10.2.06

Víctimas de víctimas


Me parece que por los años '90 descubrí en algunas paredes de Buenos Aires unas pintadas de lo que creo fue (¿es?) una banda urbana de música (adivino que de rock, aunque jamás los escuché). Las pintadas rezaban "Víctimas de víctimas".

Me dejó pensando, porque la primera reflexión que viene a la mente (esas con las que tanta gente suele quedarse sin dar más vueltas, casi siempre falsas) es que es absurdo. Estamos acostumbrados a la dicotomía "víctima - victimario". ¿Qué será ser la víctima de una víctima? ¿es posible?

Con el tiempo me fui dando cuenta de que no sólo es posible: es lo más común.

Leo la condena que ha caído sobre los canas que mataron a Maxi Kosteki y Darío Santillán. He resistido la tentación de reproducir las fotografías, son demasiado insultantes, y de todos modos la estupidez es un velo espeso frente al cual no importa que se muestre al policía matando a un piquetero desarmado ni la filmación de un torturador en plena tarea, la negación de lo evidente es la titánica tarea que tan fácil resulta a los enanos.

Y esos policías son víctimas. Algún progre me dirá que son unos hijos de puta, y responderé que lo son, y que además de eso son víctimas. En sus rostros agrios y podridos se nota en el fondo la expresión del engañado, del soldadito de la patria, del obediente que ha sido mandado al frente a matar por los políticos burgueses y luego abandonado cuando la indignación popular obliga a esos mismos políticos burgueses a recular. Se queja amargamente. El gil.

Cualquiera que se haya tomado el insalubre trabajo de recorrer webs policiales o de los services, habrá visto que el contenido de los foros abunda en denuncias cruzadas desde los estamentos más bajos (suboficiales, agentes rasos, soplones de cuarta) hasta los más altos: corrupción, lavado de dinero, robos, salarios bajos, mandadas al frente varias. Un cana representa la doble miseria del oprimido opresor, la víctima-verdugo.

Y hoy un policía es muerto en Santa Cruz. La víctima-verdugo es también víctima. Defiende a tipos que están muy muy lejos de ese barro en el que se enfrenta a los trabajadores. Es su trabajo.

Esto es trágico, pero no más que los 20 años durante los cuales jóvenes y laburantes han sido muertos, desde la masacre de Ingeniero Budge - ¿se acuerdan allá por los '80? - hasta Kosteki y Santillán pasando por Victor Choque, Teresa Rodríguez, Demonty, Bulacio, Mirabete, y un demasiado largo etcétera. Víctimas de víctimas.

Vayamos a otro punto del planeta: los famosos colonos israelíes. Israel formó durante décadas colonias ilegales con el objeto de ahogar al pueblo palestino. Pueblos de colonos que gozaban de servicios básicos que los palestinos no tenían: agua potable, electricidad, gas, salud, protección del ejército e impunidad para matar.

Pero esto no significaba que la vida de un colono no fuera dura. Minoría privilegiada entre miles de palestinos despojados, furiosos y oprimidos, los colonos soportaron ataques incesantes. Fueron la primera línea del frente que la gran burguesía israelí utilizó para asegurar su mano de obra barata palestina.

Hoy la policía israelí carga contra ellos. En muchos sitios ya no sólo no son necesarios, sino que hasta son contraproducentes. Peones de ajedrez, el mismo gran capital que alimentó su estúpido fanatismo con los cuentos bíblicos del Gran Israel, hoy los saca sin más explicaciones. Es lógico que hayan matado a Rabin, y que quisieran matar a Sharon. Otra vez: giles de goma, imbéciles. Y también unos hijos de puta. Los colonos víctimas-verdugos. Los palestinos víctimas de víctimas.

El soldado que muere a manos de otro, víctima de víctima.

Las víctimas-verdugo son útiles también en el terreno de la propaganda. Vayamos al agresivo capitalismo reaganiano de los '80 y veamos al ridículo Stallone haciendo de Rambo. Veámoslo llorar como un retardado. Veámoslo quejarse de que lo han olvidado y despreciado, que no le dan laburo, que tuvo que ir al frente y hacer el trabajo sucio en Viet Nam. Veamos la mirada de su superior - figura paternal que lo comprende y lo quiere - y que mira a la pantalla diciendo al ciudadano medio yanqui: "qué desagradecidos que somos con ellos".

Se queja amargamente y llora como una marica musculada. Casi casi parece que critica al capitalismo... más siempre se detiene a tiempo: si a los vietnamitas los torturó y masacró con placer, frente a los poderosos llora, gimotea, cuanto más hará rabietas, pero jamás reconocerá al Poder como su enemigo. Eso está más allá de su comprensión y de su moral. Al fin y al cabo le dieron de comer, sólo pide que lo sigan alimentando cuando ya no lo necesitan: el pobre no entiende nada de negocios.

Casi dan ganas de decirle: "jodete, infeliz", si no fuera porque uno recuerda que es precisamente eso: un infeliz. Que los que de verdad han ganado son los que jamás han tenido que ensuciarse las manos, ya que el poder sirve para eso: para no ensuciarse las manos.

El Poder hace siempre todo lo posible por enfrentar víctimas con víctimas. Elige a un sector de las víctimas y las adoctrina con una mezcla de unos mangos más, un uniforme, promesas y superyoicas admoniciones que incluyen la Patria, la Religión, el Interés Superior.

La expresión más alta y sistemática de esta política se llama fascismo. Las masas enloquecidas de la pequeña burguesía desesperada son armadas y lanzadas contra el proletariado y los excluídos. Convencer a un don nadie de que es superior es lo más fácil del mundo. Hacerle temer a "los negros" es cosa que logra hasta Radio 10.

Hoy la crisis está más o menos calma en la inestable Argentina. Pero sigue habiendo víctimas-verdugo y víctimas de víctimas.

Por eso las víctimas de víctimas, los excluídos, los que no quieren ni pueden ser utilizados para la represión necesitan organizarse políticamente y ser fuertes. Así, algunas de las víctimas-verdugo se lo pensarán dos veces y quién sabe, decidan que ya no quieren serlo más. Ni víctimas-verdugo ni víctimas de víctimas.

16 comentarios:

luzbelita dijo...

Jack...
qué excelente.
¿Me das permiso para reproducir lo que escribiste en mi blog... a ver si le sacamos más juguito?

luzbelita dijo...

Mientras espero que me des el ok... me acordé de algo que alguna vez leí, no sé dónde...

El tipo vuelve agobiado del laburo... lo maltrataron, ningunearon y encima le pagan una miseria. LLega a la casa y se la agarra con la mujer, le pega.

La mujer, repodrida de su vida dura, con los pelos parados de nervios, le pega al hijo, porque jode.

El pibe, sin entender porqué ligó... patea al perro.

¿Quien generó la violencia? Que se escurre para abajo, siempre para abajo...

Un abrazo

Jack Celliers dijo...

Tenés el OK para reproducir lo que quieras, nunca pensé cobrar copyright!

Almirante Margarito dijo...

Vi odio cari studenti

Adesso i giornalisti di tutto il mondo
(compresi quelli delle televisioni)
vi leccano (come ancora si dice nel linguaggio
goliardico) il culo. Io no, cari.
Avete facce di figli di papà.
Vi odio come odio i vostri papà.
Buona razza non mente.
Siete pavidi, incerti, disperati
(benissimo!) ma sapete anche come essere
prepotenti, ricattatori, sicuri e sfacciati:
prerogative piccolo-borghesi, cari.
Quando ieri a Valle Giulia avete fatto a botte
coi poliziotti,
io simpatizzavo coi poliziotti.
Perché i poliziotti sono figli di poveri.
Vengono da subtopie, contadine o urbane che siano.
Quanto a me, conosco assai bene
il loro modo di essere stati bambini e ragazzi,
le preziose mille lire, il padre rimasto ragazzo
anche lui,
a causa della miseria, che non dà autorità. (...)

P.P. Pasolini

Jack Celliers dijo...

Je je... PPP veía con mucho escepticismo a los estudiantes europeos. Y es cierto: la inseguridad y la prepotencia son características del pequebú estudiantil. Un servidor tampoco ha estado exento, reconozcámoslo. Quizás ni siquiera ahora lo esté, las taras de la clase son una segunda piel.

Al margen ¿Per ché l'Italia non e piu quello che era?

Anónimo dijo...

Perche l'Italia ha person la sua identita... ha perdido sus geniales cineastas y cantautores y ni siquiera buscó o se preocupó dónde se perdieron... porque su gente - los italianos - se olvidaron que son hijos de grandes como Pasolini, Rossellini, Fellini, y gente común que luchó contra el fascismo sin querer figurar en un la tapa de ninguna revista... Es una pena tremenda y una gran impotencia recorrer esa Italia donde en cada esquina hay un monumneto olvidado "ai Partigiani" y donde se olvida también que ellos fueron inmigrantes en otras tierras...

Minerva dijo...

FUSILAMIENTO
Van a fusilar
a un hombre que tiene los brazos atados.
Hay cuatro soldados
para disparar.
Son cuatro soldados
callados,
que están amarrados,
lo mismo que el hombre amarrado que van a matar.

-¿Puedes escapar?
-¡No puedo correr!
-¡Ya van a tirar!
-¡Qué vamos a hacer!
-Quizá los rifles no estén cargados...
-¡Seis balas tienen de fiero plomo!
-¡Quizá no tiren esos soldados!
-¡Eres un tonto de tomo y lomo!

Tiraron.
(¿Cómo fue que pudieron tirar?)
Mataron.
(¿Cómo fue que pudieron matar?)
Eran cuatro soldados
callados,
y les hizo una seña, bajando su sable,
un señor oficial;
eran cuatro soldados
atados,
lo mismo que el hombre que fueron los cuatro a matar.

Esto dice Nicolás Guillén en un poema que me impactó siempre, aún cuando no entendía muy bien de qué hablaba.

melchor dijo...

me cabe la incomoda pregunta de si no seremos todos, hasta el mas outsider "soldaditos de la patria"
y no me refiero a pelear por el pais o la propiedad privada. mi pregunta es ("mi" es una forma de decir, ya se la han hecho otros con muchìsima mas elegancia y a mi solamente me resuena, vease artaud, burroughs y afines) si no estamos defendiendo, hasta cuando mas genuinos nos creemos, una existencia totalmente falsa.
me gusta su blog, jack, otra felicitacion.

Jack Celliers dijo...

Mine: El poema de Guillén no lo conocía. Gracias! Dice lo mismo que digo yo, pero mucho mejor, claro.

Melchor: la pregunta me parece certera. Pero yo no me creo ni por un minuto ser un "outsider" (aunque no me guste la palabreja) ni mucho menos un luchador. Esos son Kosteki, Santillan, Vaununu, Corrie. La gente que es capaz de correr riesgos, o de transformar la realidad. Yo apenas escribo un blog, o sea: casi nada.

Belú dijo...

Me da mucha alegría haber llegado a tu blog, la verdad. Necesito leer este tipo de cosas... tengo 19 años, una ideología casi formada pero estoy confundida por mi sensibilidad. Sé que detesto a esos hijos de puta burgueses, acartonados y avaros que se comen el mundo y día a día se comen millones de vidas, sé que odio también la violencia, ese ladrón que te pega un tiro por $2... pero también tengo bien claro esto de ser víctimas. Todos somos víctimas de esta dictadura capitalista de mierda que ya no se soporta más... yo no aguanto. No quiero más que intenten lavarme el cerebro con propagandas por todos lados, no quiero ver más gente sufrir asquerosamente, no quiero seguir cultivando la ignorancia. La inteligencia es un arma muy poderosa, la educación también lo es... acá la gente se jacta de eso, de que todo pasa por la educación, pero si vamos al caso es mucho más "lógico" ver que un "villero" acuchilla a alguien por un par de zapatillas, debido a que no tuvo la educación necesaria (no creo que sea lo más importante, pero influye), y miles de problemas más en su existencia, que ver, por ejemplo, a un militar tan "educado" como Videla ordenando que maten miles de personas por el sólo hecho de pensar distinto. ¿Qué es más maquiavélico? Ese tipo llegó a presidente, por más que haya robado el gobierno y que la idiota de Isabelita no haya podido no dejarse influenciar por el sorete de Lopez Rega... ¿por qué tenemos que vivir constantemente sometidos a un régimen de derecha que nos damos cuenta año tras año que no sirve para nada? Todos los gobiernos fueron un desastre... ¿por qué no se le da una oportunidad a la izquierda?
Estoy triste y no sé qué hacer con mis pensamientos revolucionarios.
¿Podrías orientar a esta oveja descarriada?
Saludos!

(Escuchando Los Piojos - Ruleta)

Jack Celliers dijo...

Hola!

¿Qué hacer con los pensamientos revolucionarios? Me pa que todo pensamiento que no se conforme consigo mismo y busque más es revolucionario. Y deja de serlo si se queda ahí, lo más pancho, como si ya hubiera encontrado la respuesta a todo.

Creo que nadie orienta a nadie, es uno el que elige orientarse y hacer preguntas, y pensar, y buescar otra gente, y actuar.

O no, claro.

melchor dijo...

outsider es medio fea, es cierto.
pero no me refería a usted en particular. a veces pienso que todos somos soldaditos de algo, que hasta los que usted enumeró, mas sacco, vanzetti, di giovanni y cualquier otro que pueda nombrarse.

es cierto que tienen más temple o valor o como fuere porque nosotros escribimos y ellos toman/tomaban la calle.

pero sigue haciendome ruido lo siguiente: no serán todos los actos un manotazo de ahogado a la incertidumbre?
admiro esa fuerza para creer en algo, la fuerza que hacía salir a esa gente a la calle.
ah, y aclaro que si digo esto no es para sugerir que "todo da lo mismo" ni soy partidario del falso status quo.

el blog usado como usted lo usa no se si es casi nada. por ahi se pueda agitar un poco.

Terodactilo dijo...

Belú tenes 19 años estas triste, confundida y no sabes que hacer con tus pensamientos revolucionarios???, bueno no te preocupes que cuando llegues a los 34 tampoco vas a saber que hacer jejeje. Asique no problem, sigamos viendo tv y alimentandonos de la gran M amarilla.
Saludos y buena semana.

Jack Celliers dijo...

Melchor: lo que me parece que pasa es que actores del circo somos todos. La pose de "yo estoy fuera, yo no tengo ninguna certidumbre" es TAMBIEN una pose, un papel.

Así que me parece que - ya que inevitablemente vamos a hacer un papel en la obrita - entonces que sea un papel medianamente digno.

Los que reivindican la duda como objetivo en si mismo se olvidan de que así matan a la duda, porque la transforman en convicción, en meta. Es dialéctico el tema.

Anónimo dijo...

Sesgan sesgando.
Con repasar el único código de convivencia posible (constituido por 10 simples mandamientos) queda bastante claro quien debe ser el apuntado y quienes deben gatillar.
El resto, un interesante ejercicio dialéctico para vulnerar las reglas fundamentales de la lógica aristotélica.

Jack Celliers dijo...

Por supuesto, por supuesto! Todo esto es espantosamente sesgado. El colono judío razona: "Esto es mío porque se los quité a ellos, por lo tanto la lógica aristotélica indica que los mataré si se les ocurre recuperarlo", el capitalista razona: "Debo maximizar ganancias, por lo tanto pagaré salarios bajísimos, y si hacen ruido, pagaré a quien les rompa la cabeza", y así...

¡Lógica pura amigo!

Dejo de lado el hecho de que uno de los mandamientos dice "No matarás" y que Ud. se lo pasa por el forro al dictaminar quién debe estar de cada lado del gatillo. ¡Lo suyo sí que es rectitud!

Saludos a su conciencia, si la ve.