30.8.10

Los mineros chilenos y la ubicua "perspectiva de género"


La tragedia de los mineros chilenos es difícil de digerir. Son esos lugares frente a los que la imaginación retrocede aterrada. La desazón que nos asalta cuando nos atrevemos a darle algo de vida a la idea, de estar con ellos de alguna desesperada forma, es un reflejo demasiado pálido. Una de las cosas que podemos y debemos (si me disculpan el molesto tono asertivo) hacer es no olvidarlos y exigir que sean rescatados con vida.

Tampoco estaría de más identificar responsables, ya que las fallas geológicas habían sido advertidas por los trabajadores, y despreciadas por gente mucho más sabia y valiosa que ellos. Por eso cada uno está donde está.

La realidad tal como la conocemos ha puesto a los mineros a 700 metros bajo tierra, en unas condiciones físicas y psicológicas durísimas, sometidos a una prueba que significa tortura y grave riesgo para sus vidas. Y quienes están muy lejos, en las soleadas alturas de impecables y modernos edificios, cuentan billetes. Muchos billetes. Pero no es esto lo que quiero señalar, que ya es un poco ocioso por evidente.

El detalle que despierta mi curiosidad es una frivolidad que seguramente encantará a cualquier posmo políticamente correcto interesado en estas cositas: ¿podría analizarse esta situación desde una perspectiva de género?

Porque... caramba, no he visto ninguna perspectiva de género aplicada a este caso. Gente que se apresura a analizar cualquier situación bajo la lente del famoso género parece muda frente a esta. Intentaré explicarme mejor.

Los plurales terminados en "os" han sido objeto de análisis de género muy sesudos y extensos. Otros tantos aspectos como la vestimenta, ciertos giros verbales, usos y costumbres, etc. fueron ya señalados como increíblemente dañinos para la mujer sin que sea permitido dudar de su relevancia. Y para hablar de algo más cercano al tema: la desventaja que sufre el género femenino en el mercado de trabajo es un hecho que nadie se atreve ya a discutir.

Cuando en ocasiones (recuerdo algunos debates en este blog) yo mismo he sacado a colación el tema de la minería -trabajo asignado exclusivamente a varones- sus riesgos, sacrificios y efectos devastadores en la salud; la respuesta que invariablemente he recibido es que se trata de un "privilegio masculino", que son los varones los que usurpan estos envidiables puestos de trabajo dejando fuera a las pobres féminas.

Y esto –que es una redonda imbecilidad- me lo ha explicado con toda seriedad gente más inteligente que yo. Lo digo sin ironía, porque cuando una imbecilidad se instala en el cerebro de una persona inteligente es porque la fuerza de prejuicios muy poderosos la ha puesto allí. A esa gente pagaría dinero si fuese capaz de impartir a estos mineros un breve curso para explicarles que esta ordalía infernal por la que están pasando es fruto de un privilegio del que disfrutan. Ingenio para retorcer argumentos seguro que no falta, habría que ver cómo andamos de vergüenza.

Este infierno que sufren los mineros no es nuevo; es conocido de sobra por muchos especialmente en la izquierda política. Y se trata ¡oh! de una situación exclusivamente reservada a varones. Sólo a un varón puede tocarle vivir este tipo de explotación particularmente brutal. Pero ya vamos a esperar que en la izquierda alguien tenga siquiera la curiosidad por ver qué ocurre si se analiza el asunto con un poco de equilibrio, qué implicaciones tiene esto a la hora de repartir sacrificios y cargas entre varones y mujeres, qué significa exactamente "igualdad".

Y por supuesto, no cometeré yo la impudicia de reivindicar como mío el riesgo de caer en esa situación, de identificarme con ellos a causa de mi género y osar ponerme en el lugar de opresión que ellos sufren. Demasiado bien sé que mi clase social me aleja de semejante riesgo. Y digo esto dirigiéndome explícitamente a quienes festejan el "Día de la Mujer" (¿?) celebrado en honor de un grupo de mujeres que no fueron reprimidas por ser tales sino trabajadoras y huelguistas; mujeres a quienes sin duda indignaría saber que el trajecito del dichoso día se lo pone hasta Sarah Palin. Y con todo derecho, puesto que es tan mujer como ellas.

Lo que me revuelve el estómago es la hipocresía de quienes hablan de "igualdad entre los géneros" poniendo la atención en casos selectos, como si la realidad hiciera un extraño switch cada vez que toca hablar del varón, el género sin género. Que "igualdad" tiene un significado amiguitas, amiguitos, amiguit@s, amiguitXs: ser iguales significa compartir derechos y también deberes; placeres, penas, esfuerzos, riesgos, problemas y soluciones. Frente a casos como este el feminismo más beligerante –al que recordemos: los oprimidos, hombres y mujeres, le importan un divino bledo– hace lo que supone es una hábil finta y empieza a parlotear acerca de "la igualdad" y "la diferencia" poniendo en millones de palabras lo que cabe en tres: "cuando me conviene".

Y como se trata del género sin género, los mineros chilenos no son varones, son simplemente "gente". El hecho de que sean todos de género masculino, y el hecho de que sólo al género masculino le estén reservadas esta y otras muchas situaciones espantosas obliga a los bienpensantes a una pirueta harto ridícula que consiste en declarar "privilegio" todo lo que le toca al varón, así sean cosas como esta. El "feminismo de la igualdad" señalará a los mineros como infames detentadores de privilegios, mientras que el "de la diferencia" vendrá a decir que al fin y al cabo no somos iguales, así que aquí podemos dejar a la sociedad "patriarcal" intacta y sus valores en pleno vigor. Pero ¿qué ocurriría si se tratase de un grupo de mujeres sufriendo por un oficio que sólo las mujeres realizan? ¿Qué no se diría del sufrido género? ¿Cuántas impúdicas con y sin anteojitos hablarían de "nosotras" en Página/12?

Espero que los compañeros mineros chilenos (y "compañeros" tiene aquí un significado estrictamente político) sean rescatados vivos, todos. Los mineros chilenos hacen este sacrificio atroz por sus hijos y sus mujeres sin que la caterva de moluscos* intelectualoides del feminismo apile sobre ellos -en tanto que varones- otra cosa que acusaciones y ni un mísero reconocimiento relacionado específicamente con su género. Fuerza física para levantar el dedito no les falta, para poner el lomo ya están ellos.

Y que los responsables paguen a ellos y a sus familias el equivalente de lo que están sufriendo.

A ver quién lo calcula.

* Molusc@s, si lo prefieren. Pero ojo que muchos son hermafroditas, así que a no embrollarse.

24 comentarios:

Senza una donna dijo...

Coincido plenamente con su post. Y por suerte para que no se diga que es una opinión aislada, hay más gente que opina de esta manera. En los comentarios de este link hay gente que piensa igual:

http://www.publico.es/internacional/334086/chile/busca/acelerar/rescate

Y veamos quien rebate.

Severian dijo...

Un ejemplo similar es el de l@s muert@s norteamerican@s en irak. Gracias al avance de la lucha feminista por la igualdad en ese país, esta guerra tuvo muchas más norteamericanas destrozadas por granadas antitanques que cualquier guerra pasada... flor de logro...

Yo conozco pocas personas inteligentes que en confianza y en privado no se reconozcan directamente fastidiados por la prédica feminoide. Declararlo abiertamente y en público no es una cuestión de inteligencia, sino de valentía para ponerse en la vereda de enfrente del "sentido común" imperante, y para confiar en las conclusiones del intelecto propio por sobre la voz de la mayoría.

De todos modos, yo tengo la impresión de que los europeos, y muy en particular los españoles, exageran en su adhesión a la moda intelectual por sobre el pensamiento individual. Sugerir que las mujeres no son explotadas, que Chávez no es un dictador bananero, y que la democracia liberal no es el mejor de los mundos posibles, a mí me ha resultado particularmente difícil en lo ambientes universitarios europeos en los que me ha tocado moverme.

Ejemplo: durante la organización de una reunion internacional de física teórica en Sofia, el organizador local búlgaro se atrevió a bromear diciendo que en Sofia todo es barato para estándares europeos, desde la comida hasta las mujeres. Lo hizo en tono absolutamente casual en la lista de mail que reunia a los participantes. El escándalo que se armó no tiene precedentes, todos tenían algo que decir al respecto (incluso varios griegos putangueros se quejaban escandalizados, mientras con la otra mano buscaban como se dice "cabarute" en búlgaro en el Google translator). El nivel de pacatería de gente educada e iteligente daba vergüenza ajena. Hasta creo que la conferencia se canceló. De los participantes en la discusión, mis amigos argentinos no podían sino cagarse de risa y lamentarlo por el pobre búlgaro, quien muy probablemtne le hizo un enorme daño a su carrera con un comentario asi de menor. Por otro lado, mis amigos italianos, gentes con quienes se puede "hablar de minas" durante horas, consideraban al pobre tipo el colmo de la desubicación, un macho opresor comparable a Hitler. En Europa más que en ningún otro lado, aunque también en Argentina, la corrección política es un cepo de la inteligencia....

brasil dijo...

Respecto al precio, tuvieron suerte: salieron en la tele. Si se hubiera caido una medianera en una obra en construcción de Copiapó, corren a los muertos al costado, siguen la obra, y el seguro les mezquina mierda en cuotas a los deudos

Pero a Piñera se le va a hacer cuesta arriba no darles una inmensa indemnización. Por supuesto los pobres empresarios mineros tenian plata hasta el ´día anterior al derrumbe. Ahora no tienen nada. Pobrecitos

No digo que tenga valor el sufrimiento que pasan. Pero estará mejor valuado que los cientos de muertos y heridos diarios en accidentes de trabajo.

Con respecto a lo otro... Mire Jack, es como cuando una docente empieza con "el ninnnioooo" hay que cosas que dan alergia

Severian dijo...

Parece que alguien le prestó atención al mismo punto que vos: link.

Por otor lado, si querés escandalizarte un rato, te dejo una serie de citas de feministas declaradas, imperdibles: link

Senza una donna dijo...

Estamos llegando a unas situaciones que en otras épocas parecerían surrealistas y que hoy son un drama de "género". Siguiendo el comentario de Severian, hace poco un compañero de trabajo, rugbier además, apareció con el ojo morado (típico golpe de partido). La pregunta fue lanzada: ¿qué te pasó? y la respuesta / chiste: y... mi mujer que no me puede ver con la otra... Ok hasta ahí. Mi reflexión automática: si una mujer que también juega al rugby apareciera en la misma situación y hacemos el mismo chiste (y... mi marido que no me puede ver con el sodero jajajaja) tenemos a la policía arrestando al pobre marido que ni enterado, a los medios ya acusando de maltrato y a las feministoides histéricas blandiendo un número más de víctimas... Es tal la paranoia que existe que si vas por la calle y a tu chico se le da por tirarte del cabello para molestar ya hay gente que se da vuelta a ver si no saca un chumbo y te pega un tiro... Me aterra pensar en esto pero es a lo que estamos llegando y ya ni cuento la vergüenza y el desprecio que siento hacia las mujeres (monstruos) que aparecen en el link dejado por Brazil...

Alfre dijo...

Medio en joda-medio en serio: me da envidia no haber visto el mismo fenómeno al respecto de estos mineros antes de leer este post.

Divago un poco y me acuerdo que uno de los interrogantes que surgen en general de vez en cuando sobre igualdad sexual es "¿por qué tantas mujeres son machistas (a sabiendas o no)?"

Es decir, la pregunta, correctamente formulada, sería más o menos así: ¿por qué la víctima está a favor del victimario? Y yo creo que plantear esto (víctima/victimario) como eje a propósito de las relaciones "sexuales" (en términos amplios: relaciones emocionales, sentimentales, como también corporales) es errar el objetivo o, a lo sumo, pasarle más o menos cerca, pero en definitiva errar.

Porque plantearlo de ese modo pone el deseo sólo de un lado: del varón. El victimario es el varón, quien vendría a ser el único que desea la relacion tal cual es. Esto, en casos de abuso, violación y maltrato, es correcto. Pero plantear las relaciones interpersonales hombre/mujer en general como un dominio generalizado de un sexo sobre el otro, deja de lado el deseo mismo de la mujer.

Entre los infinitos deseos genuinos que una mujer pueda tener, pueden de hecho incluirse aquellos que son considerados como "tradicionales", "pasivos", es decir aquellos que supuestamente ayudan a perpetuar el machismo (tener hijos, formar pareja, cuidar de un hogar, etc.). Ni hablemos del deseo mismo de tener relaciones sexuales con un hombre o con quien se le cante, del modo que se le cante.

La respuesta "feminista" sería: "pero son todos deseos "inculcados" por la cultura machista". Pero esperemos un poco: estamos de acuerdo en que los deseos no se "eligen". Son una cosa compleja, e incluyen cierta adecuacion a una cultura determinada. Pero eso no quita lo esencial: siguen siendo deseos. Y si admitimos la idea del "formateo cultural", debemos incluir en ello a todo el mundo, con ello a los mismos hombres (machistas o no).

Es decir, la cuestión sale ya de "tal sexo domina a tal otro". La cuestión es cultural, tiene que ver con la configuración cultural de la sexualidad en general. En ese caso la cuestión pasa a ser "la cultura configura los deseos del ser humano en general".

Entonces, mantenerse estrictamente en el "sexismo" exige como condición eliminar el deseo sexual en general en la mujer. Esto no es otra cosa que "dictarle" a la mujer cuales deben y no deben ser sus deseos en la vida, o cuáles deseos son preferibles a otros.

Esto es: la mujer deja de ser un objeto pasivo frente al hombre para pasar a ser un objeto pasivo frente al feminismo. Díganme si no hay algo más anti-feminista que eso. Hasta machista, se podría decir, en tanto en esta visión el hombre sigue siendo aún sujeto activo (enemigo a combatir, pero sujeto activo al fin)

Senza una donna dijo...

Rectificación: disculpas porque el link lo mencionó Severian. Pasan los días y las mujeres abanderadas del feminismo no se han pronunciado sobre esta tragedia...

Severian dijo...

Respecto del link, me permito un comentario políticametne incorrecto: puse el nombre de una de esas señoras en google, las fotos que aparecieron me generaron piedad y comprensión: entiendo perfectamente que tamaño bagayo odie a los hombres, quienes jamás le deben haber dado ni la hora.

Respecto del comentario de alfre, me quedé pensando: ¿por qué razón es más "impuesto" por el entorno el pensamiento de una mujer que desea casarse, tener hijos, y sentirse distina del hombre (como la que escribe el blog que linkié) que aquél de la feminista que cree que cada vez que le miran el culo la violan y que es justo obtener un puesto por cupo femenino independientemente del mérito? ¿o acaso creer lo segundo se elije más libremente que lo primero, en algún sentido?

Los comentarios que ha recibido Jack acá cada vez que se mete con el feminismo ponen de manifiesto que el "sentido común imperante" favorece la posición según la cual nacer hombre es nacer verdugo y nacer mujer es nacer esclava. Ese discurso se apropió de todos los medios disponibles. Los diarios hoy hablan de la mujer que sería lapidada por infiel en algún estado islámico como el máximo de los escándalos, olvidando la cantidad de personas que se mueren de hambre en ese mismo país, mi proveedor de cable identifica tres canales de su grilla como "Mujer" (las demás etiquetas serían "Películas", "Noticias", "Deportes" e "Infantil", no hay "Hombre"), los gobiernos desde la nacion hasta los municipios tienen una "secretaría de la mujer", etc. Hay mil ejemplos más de que ese discurso impera por donde se mire, domina la opinión pública. ¿En que sentido se puede decir que quien lo apoya no lo está haciendo "formateado por la cultura feminista"?

Jack Celliers dijo...

Alfre pone de manifiesto un problema que creo se puede plantear de manera más general: una persona puede desear cosas que se oponen a sus propios intereses, es verdad.

El deseo de casarse, tener hijos y vivir una vida sin tener la obligación de proveer un sustento para toda la familia es denunciado por el feminismo como uno de estos deseos "inculcados", opuestos a la plena realización de la mujer.

Muy bien, yo no niego que esto pueda ser así; sé que hay mujeres que realmente no desean esta vida y puede que reciban una cierta presión social para que la acepten.

Ahora bien, me gustaría escarbar en dos puntos; el primero es: ¿esta imposición proviene del varón exclusivamente? ¿No son precisamente otras mujeres las que suelen mirar a una mujer interesada en ser algo más que una máquina de fabricar seres como una apestada?

Y la otra pregunta -más jugosa- es: ¿por qué nunca se considera la situación del varón desde el mismo punto de vista? ¿Acaso el deseo de triunfar, de ser el primero, de ganar guita a costa de arruinarse la salud no es también inculcado? ¿No va también en contra de una vida mejor para el propio varón?

Esto jamás se pregunta ni se analiza. Se da por sentado que el rol masculino es libremente elegido, mientras que el femenino es -pobres féminas- forzado. Que pelarse el culo en una oficina, matarse cayendo de un andamio, ir a la guerra o descender al infierno de una mina son destinos señoriales de un ser -el varón- totalmente libre a la hora de elegirlos.

Y francamente yo dudo mucho de que sea así. Más allá de que ni varones ni mujeres pueden realizarse totalmente en esta sociedad, me parece que vale mucho más la pena preguntarse si es el varón el que elige libremente su rol o más bien está programado.

Porque en esta sociedad mujeres hay ocupando todas las posiciones: profesionales, empresarias, trabajadoras en todos los niveles y también mujeres que no trabajan. Los únicos puestos "prohibidos" o restringidos para la mujer son... mineras, basureras, soldados y todos aquellos que impliquen riesgo o insalubridad. Y a esto se lo llama "sociedad patriarcal" en lo que no puedo describir más que como un ejercicio de esquizofrenia colectiva.

Las quejas, las acusaciones y los deditos levantados del feminismo me parecen obscenos, impúdicos frente a la situación que viven los mineros. Y parece que l@s feministas que habitualmente apedrean este blog se han esfumado, cansados seguramente de que un servidor no entre en razones y vea lo evidente: que los mineros chilenos detentan un privilegio, un privilegio que siempre se señalará pero que ninguna mujer parece dispuesta a asumir.

Conste que no critico lo segundo -que me parece lógico en tanto no se esté en una situación desesperada- sino que me indigna lo primero.

Jack Celliers dijo...

Seve: el error "Request URL too large" o algo así no impide la publicación, el comentario llega igual. El que no publica es el error que manda cuando dice que superaste el limite de caracteres. Blogger es un niñito medio tontito, hay que tenerle paciencia.

Severian dijo...

Sonaste, me pusiste a leer sobre la cuestión. Ahora te via llenar el boliche de links, te via. Fijate por ejemplo esto:

Sabemos [...] que basta denunciar este disparate para que el desierto de lo real vaya apareciendo ante las narices de la gente en toda su esperpéntica grosería.

Notable entre otras cosas por lo bien escrito.

Jack Celliers dijo...

Efectivamente: notable por lo bien escrito. Desopilante y orwelliano, sobre todo cuando muestra que los mismos gaznápiros que quieren imponer el "lenguaje no sexista" terminan utilizando el castellano tal como es, demostrando que exigen a otros lo que ellos mismos (perdón: ell@s mism@s) no pueden lograr.

Emilio dijo...

He leído por alguna parte un comentario tuyo sobre la izquierda y el tabú de la igualdad y me gustaría decir lo siguiente.

La izquierda Jack, no es que haya declarado tabú el debate de género, es que se ha convertido en guardiana del tótem.

Sus medios de comunicación no sólo han sacralizado la figura de la mujer hasta el punto de que si hubiera que explicitar qué no sería machismo, estoy seguro tendrían dificultades para unas cuantas enumeraciones.

Pero es que, además han adoptado el punto de vista de género de tal modo que la información del asesinato va a depender de si quien lo perpetró es mujer u hombre.

Ni que decir tiene que al final resultan absolutamente magnificadas los sufrimientos de la mujer y completamente minimizados, incluso desaparecidos, los del hombre.

Mientras tanto una política como la de Zapatero en la que desde la visión clásica de la izquierda habría que decir que todo lo que hizo no lo distingue de la derecha, de ninguna derecha, mantiene una fachada de tal cosa entre la opinión pública gracias a la confusión reinante sobre lo que están significando las políticas de género.

Pero además le está permitiendo meterse al partido en el bolsillo mediante la cooptación a la que ha dado lugar la paridad en las listas electorales y los órganos del partido, de tal modo que nunca el PSOE fue tan presidencialista y nunca hubo menos contestación interna.

El episodio de Gómez y Jiménez en Madrid apunta un poco en lo que fácil que está resultando prescindir de la organización cuando así se desea.

De I.U. y las políticas de género casi mejor no hablar porque en este caso las han convertido en un catecismo, que es verdad revelada no sujeta ni a discusión ni a contrastación, y todo lo hecho les parece poco en relación con lo que habría que hacer a favor de las políticas feministas.

Emilio dijo...

He leído por alguna parte un comentario tuyo sobre la izquierda y el tabú de la igualdad y me gustaría decir lo siguiente.
La izquierda Jack, no es que haya declarado tabú el debate de género, es que se ha convertido en guardiana del tótem.
Sus medios de comunicación no sólo han sacralizado la figura de la mujer hasta el punto de que si hubiera que explicitar qué no sería machismo, estoy seguro tendrían dificultades para unas cuantas enumeraciones.
Pero es que, además han adoptado el punto de vista de género de tal modo que la información del asesinato va a depender de si quien lo perpetró es mujer u hombre.
Ni que decir tiene que al final resultan absolutamente magnificadas los sufrimientos de la mujer y completamente minimizados, incluso desaparecidos, los del hombre.
Mientras tanto una política como la de Zapatero en la que desde la visión clásica de la izquierda habría que decir que todo lo que hizo no lo distingue de la derecha, de ninguna derecha, mantiene una fachada de tal cosa entre la opinión pública gracias a la confusión reinante sobre lo que están significando las políticas de género.
Pero además le está permitiendo meterse al partido en el bolsillo mediante la cooptación a la que ha dado lugar la paridad en las listas electorales y los órganos del partido, de tal modo que nunca el PSOE fue tan presidencialista y nunca hubo menos contestación interna.
El episodio de Gómez y Jiménez en Madrid apunta un poco en lo que fácil que está resultando prescindir de la organización cuando así se desea.
De I.U. y las políticas de género casi mejor no hablar porque en este caso las han convertido en un catecismo, que es verdad revelada no sujeta ni a discusión ni a contrastación, y todo lo hecho les parece poco en relación con lo que habría que hacer a favor de las políticas feministas.

Jack Celliers dijo...

Emilio: Acuerdo hasta cierto punto, pero en Europa en general, y en España en particular, no existe ningún partido que merezca llamarse de "izquierda".

Sin negar que el marxismo -desde Marx, que no era perfecto- ha cedido al feminismo cierta legitimidad, no ha hecho en ningún momento un credo de ello. Y lo que en Europa puede diferenciar a la "izquierda" de la "derecha" es un -cada vez más- menguado puñado de políticas sociales, la palabra "izquierda" y la palabra "socialismo" han perdido todo significado.

Por otra parte, la "derecha" -en lo que se refiere a sexos y roles- no es otra cosa que la parte complementaria de la pinza con la que se somete al sexo masculino. A menos que puedas señalarme algún ejemplo, no conozco el menor planteo por parte del PP en lo que se refiere a una auténtica igualdad entre los sexos.

Porque yo estoy a favor de la igualdad, entendida en su pleno sentido: igualdad de derechos e igualdad de obligaciones. Y la derecha política en ningún momento plantea tocar uno sólo de los privilegios del sexo femenino.

A menos que me digas que Rajoy tiene un plan para igualar realmente los trabajos insalubres, mal pagos y agotadores que realizan los varones. Yo no lo conozco.

Severian dijo...

Sin negar que el marxismo -desde Marx, que no era perfecto- ha cedido al feminismo cierta legitimidad, no ha hecho en ningún momento un credo de ello.

Fijate que acá, ignoro con qué tanta certeza, parecen atribuir a Engels el puntapié inicial del presente delirio...

Respecto de lo que dice Emilio:

Mientras tanto una política como la de Zapatero en la que desde la visión clásica de la izquierda habría que decir que todo lo que hizo no lo distingue de la derecha, de ninguna derecha, mantiene una fachada de tal cosa entre la opinión pública gracias a la confusión reinante sobre lo que están significando las políticas de género.

Pero además le está permitiendo meterse al partido en el bolsillo mediante la cooptación a la que ha dado lugar la paridad en las listas electorales y los órganos del partido, de tal modo que nunca el PSOE fue tan presidencialista y nunca hubo menos contestación interna.


diría que el disfrazar de izquierdista a cualquier gorila, sin importar lo peludo que fuere, es precisamente la función que cumplen las políticas de género, y la única razón por las que se han puesto tan de moda. Es el tomo cero de un manual de acción política de derecha: tomar las reivindicaciones del oponente, elegir entre ellas la más inofensiva para el establishment, y hacerla propia al grito de "miren que progre que soy". Los cupos laborales femeninos, además de profundamente injustos al contradecir el mérito como única llave para el acceso a un dado puesto, son absolutamente infoensivos para el capital, a quien le da lo mismo explotar hombres o mujeres. (Puedo imaginarme un escenario similar con el conservacionismo: en el futuro la derecha hará propias las demandas de los animalistas, la rama mas inofensiva e ingenua de ese movimiento, y decretará que es delito el freir un huevo, mietras tanto, seguirá pudriendo el golfo de México excavaciones petroleras, instalando miles de plataformas en las que estará terminantemente
prohibido comerse un bife.)

Emilio dijo...

En el comentario anterior hablo de la izquierda porque entendía que tu sorpresa, como la mía, estaba en que la izquierda apoyase tan ciegamente las políticas de género.

Por supuesto que mi opinión sobre la derecha en lo que a esta cuestión se refiere no es mejor, en este sentido, como en tantos otros, hacen seguidismo de lo que creen es la corriente principal de pensamiento y. por tanto, de lo que pueda hacerles perder algún voto, aunque en este asunto saben que el PSOE les ha ganado la mano.

No espero nada de la derecha, pero el drama está en que igual o menos espero de la izquierda. Es más, creo que son estas políticas las que están haciendo que los “valores” de la izquierda: igualdad, solidaridad, internacionalismo, defensa de los derechos civiles para todos, etc. se estén yendo estrepitosamente al traste.

El feminismo no sólo no es pensamiento de izquierda sino su mejor apisonadora. Como señala tu compatriota Mario Bunge, se mueve en ese círculo de filosofías en las que se hace difícil distinguir qué sea verdad o mentira, salvo que sea masculino en cuyo caso siempre es mentira, o feminista en cuyo caso es verdad.

De hecho, desde el sistema educativo se está sembrando desigualdad social en forma de fracaso y abandono escolar de los chicos y chicas de clase baja, -de los chicos en doble proporción-, que inevitablemente redundará en desigualdad laboral y exclusión social pero nada de esto parece que preocupe lo más mínimo a la izquierda: sea ésta la que pueda representar el PSOE o la que representa I.U.

Pero es que en política territorial sucede otro tanto de lo mismo, se propugna un federalismo asimétrico que no es otra cosa que reconocer la ley del más fuerte. En fin, que quien se ponga a buscar qué queda de izquierda es posible que no encuentre más que el vacío.

Sería interesante un estudio en profundidad de lo que pueda haber sucedido en Suecia, donde la socialdemocracia después de gobernar desde los años 60 y haber convertido a su país en el paraíso feminista no deje de sufrir derrotas electorales. Pero más allá de esto, qué puede haber sucedido para que también se haya ido al traste su sistema educativo, uno de los mejores del mundo, y ahora mismo no pase de una mediocre posición internacional con sus estándares de calidad muy erosionados. Eso sí, en este sistema las mujeres ganan en casi todas las materias.

Tampoco el socialismo francés ha levantado cabeza desde que Jospin aprobara la paridad electoral y reconocido los derechos que le reclamaba el feminismo de género. De momento sólo se puede señalar la coincidencia de estos hechos, haría falta saber hasta qué punto pueda haber imbricación entre ellos. Quizá desde la distancia en la que tú te encuentras esto se pueda abordar de mejor modo.

Jack Celliers dijo...

Es verdad, los términos "izquierda" y "derecha" se han convertido en "alternativas" dentro del capitalismo.

El fracaso del socialismo real -en su forma stalinista- tiene su cuota de responsabilidad en esto, nadie imagina una alternativa al capitalismo, otra forma de propiedad de los medios de producción.

Y como este debate está dejado de lado -y quienes lo han dejado de lado son precisamente los "socialistas"- la palabra "socialismo" se ha convertido en nada. Si hay algo que no deja de llamarme la atención es cómo en España ningún humorista (ni El Jueves, ni Buenafuente, ni nadie) se haya preguntado qué es eso de "Socialista Obrero".

No me extraña que el PSOE, o el PS francés, o la socialdemocracia sueca sean feministas, ni siquiera IU. No son realmente partidos de izquierda sino defensores del gran capital. Me preocupa que partidos que se toman un poco más en serio el marxismo caigan en la misma profunda y catatónica estupidez.

Hay que entender sin embargo que la presión mediática es muy fuerte y es muy difícil plantear este debate sin ser etiquetado como un fascista. Yo estoy plenamente a favor de debatir acerca de la igualdad entre los sexos, me parece un debate necesario; simplemente me niego a hacerlo en los términos tramposos en los que se plantea.

Y en eso coincidimos: desde el punto de vista de los roles que asumen los sexos en nuestra cultura nadie ha dado un debate franco, sólo puedo citar a Esther Vilar en sus años tempranos que explicó el asunto en dos libros (El Varón Domado y el Varón Polígamo) en términos claramente materialistas.

Rambler dijo...

Jack:

Lo que describes sobre los mineros alcanzó un punto casi caricaturesco hace unas semanas acá en Chile.

Adjunto link, donde se informa la noticia:
http://www.elciudadano.cl/2010/09/23/red-contra-la-violencia-a-la-mujer-repudia-%E2%80%9Caccion-sexista%E2%80%9D-del-ministro-golborne-y-diario-la-cuarta/

¿Qué ofensivo para la mujer, verdad? Y bueno, los mineros... bueno, acá en los medios más importantes nadie habla nada sobre la violencia no simbólica sino real de tener que exponer la integridad todos los días para conseguir el pan. En la mina ya había muerto un trabajador y uno debieron amputarle la pierna por culpa de un accidente. Y la violencia es una foto de una mujer desnuda...

Mariela dijo...

Jack, o como quieras que te llames:

Porque no hablas de los dolores de parto, de las noches en que no podemos dormir por cuidar a nuestros hijos, por las muchas veces que cobramos la mitad de lo que ustedes cobran por el mismo trabajo? Porque sos un machista, eso es lo que sos, porque te molesta que nosotras avoguemos por una vida igual a la de ustedes, porque en realidad lo que te pasa es de que no podes aceptar que una femina, como muy insultantemente nos llamas se haga meresedora de los mismos beneficios burgeses que ustedes, que lo unico que hacen es ver futboll y tomar cerveza mientras nosotras trabajamos y cuidamos a los chicos. verguenza te deberia dar, es muy facil hablar zandeses desde el anonimato de un teclado. cobarde.

Jack Celliers dijo...

Publico comentarios como este con un poco de embarazo.

De esos temas habla todo el mundo, valiente Mariela que no escribe con un teclado sino de viva voz. De los mineros chilenos como varones no habla nadie. Vos obviamente tampoco.

En cuanto a los dolores del parto, debo admitir que tenés razón: se trata de la sociedad patriarcal.

Discursetes como éste son tomados en serio en los medios, amplificados y expuestos hasta la náusea. De nada sirve que uno no tome cerveza ni le interese mucho el fútbol.

Estoy abogando precisamente por que vos, querida, tengas una vida igual a la de algunos varones. Cosa que te enfurece. Vergüenza es una linda palabra en boca de quien no tiene la menor.

Severian dijo...

A juzgar por como escribe, Mariela es hija del polimodal. El nuevo arte de la ortografía creativa debería incluirse en la herencia cultural del menemismo. Parece joda, pero he tenido que corregir tesis doctorales escritas de ese modo....

Hoy pensaba que el problema con el discurso feminista es que ha sido adoptado por los medios y transformado por ellos en ese bobo sentido común que profesan, amputándole en el camino cualquier componente política (hoy hasta doña Rosa es feminista). Después adoptado por los políticos a quienes les viene como anillo al dedo (la panacea: te vota Mirtha Legrand y su sirvienta ¿que más querés?). Luego ha sido adoptado por los estados y burocratizado al extremo, normalizado con cosas tan increíbles como un "ministerio de igualdad" (algo digno de Orwell, la primera vez que escuché al respecto creí que era un chiste!). Si alguna vez tuvo alguna componente seria, es imposible que haya sobrevivido al proceso.

bracil dijo...

Me parese que el hargumento de Mariela es una vroma

Para mi lo hestan cachando Yac

Jack Celliers dijo...

Ojalá me estuvieran cachando... (oiga Brasil, "cachando" es del año del poncho eh?), pero lamentablemente creo que no.

¿Por qué no escribo sobre los dolores del parto, eh? Todavía no me pude responder esa pregunta.