron por las mismas razones que a López, pero como el kirchnerismo es poder y Gerez es militante kirchnerista entonces el gobierno empezó a mover de verdad el tablero (cosa que no hizo con López) y vio la posibilidad de sacar rédito político del asunto montado en la indignación de mucha gente que ya tiene las pelotas muy llenas de la escoria maloliente que ha hecho tradicionalmente el trabajo sucio.

Ahora bien, ninguna de estas tres hipótesis desmiente lo que sabe cualquiera: la mano de obra para hacer estas cosas está ahí. Incluso si te cierra la hipótesis 1, esa operación es sólo posible y creíble en el marco de nuestra genial realidad democrática en la que la cana, la SIDE, la delincuencia acomodada y el poder forman una agradable entente en la que es muy difícil distinguir donde empiezan unos y terminan otros.

Y si no me creés, lee un poquito esa deliciosa mezcla de analfabetos y nazis de descarte llamada SEPRIN. No tienen la rancia nobleza de los cruzados ni mucho menos, pero vos sabés: alguien tiene que ser lo suficientemente mugriento para enchastrarse las manos en la defensa de la Patria. Especialmente de sus dueños.

Salutes!

Jack Celliers dijo...

PD: Acerca de Cabildo, fui muy aficionado a leerla. La pseudoizquierda progre y bienpensante, con su característica falta de agudeza intelectual, no fue nunca capaz de hacerle una crítica seria.

Y es una pena porque había de todo, desde planteos ridículos y abismalmente imbéciles (sobre todo cuando habla de la izquierda revolucionaria a la que obsesivamente acusa de querer infantilmente el Caos, el Mal y la Destrucción Satánica) hasta análisis muy lúcidos en materia de cultura (separada la paja religiosa del trigo) y sobre todo en materia de geopolítica nacional, que es donde destacaban.

Y por supuesto: en el estilo. La prosa de Ricardo Curutchet era un placer, incluso recargada como estaba de arcaísmos hispanizantes era muy seductora y rescataba un aspecto interesante de la Argentina vieja y de nuestra identidad nacional. Descontaminado del interés de clase, es un patrimonio muy valioso.

Ahora, con el tanito Caponetto ya decayó bastante. Don Pelayo no es para cualquiera.

Anónimo dijo...

Estimado Jack:

¡Muchas gracias por tu respuesta! Comparto tu deploración referida a la estructura de Blogger. Las ideas, las respuestas, los comentarios suelen ser más sustanciosos cuanto más decantados son. El viejo Talleyrand no se cansaba de recomendar: tiempo, tiempo, tiempo. Su gran aliado.

Seguí tu consejo y leí rápidamente el trabajito de Trotsky. Me costó encontrarlo ya que mi mina de marxismo (www.marxists.org) ha sido atacada y no se puede entrar. Pero finalmente lo conseguí. Las observaciones de León T. son absolutamente previsibles dentro de su pensamiento, aunque de muy agradable lectura.

Hablando de las carreras del domingo con el diario del lunes, todo indica que si Mao hubiese seguido una alternativa trostkista químicamente pura, la Revolución China habría fracasado.

Lo que me había llamado la atención en Mao fue su actitud frente a lo que casualmente critica Trotsky: 1. Comprensión de las etapas de la revolución; 2. Comprensión de la actuación de la URSS a través de sus consejeros y 3. Comprensión de la estructura social y económica de China.

A diferencia de LT, Mao – fiel al pensamiento de Marx y Lenín – acepta una etapa democrática y burguesa dentro del proceso revolucionario chino; acepta la actividad de la URSS a pesar de no ser la más favorable – desde el punto de vista táctico - al PCCh (estrategia del Welt Oktober) y comprende que para cimentar en una China de estructura feudal la dictadura del proletariado, se hace necesario – dentro de la dialéctica marxista – el paso previo burgués.

La impresión que tuve fue que la genialidad de Mao radicó en comprender y padecer las consecuencias de aquellas premisas y continuar su obra de acción revolucionaria. Nunca – salvo durante la invasión japonesa – pactó con el KMT, nunca abandonó (en esos años) su fidelidad soviética y nunca abandonó la lucha revolucionaria. El resultado de esa línea de conducta y pensamiento se vió en 1949.

En fin, no mas que una opinión después de una lectura más que interesante. No pretende, obviamente, ser doctrina cierta. Es – digamos – hablar un poco en voz alta (en contra de todo cuanto mandaba Talleyrand, por otra parte). Y con los datos del diario del lunes.

Otrosí digo

Por supuesto que dentro de lo que llamé “sanata” del PRT hay análisis y denuncias por demás acertadas y lúcidas, que suscribiría sin problema de conciencia alguno. Lo que me llama la atención es la declamación clasista y la argumentación apriorística. La impresión es que la realidad a veces los jode, porque rehusa amoldarse a sus preambula filosóficos. Nada más que eso.

Sobre el tema Gerez.

Me gustó tu análisis sobre el secuestro. Los tres escenarios que proponés son plausibles, aunque me inclino por la hipótesis 2, quedando por otra parte la tercera muy descartada a tenor del últimas novedades del caso.

Por otra parte es verdad que no se puede hacer “dietrologia” (genial concepto de tus no muy amados italianos), pero en atención a que la última causa en la ejecución es la primera en la intención, todo parece indicar que el mentado secuestro no fue más que una vulgar opereta en el estilo patético del incendio del Reichstag (patético pero no por ello menos peligroso) ordenada a la consolidación de K & caterva.

El tema de Julio López es mucho más complicado. Pregunto retóricamente: ¿existe hoy alguna orga que pueda mantener a un tipo chupado más de tres meses sin apoyo de la gran corporación política? Parece poco plausible que un grupete em baixa (la llamada mano de obra desocupada) tenga tinglado suficiente como para tener a una persona guardada sin que se filtre ni un suspiro o que lo hayan asesinado y no se le haya tirado el cadáver a ninguna persona, ya sea para amedrentarla ya sea para cargar con el costo.

Me llama la atención que leás SEPRIN. En los idus de marzo de 2001 recibí algunos correos electrónicos advirtiéndome sobre la existencia de una página montada por “servos” echados por Santibañez que estaba tirando merda a diestra y siniestra. Se llamaba “página de choripán” o algo así y fue el núcleo de lo que después resultó SEPRIN. La he leído ocasionalmente. En líneas generales una pérdida de tiempo, aunque es seguida por la mayoría de los operadores políticos, sea cual fuere su signo doctrinario.

Finalmente, interesantísimas tus observaciones sobre Cabildo. Conocí y traté a varios de sus redactores: Peco Ibarguren, el Gordo Ordoñez Raúl Sánchez Abelenda y Ricardo Curuchet, por citarte algunos de entre los muertos.

No seas tan malo con Caponetto. Su retórica decimonónica no dejar de ser por lo menos disonante dentro de los mugidos del rebaño cagatintesco. Pero sólo la retórica: el contenido deja mucho que desear. Muy arquetípico y poco realista.

Cuando decís que Don Pelayo no es para cualquiera ¿a qué te referís? ¿A la asunción del rol de héroe de la Reconquista o la vieja sede de Figueroa Alcorta de la TFP que llevaba ese nombre? Las dos preguntas son válidas.

No dejo de confesarte que tus afirmaciones acerca de la “identidad nacional” no dejaron de llamarme mucho la atención. ¿Es que acaso sos un nostálgico seguidor del Colorado trosko y nacional?

Saludos amicales

Ludovico

Jack Celliers dijo...

Tu análisis de la revolución china es esquemáticamente stalinista, pero para alguien que no se reclama marxista está muy bien. Muchos huevones de la izquierda universitaria no lo podrían exponer.

Se trata de un debate más bien complejo e interesante, que se puede no resumir, pero sí empezar a abordar así: el enorme problema de las revoluciones socialistas es que - contrariamente a lo que creía Marx - ocurren o tienden a ocurrir en los países más atrasados. La cadena de la economía capitalista mundial se corta por los eslabones más débiles.

Las grandes revoluciones socialistas ocurrieron en realidad en países precapitalistas. Ahora bien: es tentador suponer entonces que "falta la etapa democrático-burguesa" en la revolución, y que esta no puede ser proletaria (por la debilidad del proletariado en la sociedad, etc. etc.).

El problema no es entendible si no se enfoca primero el contexto de la economía mundial: cuando el capitalismo sale de sus países de origen por el extremo desarrollo de sus fuerzas productivas, tiende a abrir mercados en los países que aún no son capitalistas. El viejo Karl pensaba - y esto es en alguna medida entendible dada la novedad del fenómeno - que el imperialismo inglés, por ejemplo, llevaría el capitalismo moderno a la India, con lo cual aceleraría el desarrollo capitalista de esos países.

La realidad indica que no es así: la modernización que introduce el capitalismo en sus colonias / mercados cautivos es sólo superficial (trenes, tecnología, etc.), pero en realidad el imperialismo estrangula toda posibilidad de desarrollo capitalista independiente en la periferia.

Argentina es un lindo ejemplo: observá el trazado de sus vías férreas: está concebido para desembocar en el monstruoso embudo de la Capital, y no para intercomunicar sus economías regionales como sí ocurre en EEUU. Los ingleses cortaban los dedos de las mujeres hindúes que se atrevían a usar el telar. Toda manifestación de industria independiente (indispensable para un desarrollo capitalista autónomo) es cortada de raíz por la metrópoli.

Así que las burguesías nacionales son impotentes para desarrollar un estado capitalista autónomo fuerte en el contexto internacional. La famosa "etapa democrático burguesa" que pregonaban los mencheviques y que repitió Stalin luego hacia afuera de la URSS es una imposibilidad: no hay tal etapa y ni Mao ni Lenin pasaron por nada de eso. Nunca hubo un desarrollo capitalista ni en la URSS ni en China, porque no podía haberlo.

Por la misma razón es un sueño pensar que la "burguesía nacional" de un país subdesarrollado puede impulsar su desarrollo capitalista autónomo. No puede porque no es su función como clase.

Por supuesto, esto no significa que la relación entre la burguesía de la metrópoli y la de la perfieria sea de amor incondicional y perfecta armonía. Hay algunos momentos históricos en los que la burguesía de la metrópoli tiene que replegarse parcialmente.

La II Guerra Mundial fue un ejemplo: obligada a substituir algunos productos importados que el esfuerzo de guerra obligó a las potencias a dejar de vendernos por un tiempo, las burguesías latinoamericanas de la posguerra empezaron algo parecido a un desarrollo autónomo (bastante limitado de todos modos).

Y fue cuando - ¡oh casualidades! - esas burguesías se volvieron nacionalistas y populares, interesadas en el mercado interno, redistributivas y sociales ¿por qué milagro?.

Fácil: sacando pecho frente a la metropoli que retrocede, las burguesías nacionales periféricas se alían tácticamente con el campesinado y el proletariado de su país, con cuyo interés antiimperialista pasan a coincidir parcialmente.

Por supuesto, nada de esto implica hacer una verdadera política antiimperialista, se trata de un movimiento táctico y se tiene buen cuidado de mantener alineadas a las clases populares con los intereses del capital. Perón, Cárdenas, Ibañez, et altri con sus diferencias son buenos ejemplos de la ideología nac&pop.

Pero acá viene lo curioso: existe objetivamente un interés nacional en un país subdesarrollado que se opone al imperialismo.

Un país periférico y atrasado (el Tercer Mundo, la Rusia zarista, China, etc.) nunca podrá desarrollarse en un sentido capitalista como ya se han desarrollado los EEUU, Francia o el Reino Unido. Justamente porque éstas metrópolis se oponen a ello. Y porque la burguesía "nacional" no sabe hacer más negocios que siendo una burguesía subsidiaria del gran capital internacional: esa es su función económica y de allí obtiene sus ganancias. Se vuelve más o menos "nacional y popular" de acuerdo a los ciclos de contracción y retirada o expansión agresiva de las burguesías "verdaderas". La burguesía "nacional" de un país subdesarrollado sólo puede ser "nacionalista" de a ratos, limitadamente, tácticamente; y por la misma razón no puede llevar adelante nunca un capitalismo autónomo, porque ya no hay grandes mercados que conquistar, el mundo ya está repartido. Sólo pueden ocupar los nichos que le dejan, o dar algún manotazo, algún arresto descuidista, no más.

La clase que sí tiene un auténtico interés antiimperialista es justamente el proletariado. De ahí la situación dialéctica y sorprendente de que para poder realizar la "etapa burguesa" (esto es: el desarrollo industrial independiente de un país) es necesario que el proletariado derroque a la burguesía del país periférico. La burguesía rusa era tan incapaz de hacer una "revolución burguesa" como la argentina o chilena son incapaces de sacarnos del subdesarrollo, pero fue el régimen proletario el que pudo convertir a Rusia en potencia y sacar a China del atraso.

Bueno, no te quiero aburrir, sólo señalar que precisamente ahora, por ejemplo, se vive una ordenada retirada parcial de las multinacionales del mercado latinoamericano. Luego de haber destruído el mercado interno y de haber reventado las empresas del estado, la rapiña del gran capital internacional hace ahora un movimiento de repliegue suave y bastante disciplinado (ya no había qué destruir de todas formas), las empresas vuelven al estado (fundidas) para que se las engorde de nuevo, y todos los gobiernos burgueses proclaman su caracter "izquierdista" para que our evergreen gilada crea que vamos hacia alguna clase de protagonismo.

Respecto de tu pregunta de si existe alguna "orga". Por supuesto que existe. No es necesario que sea grande o sofisticada, basta que tenga un guiño de esa fantástica orga mayor llamada policía, cuerpo uniformado que se dedica principalmente al delito y cuya capacidad de control y supervisión es notable. ¡Decime que si la bonaerense quiere desaparecer un tipo no puede! Obviamente: hay reacciones populares, que son la única y real garantía.

Jorge A. Ramos era un imbécil y al mismo tiempo un excelente historiador (hasta que llega al peronismo, donde empieza a derrapar). Su comprensión del carácter progresivo del nacionalismo en los países periférico (que también puede ser reaccionario, contradicción que se ha visto constantemente en nuestra historia, y que se explica parcialmente por la parrafada de más arriba) fue certera. Luego, claro, se hizo perdonar el ser marxista hasta caer tan ridículamente bajo que mejor no recordarlo. Pero el ser humano es complejo y multifacético.

Respecto de los tanos y mis humoradas algo fascistoides, no me des bola. Mi amada recita al Dante y tiene familiares muy cercanos en la Emilia Romagna, y yo mismo hablo italiano dicen que con buen acento.

Salute.

Anónimo dijo...

Caro Jack:

No me aburre en absoluto.

Todo lo contrario. Vuelvo a decirle que comparto muchos de tus puntos de vista, más de lo que te puedas imaginar.

No es una lamida. Muy bueno el comentario. Tendría que releer bastante las obras de Marx-Engels, Lenin et caterva para poder opinar con solidez.

Tu descripción del rol de las burguesías periféricas me pareció excelente. Aunque – a mi limitado entender en estas lides – no muy ortodoxamente marxista. Si bien no te apartás del discurso dialéctico-materialista-clasista, te dejás vencer por la realidad en detrimento de la ideología. Quizás tu presentación como “autentico marxiano“ me haya desorientado. En el fondo me parece que tan marxista no sos...

Pero si me aferro a cuanto recuerdo del “Manifiesto” de M&E, del Capital y del “Origen de la propiedad, la familia y el Estado”, tu discurso-diagnóstico no es estrictamente marxista, porque – es evidente - abandonaste ciertos presupuestos del determinismo darwiniano que son esenciales al pensamiento de M&E y del materialismo dialéctico.

Y tan esenciales al núcleo duro del pensamiento Marxista-Leninista, que lo tuyo, honestamente, no me parece marxista.

Alguna referencia tuya a Sokal vista por ahí me da una pista.

¿Leyes históricas? ¿Ciencias Sociales? Et coetera, et coetera, et coetera.

Todo un gran debate.

Un respetuoso saludo

Ludovico.

PS: Te dejo un gran proverbio italiano para meditar: "È facile fare il finocchio con il culo degli altri".

Jack Celliers dijo...

Te aseguro que el análisis es 100% marxista-leninista. Y que el marxismo permite corregir a Marx, la infalibilidad pontificia no corre acá.

Y sí, con el culo del prójimo todo es deliciosamente sencillo, comparto 100%.

Salud.

Anónimo dijo...

Estimado Jack:

Se que me aparto del tema del post, pero la siguiente afirmación tuya en otro comentario me lleva a retomar el diálogo abierto en estos comentarios.

Vos afirmás dentro de aquella polémica, refutando el desasosegado Dolmancé, que:

“Si entendieras algo de marxismo, sabrías que Marx no era un dios y que es perfectamente cuestionable por un marxista. Te puedo dar muchos ejemplos. Es curioso cómo desde fuera del marxismo se cita a Marx para refutar a un marxista, y luego se lo acusa de seguirlo rígidamente”.

Hace poco tiempo, leyendo el “Libro Rojo” de Mao encontré un pensamiento referido a lo que se podría llamar “ortodoxia marxista” y sus dos desviaciones, es decir, el dogmatismo y el reformismo.

Dice Mao:
“Tanto el dogmatismo como el revisionismo son contrarios al marxismo. Inevitablemente, el marxismo avanzará, progresará con el desarrollo de la práctica y no permanecerá estático. Quedaría sin vida si se estancara y se estereotipara. No obstante, nunca se pueden violar los principios básicos del marxismo; violarlos es cometer errores. Es dogmatismo enfocar el marxismo desde el punto de vista metafísico y considerarlo como algo rígido. Es revisionismo negar los principios básicos del marxismo, la verdad universal del marxismo. El revisionismo es una variedad de la ideología burguesa. Los revisionistas intentan borrar lo que distingue al socialismo del capitalismo, a la dictadura del proletariado de la dictadura burguesa. Lo que preconizan no es, de hecho, la línea socialista, sino la capitalista. En las circunstancias actuales, el revisionismo es más pernicioso que el dogmatismo. Una de nuestras importantes tareas presentes en el frente ideológico es criticar el revisionismo”.
“El revisionismo u oportunismo de derecha es una tendencia ideológica burguesa; es más peligroso que el dogmatismo. Los revisionistas, oportunistas de derecha, alaban de palabra el marxismo; también atacan el dogmatismo, pero lo que atacan es precisamente la quintaesencia del marxismo. Combaten o tergiversan el materialismo y la dialéctica; combaten o intentan debilitar la dictadura democrática popular y la dirección del Partido Comunista; combaten o intentan debilitar la transformación y la construcción socialistas. Incluso después de la victoria fundamental de la revolución socialista en nuestro país, queda todavía un cierto número de gentes que sueñan con restaurar el sistema capitalista; estas gentes luchan contra la clase obrera en todos los frentes, incluido el ideológico. Y en esta lucha, tienen en los revisionistas a sus mejores asistentes”.
Discurso ante la Conferencia Nacional del Partido
Comunista de China sobre el Trabajo de Propaganda
(12 de marzo de 1957)
[Obras Escogidas, t. V].

Hasta aquí perfectamente de acuerdo. Es evidente que para reivindicarse como seguidor de un sistema filosófico hay ciertos postulados que no pueden abandonarse so pena de abandonar ese sistema y por lo tanto reivindicarse como partidario de éste sin caer en contradicción.

Del discurso de Mao surge que hay una quintaesencia marxista, y señala los siguientes ítems como elementos fundantes de esa quintaesencia: el materialismo, el método dialéctico, la dictadura del proletariado y la dirección del partido comunista.

Ahora bien, esta afirmación de Mao ¿es compartida por todos los marxistas?

Si la pregunta es afirmativa, te formulo otra cuestión: ¿hay opinión común en qué ha de entenderse por materialismo, por método dialéctico, por dictadura del proletariado y por dirección del partido comunista?

Sé que mis dos preguntas tienen mucho de deshonesto, porque están cargadas de arrière pensés. No pretenden actuar al modo de chicana.

Lo que pretendo de vos (si tenés tiempo y ganas) en suma, es una demostración acerca de si hay una ortodoxia marxista y de haberla quién es el que determina qué conforma esa “ortodoxia”.

Mi impresión apriorística es que no hay “ortodoxia” aunque se la reivindique como existente. Y ello, principalmente, porque entre los marxistas nadie goza de “infalibilidad” para cerrar una controversia (como los papas cerraron la controversia “de auxilis” entre dominicos y jesuitas).

Mis lecturas marxistas son bastante rudimentarias aunque honestas. Primero he tratado de descifrar cuáles son las obras clásicas y básicas, lo cual es todo un problema. Y una vez superado ese escollo, he tratado y trato de cribar los elementos esenciales del pensamiento reivindicado como marxista. Aclaro que no he llegado, cronológicamente hablando, sino hasta Mao. A los marxistas europeos y americanos posteriores no he llegado, aunque a algunos los conozco más por arriba todavía.

Aclaro que intenté por la vía más fácil (leer autores anti-marxistas) pero debo reconocer que no he encontrado a la fecha una obra que satisfaga mis inquietudes. No quiere decir que tal obra no exista. Tengo una lista bastante larga entre mis libros “buscados”.

Agradezco tu proverbial paciencia (aunque, un poco guacho, me aprovecho de tu fervor militante).

Un gran saludo

Ludovico

PS: (amo los post scriptum) Muy buenos algunos argumentos en la polémica feminista. Sin duda me alineo con Jack y con Milikus, hombres del pensiero forte.

Jack Celliers dijo...

No te aprovechás tanto de mi fervor militante como de mi gusto por pensar, así que no hay inconveniente.

No sé si esto alcanzará, te tiro un par de puntas rápidas:

Para establecer una ortodoxia - la que se te ocurra - es necesario establecer principios. Esto es un interesante problema porque todo principio es una formulación ¿y en qué se basa esa formulación? ¿cuáles son los principios para establecer el principio?

Visto así, ortodoxia no hay en ninguna parte.

Sin embargo, como el marxismo se reivindica científico, sigue los mismos postulados de la ciencia: los principios que se aplican en la experiencia tienen que ser lo mismos a aplicar para la formulación de principios. La experiencia es la piedra basal fundamental del materialismo. De ahí su carácter al mismo tiempo ortodoxo y cambiante, como todo conocimiento.

Tomá una ciencia cualquiera: sus postulados serán variables, por ejemplo la relatividad einsteniana modificó todas las concepciones de la física ¿quiere decir que no hay una ortodoxia científica? Nada más ortodoxo y riguroso que la ciencia, y sin embargo cambia, pero cambia con un criterio.

Mao incurre en una contradicción: dice que "Es dogmatismo enfocar el marxismo desde el punto de vista metafísico y considerarlo como algo rígido" y luego dice que sin embargo opta por el dogmatismo ante el peligro del revisionismo.

Error. El dogmatismo es el peor revisionismo, puesto que ataca la piedra basal del marxismo: lo convierte en lo que no es, lo convierte en religión, como él mismo admite.

No sólo eso: el dogmatismo justamente debilita a la doctrina frente al revisionismo burgués. Ejercer la capacidad crítica, cuestionar pero cuestionar seria y honestamente, basándose en la realidad es precisamente lo que permite diferenciar al charlatán del científico. Fomentar el hábito de pensar, de debatir, de cuestionar es justamente la mejor vacuna contra el revisionismo burgués. El dogmatismo iguala todo planteo: el serio y el irresponsable, el burgués y el proletario, la pregunta cínica e insidiosa del enemigo a la pregunta honesta y abierta de quien quiere saber. Es necesario debatir, y en el debate denunciar implacablemente al charlatán, al burgués, al revisionista, pero no es posible reconocerlo si se silencia a todo el mundo.

Si las cosas fueran tan sencillas ah mon cher! Pero no lo son. De nuevo remitirse a la ciencia: en ciencia no vale quedarse en la geometría euclidiana y no moverse de ahí "para no cometer errores". Esa aparente ortodoxia sería en realidad una heterodoxia, dejaría de ser ciencia. Al mismo tiempo tampoco vale inventar cualquier boludez bajo el pretexto de que "hay que avanzar y ser moderno".

¿Qué pensar de un cientista que propusiera no revisar un sólo postulado científico más para evitar el error? Estaría cometiendo el peor de los errores. No podemos quedarnos con Newton, ni podemos ir en otra dirección que la que señaló Einstein ¿Por qué? Porque la realidad lo demuestra.

Así que hay que avanzar en la dirección correcta y cuando es necesario. Ni quedarse quieto ni dirigirse a cualquier parte. Eso es la verdadera ortodoxia, si puedo redundar ligeramente.

Hoy día tenemos que soportar imbéciles como John Holloway, Toni Negri y retardados por el estilo que se dicen "marxistas" y pretenden "renovarlo" con planteos que dan vergüenza. Pero dan vergüenza justamente porque hay una realidad a la que remitirse que demuestra lo inconsistente de sus planteos. La burguesía les da una obvia manija y ellos se dedican a sembrar el caos en las filas de los oprimidos. Son un buen ejemplo de "revisionistas" que merecen una patada en el culo.

Variando el ángulo, la ortodoxia católica ha variado - y mucho - a lo largo de los siglos, sólo que no de la misma manera que la ciencia sino (y no pretendo chicanear yo tampoco así que corregime si me equivoco) dependiendo de un dictamen papal, o de un congreso en el que doctos teólogos decidirán, por ejemplo, si el limbo existe o no existe.

Del acatamento a dicho dictamen depende el carácter ortodoxo o heterodoxo, pero eso no la hace menos variable, con el agravante de que no hay realidad a la que remitirse sino "revelaciones" o dictámenes infalibles. Es precisamente esa falta de rigor lo que me molesta.

Y ya que estoy voy a hacer una pregunta yo, que ya me toca. Va sin la menor doble intención ya que me causa real curiosidad: ¿qué es eso de llamar a la virgen "Madre de Dios"? Debe ser una de las cosas del catolicismo que me suenan más espantosamente herejes (y concesión política a la mujer, si cabe).

No concibo que un ser eterno pueda tener madre, y si se remite a la identidad entre Jesus y su Padre, plantea un problema circular no exento de implicaciones realmente extrañas y hasta contranatura. Habla nada menos que de un origen temporal para lo que es intemporal y eterno.

Más aún cuando Jesus dijo claramente aquello de "mientras el hombre nazca de mujer...", no entiendo con qué cara concebir que una judía de Galilea es la madre de... Dios, al tiempo que su consorte, claro.

Ya sea para tu respuesta, o si querés una ampliación de la mía (recurrí a otras ciencias para hacerlo más corto, pero se aplica exactamente lo mismo con al marxismo) creo que sería mejor hacerlo por mail.

Salud.

Anónimo dijo...

Estimado Jack:

Obviamente, lógicamente, la “ortodoxia” no puede ir en detrimento de aquello cuyo “recto enunciar” pretende custodiar.

Como bien lo formulás, la ortodoxia tiene como término “a quo” principios. Y con buen criterio, a renglón seguido, enunciás los problemas relativos a la naturaleza de los principios.

Se impone pues, la siguiente pregunta: ¿de dónde surgen esos principios?

Esbozo – según recuerdo – la explicación que brinda la filosofía llamada realista.

El hombre conoce los principios de una determinada ciencia a través de la experiencia, salvo los llamados principios “per se notae” de absoluta evidencia, implicados en todo juicio y en toda demostración.

La indagación y experimentación con y en lo que rodea al observador es lo que permite formular reglas, leyes o enunciados fijos por decir de algún modo, después de verificarlos “rebus sic stantibus” a través de repeticiones.

Los principios pueden ser enunciados como tales en cuanto más alejados están de lo particular. El hombre los percibe de la realidad extramental, no son innatos a él. Incluso los llamados principios “per se notae”, de una evidencia inmediata, aunque no por ello dejan de ser conocidos por el hombre en la realidad extra-mental (vgr. nada puede ser y no ser al mismo tiempo y desde el mismo punto de vista).

Pero los principios, por su propia naturaleza, son pocos. A partir de esos principios el hombre indaga y va conociendo nuevos aspectos de la realidad. Y puede llegar a enunciar nuevos principios.

Esta “relatividad” de los principios es la que permite el avance de las ciencias.

Pero el gran problema, y que confieso me excede por razones de conocimiento y capacidad, es el la identidad entre aquello que la filosofía clásica denominaba “episteme” y lo que de Descartes en adelante se denomina “ciencia”.

Un gran debate al que sólo me he asomado cuando daba clases de filosofía del derecho y debíamos explicar el estatuto epistemológico del Derecho.

Pero volvamos al tema del comentario.

El problema que planteaba con el marxismo en realidad tiene íntima relación con su pretensión de ser un sistema que permite analizar toda la realidad a partir de sus postulados. Estoy convencido que el marxismo, de algún modo, se asimila a la religión. Es más, creo que se lo puede denominar una contra-religión.

Muchas de las afirmaciones y sentencias de tu comentario las comparto, del mismo modo que muchísimas veces comparto muchos de tus diagnósticos (como también los diagnósticos de muchísimos marxistas). Y casualmente creo que los comparto en tanto y en cuanto se apartan de los postulados básicos del marxismo.


Resulta de una evidencia palmaria de la lectura de los clásicos del marxismo una pretensión onmicomprensiva que necesariamente lleva a cierto fixismo doctrinario. Para no caer en sus propias condenas, el materialismo dialéctico histórico tiene que reclamar un exclusivismo que de algún modo el devenir histórico (bah, la realidad extramental) lesiona. Y de allí las acusaciones de contradicción.

En el caso de la Iglesia Católica el problema es muchísimo más sencillo.

Para empezar, la Fe es considerada como un Don de Dios, una gratuidad recibida del Creador. El hombre recibe esa moción espiritual y está en él aceptarla o rechazarla. Lo racional lo dispone para la aceptación de esa moción, pero no resulta la causa.

Nadie se convierte leyendo el catecismo, a San Agustín o a Santo Tomás de Aquino: se convierte porque Dios lo ha llamado y el hombre acepta ese llamado. El catecismo, la misión, la predicación, la apologética, la teología, etc., son medios para que el hombre conozca de una manera adecuada el llamado de Dios. Y porque Dios quiere que todos los hombres lo conozca, la Iglesia tiene una índole esencialmente misionera. Vae mihi si non evangelizavero! decía San Pablo.

Ahora bien: ¿qué trasmitimos en nuestra misión? Acá entra de lleno el tema de la ortodoxia.

Los cristianos creemos que Dios se reveló a los hombres a través de los profetas, de hombres inspirados. El pináculo y culmine de dicha Revelación se alcanzó con la predicación del mismo Jesucristo, Dios hecho hombre en las entrañas purísimas de María Santísima.

Los cristianos creemos sacrificando nuestra razón. No es irracionalismo, sino Fé. Una vieja definición decía que la Fé “es la virtud por la cual creemos como verdadero lo que Dios nos ha revelado, no por la verdad intrínseca de las cosas reveladas, sino por la autoridad de Dios que revela, que no puede mentirse ni mentirse”. Es decir que el hombre se abisma en ese mensaje y sacrifica su inteligencia.

Cree porque Dios le concedió esa gracia y él se abismó en esa gracia. De allí la relativa eficacia de las polémicas religiosas entre creyentes y no creyentes o entre creyentes e idólatras, supersticiosos, etc.

Esa revelación, contenida en las Escrituras y en la Tradición Apostólica, se cerró con la muerte del último Apóstol, San Juan, testigo de las enseñanzas de Cristo.

Por ello las discusiones con los no creyentes no pueden versar sobre el contenido de la Revelación sino sobre sus argumentos extrínsecos: la historicidad de los Evangelios, su datación histórica, un determinado suceso, etc. Nunca sobre lo Revelado. En la lógica de la Revelación eso es imposible.

Ahora bien, aunque el hombre sacrifique lo más alto que tiene (su inteligencia) ante la omnipotencia de Dios, eso no significa que no aplique su inteligencia sobre el dato revelado.

Así, los hombres de Iglesia han indagado a lo largo de los siglos acerca del sentido y alcance de lo Revelado. Esa intelección es la Teología. Usa de la razón – según el método de la llamada philosophia perennis – para indagar acerca del significado de lo que Dios quiso decir a los hombres.

De todos modos, la referencia primera – el dato Revelado – nos lleva a la autoridad de la Iglesia.

Cristo fundó la Iglesia y a Ella da la missio de evangelizar. La autoridad de la Iglesia se impone como argumento de autoridad para dirimir las cuestiones vinculadas no sólo a los principios, sino también para algunas cuestiones relativas a los argumentos extrínsecos.

Creemos que la Revelación está contenida en las Escrituras y en la Tradición porque la Iglesia así lo enseña. ¿Cómo sabemos, por ejemplo, que las Escrituras están compuestas de tantos libros canónicos? Por la autoridad de la Iglesia. ¿Cómo sabemos que tal ley o tal mandato pertenece a la Tradición Apostólica? Por la autoridad de la Iglesia.

De este modo, la ortodoxia necesariamente se asienta en la autoridad de la Iglesia, autoridad que ha de ser infalible, pues si no se reclamase infalible, no tendría razón de ser.

También hay que tener en cuenta que lo estrictamente revelado y enseñado como tal por la Iglesia es bastante poco. Muchas cuestiones son impuestas autoritativamente por su conexión lógica con uno de los datos revelados.

La teología siempre ha distinguido el valor y alcance de las proposiciones a través de las llamadas “Notas Teológicas” que por vía negativa nos permiten conocer deductivamente la pertenencia más o menos remota de esa enunciación al dato revelado.

Por ejemplo: “Jesucristo es Dios, segunda persona de la Santísima Trinidad” es una proposición de las llamadas “de Fe Divina y Católica”. Quien la niegue, en consecuencia debe ser tenido por hereje.

“Que el Papa hereje notorio queda depuesto ipso iure de su oficio” es una proposición de las llamadas “comunes en teología”. Quien la niega se aparta del común sentir de los autores, pero no merece quien la impugne, reproche alguno. Su conexión con el dato revelado está en que es una deducción que que sin fe no se puede ser miembro de la Iglesia. Luego quien no es miembro no puede ser cabeza.

Por ello los cristianos debemos distinguir muy bien cuando hablamos de qué estamos hablando y saber cuál es el alcance dogmático de la proposición que estamos enunciando.

Puse dos ejemplos bien nítidos para que se comprenda fácilmente. La gama intermedia es bastante amplia, pero creo que la enunciación y explicación de las “notas teológicas” y sus respectivas censuras, excede ampliamente nuestro diálogo.

Y ello que no hablamos de la “otropráxis”, materia disciplinar y de buen orden social eclesiástico. Tiro como ejemplo un tema pesado puertas adentro (aunque también joden desde afuera): el celibato sacerdotal. Sus razones se afincan en la tradición (aproximadamente el siglo IV) y en razones de conveniencia. Al impugnarlo no se niega ningún dogma, y por ello quien lo impugne (puertas adentro se entiende) no puede ser tratado de hereje. Ahora bien, si lo que cuestiona no es el celibato en sí sino la autoridad de la Iglesia que impone la disciplina del celibato la cosa cambia.

Espero haber sido medianamente claro en esta breve, apretada y apresurada exposición de qué es la ortodoxia católica.

Lo de Maternidad de María, como cae de madura sólo se puede explicar a partir del dato revelado.

Dios, Uno en esencia y Trino en personas.

Increado, creador de todas las cosas, visibles e invisible.

El Hijo, segunda Persona, engendrara – no hecha – consubstancial al Padre en la Eternidad, se encarnó en el tiempo en las entrañas de la Virgen. La maternidad de la Virgen se entiende a partir del principio hipostático: dos naturalezas (divina y humana) unidas pero no confundidas, distinguidas pero no separadas.

La maternidad de María no se entiende sino a partir del principio hipostático.

Una cuestión de Fe. Se cree o no se cree.

La Iglesia lo ha expuesto de la siguiente manera en los Concilios de Calcedonia (hipóstasis) y Constantinopla (maternidad de María):

"Enseñamos que ha de confesarse a uno solo y el mismo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, el mismo perfecto en la divinidad y el mismo perfecto en la humanidad, Dios verdaderamente, y el mismo verdaderamente hombre de alma racional y de cuerpo, consustancial con el Padre en cuanto a la divinidad, y el mismo consustancial con nosotros en cuanto a la humanidad, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado [Hebr. 4, 15]; engendrado del Padre antes de los siglos en cuanto a la divinidad, y el mismo, en los últimos días, por nosotros y por nuestra salvación, engendrado de María Virgen, madre de Dios, en cuanto a la humanidad; que se ha de reconocer a uno solo y el mismo Cristo Hijo Señor unigénito en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación, en modo alguno borrada la diferencia de naturalezas por causa de la unión, sino conservando, más bien, cada naturaleza su propiedad y concurriendo en una sola persona y en una sola hipóstasis, no partido o dividido en dos personas, sino uno solo y el mismo Hijo unigénito, Dios Verbo Señor Jesucristo, como de antiguo acerca de Él nos enseñaron los profetas, y el mismo Jesucristo, y nos lo ha trasmitido el Símbolo de los Padres"

"En cuanto a la gloriosa santa siempre Virgen María, rectamente enseñamos ser confesada por los católicos como propia y verdaderamente engendradora de Dios y madre de Dios Verbo, de ella encarnado. Porque propia y verdaderamente Él mismo, encarnado en los últimos tiempos, se dignó nacer de la santa y gloriosa Virgen María. Así, pues, puesto que propia y verdaderamente de ella se encarnó y nació el Hijo de Dios, por eso propia y verdaderamente confesamos ser madre de Dios de ella encarnado y nacido; y propiamente primero, no sea que se crea que el Señor Jesús recibió por honor o gracia el nombre de Dios, como lo sintió el necio Nestorio; y verdaderamente después, no se crea que tomó la carne de la Virgen sólo en apariencia o de cualquier modo no verdadero, como lo afirmó el impío Eutiques".

Espero haber satisfecho, al menos mínimamente, algunas de tus inquietudes e interrogantes.

Un saludo amigo

Ludovico

Jack Celliers dijo...

Ludo:

El marxismo no pretende analizar "toda la realidad" a partir de sus postulados. Si quiero analizar la construcción de un edificio mejor llamo a un buen arquitecto, así sea un reaccionario.

Marx señala que la Historia es una ciencia, que tiene leyes. Por supuesto, las leyes del devenir histórico pueden ayudar en el análisis de muchas cosas.

Recuerdo una polémica divertida que Trotsky mantenía con ciertos marxistas que pretendían que la Divina Comedia ya había sido superada por el "nuevo arte proletario" y cómo explicaba que el arte tiene sus propias leyes, y que pretender que el proletariado - clase incipiente que a diferencia de la burguesía no ha tenido condiciones objetivas para construir una cultura más que rudimentaria y dependiente - cree una "nueva cultura" desde cero es una ingenuidad. El proletariado debe apoderarse de los productos culturales que lega la burguesía (así como del avance técnico, científico, etc.) y construir a partir de ahí (así como la burguesía no desechó ciertos productos culturales del feudalismo). La Divina Comedia quizás un día sea superada como producto cultural, pero aún está muy lejos de eso.

Me llama la atención que digas más de una vez que "me aparto" del marxismo, o que coincidís con teóricos marxistas en tanto¨"se apartan" del marxismo. Me gustaría que me pusieras un ejemplo porque me causa curiosidad ¿Cuáles consideras que son los principios del marxismo y cómo y porqué me aparto de ellos?

Nuevamente, y de una manera muy rápida, te aclaro: si vamos a la piedra basal fundamental del materialismo, la raíz de la que partís es la experiencia.

Velo de este modo: para un materialista el Universo es uno y está íntegramente sujeto a las mismas leyes. No existe Revelación alguna, la verdad debe ser arrancada duramente de la lucha con la realidad. No existe una parte revelada y una parte racional, unos conocimientos dados por la fe y otros por la experiencia.

Ahora bien, puedo construír mi conocimiento de la realidad solamente a partir de mi experiencia, lo cual es evidentemente muy duro e impráctico: no me alcanzará una vida para aprender todo aquello a lo que la humanidad ya ha llegado. Tengo que recurrir a quienes vinieron antes que yo. De hecho compartir el conocimiento, aprender de otros, es justamente parte de la experiencia.

Pero la "ortodoxia" de seguir acríticamente los postulados conocidos es anticientífica. Y por otra parte es contraria a la naturaleza humana: el ser humano aprende indagando, tomando contacto, escuchando, experimentando.

De manera que recurriré a Marx, por supuesto, como recurro a Newton. Pero si un día veo que una manzana cae para arriba, entonces tendré que revisar urgentemente a Newton.

Un ejemplo conocido: Marx pensaba que el imperialismo en los países subdesarrollados los haría avanzar, que llevaría el capitalismo y la formación de un proletariado. Por eso Marx apoyó algunas causas imperialistas. Se equivocó, hoy sabemos que el capitalismo no crea capitalismo desarrollado en las colonias sino que incluso estrangula el desarrollo capitalista autónomo del país que se trate.

Y Marx se equivocó por una razón simple: el imperialismo en ese momento era un fenómeno relativamente nuevo, Marx no tenía ni podía tener a mano todas las herramientas para predecir su futuro. Las ciencias sociales manejan demasiadas variables, no son como las formales.

Ahora bien ¿Corresponde a un marxista seguir apoyando a Marx en este punto? Obviamente no. Marx mismo hubiera rectificado su error, como rectificó él mismo varios de sus postulados a medida que analizaba la realidad.

Quizás te desilusione saber que al fin y al cabo el marxismo es meramente científico, que no es una fe ni una revelación. Como científico que es está sujeto a variaciones... y a la más rígida ortodoxia al mismo tiempo. Esta es quizás la "pretensión omnicomprensiva" de la que hablás. Como toda ciencia, interpela al Universo y lo explica.

Pero hay que tener cuidado, si puedo hacer una advertencia final. Las ciencias son humanas. Como tales están sujetas al error, y también al interés. En tanto no afecten determinados intereses no sufrirán la presión de los mismos, digamos que la burguesía no tiene un especial interés en ocultarnos que 2 + 2 = 4. Pero las ciencias sociales son otra cosa.

El marxismo sufre la presión de los intereses que desenmascara y enfrenta. Sin ir más lejos: la petición dogmática y simplista de Mao no era nada inocente. Junto a los intereses de la burguesía, en China y la ex URSS la casta burocrática (formada a partir del triunfo de la revolucion en países atrasados y aislados, esto es un tema largo) tuvo un fuerte interés en interpretar a Marx a su manera. Negri y Holloway lo hacen a la suya. En cada interpretación de Marx que encuentres se esconde el interés vivo de una sociedad en conflicto. Es mucho más complicado que estudiar física (que ya de por sí no debe ser fácil).

Tu caracterización del marxismo como una "anti-religión" es muy curiosa. El marxismo es antirreligioso en tanto se opone a cualquier forma de conocimiento acrítica, incluso si se hace en nombre del marxismo. El marxismo, como ciencia que es, tiene conciencia de que algún día será superado como lo fue la física newtoniana. Todo verdadero conocimiento tiene esta dinámica.

Pero el marxismo no es de ninguna manera una nueva religión, una creencia, una revelación. El marxismo representa la evolución del pensamiento humano que libera al hombre de la creencia. Lo libera y al mismo tiempo lo pone fente a una terrible responsabilidad (porque libertad es responsabilidad), y es que la transformación del mundo es cosa nuestra, que somos nosotros los que vamos a cambiar, salvar o hundir este mundo y nuestra propia existencia.

Y esto, si querés, es una verdad muy pesada. Liberarse de la religión para boludamente pensar que podemos hacer cualquiera es para progres y demás fauna. Ni optimismo ni pesimismo: este es el Universo que tenemos y es nuestro deber hacer algo.

Estamos solos. Sin dios.

Salud.

Anónimo dijo...

Estimado Jack:

Entretiempo estuve leyendo algunas cosas, motivado principalmente por la respuesta que me diste en este post.

Vuelvo al tema de las ortodoxias.

En un erudito y extenso artículo de André Tosel (“Devenirs du marximse 1968-2005. De la fin du marxisme-leninisme aux mille marxismes”, se lo puede bajar en tres archivos *.pdf en el sitio http://semimarx.free.fr) encontré algunas reflexiones y afirmaciones que entiendo refuerzan de algún modo la posición que sostuviera en los comentarios anteriores y de igual modo confirman algunas de tus sentencias. Es decir iluminan la cuestión.

Dejo algunos extractos para tu consideración, no con ánimo de polémica, sino de coloquio:

“Il restait toujours en effet à expliquer ce qui s'était passé en URSS et ce qu'était réellement devenue la Révolution d'Octobre 1917, à expliquer pour quelles raisons, certes externes, mais aussi internes une oeuvre d'une radicalité critique peu commune, hétérodoxe, révolutionnaire avait pu donner lieu à une dogmatique aussi sclérosée que le marxisme-léninisme, avec ses lois de l'histoire et sa poignée de catégories "dialectiques", propice à toutes les manipulations, pauvre idéologie de légitimation d'une politique inconsciente de sa propre nature, scellant l'union d'une philosophie redevenue science des sciences et d'un Parti- Etat total”.

“Le destin de cette pensée qui est devenue monde (pour reprendre une formule de Henri Lefebvre) n'est comparable à celui d'aucune autre philosophie. Elle a connu en cent années un développement qui l' a étendu au genre humain, et elle a fini avant sa dernière crise, sous sa forme léniniste, par inspirer un tiers de l'humanité”.

“Si son extension mondiale jusqu'à 1991, date de la fin de l'URSS, semble le rapprocher d'une religion séculière, avec ses orthodoxies et ses hérésies, avec son ineffaçable divorce entre promesses utopiques et apories de la réalisation, il demeure que le marxisme a été davantage et autrement international que les plus universelles des religions. Il est né des limites, contradictions, insuffisances de l'ordre libéral, cette autre religion séculière”.

“Ces mille marxismes se présentent eux aussi sous une forme inédite qu'il faudra interroger, ne serait-ce que parce que la fin de l'unité coercitive (et toujours provisoire) d'une orthodoxie marxiste laisse indéterminé le pluralisme des mille marxismes. Quel est en effet le consensus minimal sur ce qu'il convient de nommer une interprétation marxiste légitime, étant entendu que cette légitimité est "faible" en ce qu'elle a fait son deuil de son devenir orthodoxie ou même hérésie. Cette question est celle-là même que pose l'historien Eric J. Hobsbawm le maître d'oeuvre de la dernière histoire en date du marxisme (Storia del marxismo, 4, 1982, "Il marxismo, oggi: un bilancio aperto", p. 36 sq)”.

“En tout cas, une chose est certaine: la période qui commence après 1991 n'est pas celle de la fin du marxisme, elle est celle de la fin du marxisme-léninisme comme orthodoxie une et dominante, et, à un autre titre celle des grandes hérésies marxistes dans la mesure où celles-ci étaient secrètement hantées par l'espoir d'un marxisme un et vrai. Face à la crise qui menace le nouvel ordre libéral au moment de son apparent triomphe à la fois sur le communisme soviétique et sur tous les mouvements anti-système (mouvement ouvrier et mouvement de libération nationale et anticoloniale, tous deux durablement intégrés), la pensée de Marx conserve un potentiel énorme de critique dans lequel pourront puiser les mille marxismes, car tant que le capitalisme dominera il exige une critique, imposée par sa propre autocritique en ses formes de vie et le marxisme pourra être sollicité, transformé, reconstruit, réélaboré, et cela dans et par l'abandon sans nostalgie des anciennes certitudes ( sur le sort final du capitalisme, sur les formes univoques des luttes de classes anciennes, sur les mérites comparés du plan et du marché, sur les modes de démocratie exigées par une transition, sur le sens même de cette transition, sur la place et le contenu d'un travail libéré de l'exploitation). Ces mille marxismes, séparés de la pratique politique des anciens partis communistes, à la recherche d'un nouveau lien problématique de la théorie et de la pratique, constituent la forme fragile de la continuité brisée et discontinue de la tradition marxiste. Ils sont exposés au retour en force en leur propre sein à un moment ou un autre de leur élaboration d'un fondamentalisme marxiste, comme le dit bien encore Eric J. Hobsbawm, névrotiquement fixé sur le rabâchage de quelques points identifiés au noyau dur de la théorie”.

El artículo continúa analizando los aportes de diversos autores como ser Althusser, Preve, Bloch, Gramsci, Sève, Balibar, Benjamin, etc. (los “mil marxismos”) y las diversas implicancias de sus interpretaciones, reconstrucciones y deconstrucciones. Interesantísimo y me pareció una excelente introducción a algunos autores (Althusser o Bloch, por ejemplo) para los neófitos.

Dejo para otro momento un comentario sobre el “Zür Judenfrage”, todo un programa de la religión secular del materialismo dialéctico histórico. Una perla poco conocida pero con toda la pinta de ser un trabajo esencial para comprender al marxismo.

Saludos

Ludovico

Daniel Pasos dijo...

Ludovico:
¿Conoce al padre Georges Grasset?
La pregunta viene porque estoy escribiendo sobre La Ciudad católica en Argentina.
Saludos cordiales,
Daniel Pasos

Anónimo dijo...

Daniel:

conozco al R.P. Grasset, a quien hace bastante tiempo no trato. He almorzado con él algunas veces y mi esposa supo hacer retiros con él hace algunos años.

Sé que está muy anciano y enfermo.

Saludos

Ludovico

Nacho dijo...

"Ya sea para tu respuesta, o si querés una ampliación de la mía (recurrí a otras ciencias para hacerlo más corto, pero se aplica exactamente lo mismo con al marxismo) creo que sería mejor hacerlo por mail."

Aunque parezca que hablan solos, está bueno que los debates se hagan por acá, para que los que llegamos un par de años tarde al blog podamos sacarles el jugo igual. Muy interesante, che. Saludos.

Anónimo dijo...

La verdad me tome el trabajo de leer este blog y los respectivos comentarios y puedo afirmar que los lectores de este blog y su autor sencillamente son unos SP...

Jack Celliers dijo...

Tanto trabajo te tomaste para al final escribir eso...