4.2.11

Inquietud


Hace bastante que no escucho ni leo nada acerca de la clausura de los grandes relatos, el fin de las ideologías, las micropolíticas del deseo, ni siquiera del rizoma que me parecía tan simpático. Hace mucho que casi ningún blog se dedica a glorificar el fragmento o a meter la palabra "clivaje" para referirse a la rotura de la bragueta. Van raleando las críticas al Iluminismo y ya casi no escucho a nadie blasonar su ausencia de certezas ni abusar de la contrahecha palabrita "indecidible". Parece que tener que servirse de la razón para sobrevivir hizo reflexionar a quienes la declaraban prescindible; quizás por eso tampoco encuentro ya esas ambiguamente irónicas reivindicaciones de lo bobo, lo tonto, la divina y crasa taradez.

No menciono el "fin de la historia" porque me fue imposible vender el libro de Fukuyama a algún puestero de Parque Centenario ("¡Uy negro, pero eso es un remache!"). Es verdad: new age sigue habiendo, como habrá siempre tarotistas y ladroncitos de toda clase, pero el núcleo duro de la posmodernidad más rabiosa parece ni haberse dado cuenta de su disolución.

¿Qué pasa con Lyotard? ¿Hay vida después de Deleuze-Guattari? ¿Julia Kristeva ya llenó sus bolsillos? ¿Cómo es que no profundizamos en Luce Irigaray y sus ecuaciones sexuadas?

Che, en serio ¿dónde están?

No sé si esta inquietud se debe a la pérdida de adversario, o más bien al vertiginoso ejercicio de imaginar qué otras terroríficas pelotudeces se estarán cocinando en este mismo momento...

12 comentarios:

Edu dijo...

Estarán contando los billetes, Jack...

Peste dijo...

Las pelotudeces no se cocinan: fermentan.

Severian dijo...

Es cierto, es como que se está acabando. Lamentablemente no tengo esperanzas de que ese hueco sea llenado por una valorización del pensamiento racional, ni mucho menos...

ludwigwitt dijo...

Yo soy optimista: en los últimos años, gracias a la crisis y la respuesta (parcial, espontánea, etc., todo lo que quieran) de los trabajadores, ha habido un aumento apreciable del debate y una revalorización de la teoría marxista.
No hay que desalentarse; mucho más difícil fue construir el partido como herramienta la primera vez, con Lenin y los bolcheviques.
Ahora hay que recuperarla, pero está la enorme experiencia del siglo XX (incluyendo a estos pelotudos que demostraron la cortedad de miras de los "post"-aunque no de este post- jaja)
Saludos

Severian dijo...

Después de leer tu post, pasé por éste de Mundo Perverso (blog dónde hace unos años tuvimos una larga discusión con los reivindicadores del relativismo epistémico), de donde rescato esta cita de "1984"

-Pero, ¿cómo vais a evitar que la gente recuerde lo que ha pasado? –exclamó Winston olvidando de nuevo el martirizador eléctrico-. Es un acto involuntario. No puede uno evitarlo. ¿Cómo vais a controlar la memoria? ¡La mía no la habéis controlado!

O'Brien volvió a ponerse serio. Tocó la palanca con la mano.

- Al contrario –dijo por fin-, eres tú el que no la ha controlado y por eso estás aquí. Te han traído porque te han faltado humildad y autodisciplina. No has querido realizar el acto de sumisión que es el precio de la cordura. Has preferido ser un loco, una minoría de uno solo. Convéncete, Winston; solamente el espíritu disciplinado puede ver la realidad. Crees que la realidad es algo objetivo, externo, que existe por derecho propio. Crees también que la naturaleza de la realidad se demuestra por sí misma. Cuando te engañas a ti mismo pensando que ves algo, das por cierto que todos los demás están viendo lo mismo que tú. Pero te aseguro, Winston, que la realidad no es externa. La realidad existe en la mente humana y en ningún otro sitio. No en la mente individual, que puede cometer errores y que, en todo caso, perece pronto. Sólo la mente del Partido, que es colectiva e inmortal, puede captar la realidad. Lo que el Partido sostiene que es verdad es efectivamente verdad. Es imposible ver la realidad sino a través de los ojos del Partido. Este es el hecho que tienes que volver a aprender, Winston. Para ello se necesita un acto de autodestrucción, un esfuerzo de la voluntad. Tienes que humillarte si quieres volverte cuerdo.


Fijate con qué claridad pone Orwell de manifiesto a quién sirve el relativismo y la negación de la verdad objetiva. Un visionario, aunque no llegó a imaginar que la Razón no caería bajo el peso de la picana del Partido, sino con un suicidio de la izquierda académica en nombre de la Libertad. En fin.

werte dijo...

Lo pedís, lo tenés: La Mujer con Bigotes:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-1851-2011-02-18.html

Jack Celliers dijo...

Werte, Ud. es un pervertido.

Esos textos... A la ignorancia le encantan los argots exclusivos, inventarse términos como "biopolítica". Y es casi conmovedor ver lo ingenuo, lo tontoloro de esos procedimientos: "Textos densos y teóricos, es cierto, pero que a su vez permiten con amabilidad la llegada de lectorxs no especializados". Sho soy muy inteligemmmte, pero bueno, capasentendesalgo.

Otra característica infantiloide es inventarse enemigos imaginarios e inflarlos con regodeo: ¿las categorías son el enemigo? Se inventan miles en las que uno ni ha pensado ¿El machismo? Ahora me dejo unos tegobis y vas a ver. Y tooodoo es muy loocooo.

Derrida era un poco más serio -lo que tampoco es decir demasiado- pero esta multitud de ignorantes con coartada frikilandia dice mucho de lo que valen él y todos los que vienen detrás.

No tengo nada en contra de que alguien intente ganar unos mangos creando estos quiosquitos, pero si al menos hubiera una pizca de talento, de ingenio, de creatividad, no digo ya de inteligencia que es mucho pedir. Pero en serio ¿por qué todo tiene que ser tan feo, aburrido, pretencioso, alpedamente alambicado, nabo?

No entiendo.

Jack Celliers dijo...

Severian: es verdad, ese texto podría haberse difundido más hace un par de décadas y hubiera hecho mucho bien.

Lo único interesante que produjo ese solipsismo es Matrix. Y sólo la primera.

the written word endures dijo...

Mirá lo que estuvieron cocinando los soldados de la corrección política: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-161469-2011-01-31.html

Jack Celliers dijo...

Bueno, lo de las remeras es de mal gusto, es estúpido, es bastante forro también. Imaginaría una sociedad en la que simplemente quienes vendieran eso se fundan.

No me parece mal que las prohíban, si vamos al caso. Me encantaría sí que otras muestras de grosería (revistas femeninas que titulan "Los hombres son todos tarados") se midieran con el mismo rasero.

Ah! Y me olvidaba: ¿es posible que todavía sigan usando "deconstrucción"? En serio, eso está pero re out!

Severian dijo...

Lo de las remeras es una boludez. Quiero decir ¿el estado tiene una repartición llena de funcionarios que trabajan para cuidarnos de esas remeras?... medio exajerado, me parece. Yo preferiría que me cuiden de otros discursos, como el que dice que "la inseguridad la causan los menores de 14 años de tez oscura"... ¿dónde está la campaña del INADI mostrando las blanquitas y maduras caras de los peores asesinos del siglo pasado, por dar un ejemplo?

Te dejo un tweet de Patricia Bullshit, que evoca lo de las remeras:

@PatoBullrich: Mañana acompaño a Fernanda Gil Lozano en la presentacion de proyectos en defensa de la mujer. Cada día mas mujeres golpeadas, quemadas.

¿"cada día más"? ¿de donde sacó las estadísticas? ¿de Crónica?

Anónimo dijo...

Es que el negocio viene por ahí, hay toda una veta con lo de la violencia de género, ministerios de la mujer, subsidios, etc., y no la van a dejar pasar... Suena progre, tiene un público muy amplio (52% de la población), y sirve también para tapar otras cosas.