9.6.07

Flojito lo tuyo, pibe



Pese al esfuerzo, el teniente tuvo la sensación de que fue otro quien golpeó su estómago como con una gruesa barra de hierro. Durante algunos segundos su cabeza giró vertiginosamente y no recordó nada de lo que había sucedido. Los doce o quince centímetros de punta desnuda habían desaparecido completamente en su carne y el vendaje blanco, fuertemente sujeto por su puño cerrado, le presionaba directamente el estómago.

Recuperó la conciencia. Pensó que el filo debía haber atravesado las paredes del abdomen. Su respiración era dificultosa, el pecho le palpitaba violentamente y en alguna zona remota, aparentemente desligada de su persona, un dolor terrible e insoportable se alzaba en forma avasalladora como si la tierra se abriera para vomitar un cauce de rocas hirvientes. El dolor se acercó, de pronto, a una velocidad vertiginosa. El teniente se mordió el labio inferior y sofocó un lamento instintivo.

- ¿Es esto el
seppuku
? - pensó. Experimentaba una sensación de caos total, como si el cielo se hubiera desplomado sobre él y todo el universo girara como consecuencia de una enorme borrachera. Su fuerza de voluntad y su coraje, que tan fuertes se manifestaran antes de la incisión, se habían reducido ahora a una fibra de acero del grosor de un cabello. Lo asaltó la incómoda sensación de que tendría que avanzar, asido a esa fibra, con toda su desesperación.

Algo humedecía su puño y, bajando la mirada, vio que tanto su mano como el paño que envolvia la hoja estaban empapados en sangre. También su taparrabos estaba teñido de un rojo intenso. Le pareció increíble que en medio de aquella agonía las cosas visibles pudieran todavía ser vistas y las cosas existentes, existir.

(...)

La transpiración brillaba en su frente. Shinji cerró los ojos para abrirlos luego nuevamente, como quien hace un experimento. Su mirada había perdido todo brillo y los suyos parecían los ojos inocentes y vacíos de un animalito.

(...)

Usando solamente la mano derecha, el teniente comenzó a cortarse el vientre de lado a lado. Pero a medida que la hoja se enredaba en las entrañas, era rechazada hacia afuera por la blanda resistencia que encontraba allí. El teniente comprendió que sería menester usar ambas manos para mantener la punta profundamente hundida en su cuerpo. Tiró hacia un costado pero el corte no se produjo con la facilidad que había esperado. Concentró toda la energía de su cuerpo en la mano derecha y tiró nuevamente. El corte se agrandó ocho o diez centímetros.

El dolor se extendió como una campana que sonara en forma salvaje. O como mil campanas tocando al unísono con cada respiración y con cada latido, estremeciendo todo su ser.

El teniente no podía contener los gemidos. Pero la hoja ya se había abierto camino hasta lo bajo del ombligo. Al advertirlo Shinji sintió un renovado coraje.

(...)

Cuando el teniente pudo, por fin, desplazar la espada hacia el costado derecho, ésta ya cortaba superficialmente y era posible contemplar su punta desnuda resbalosa de sangre y de grasa. Atacado súbitamente por terribles vómitos, el teniente gritó roncamente. Los vómitos volvieron aún más horrendo el dolor, y el vientre, que hasta aquel momento se había mantenido firme y compacto, explotó de repente dejando que las entrañas reventaran por la herida abierta. Ignorantes del sufrimiento de su dueño, las entrañas de Shinji causaban una una impresión de salud y desagradable vitalidad que las hacía escurrirse blandamente y desparramarse sobre la estera...


Yukio Mishima escribió esto en su cuento Yukoku (Patriotismo) en 1960. Está basado sobre un incidente histórico real que ocurrió en Japón en 1936.

Diez años después de escribirlo, y luego de intentar sublevar al ejército Mishima se mataría exactamente de esta forma.

Lo sublime puede estar a un paso del ridículo, es verdad. Y es que todo lo que vale tiene riesgos. Mishima caminó al filo patinando un par de veces ¿por qué ocultarlo? Pero en el balance general sale sobrado.

Y uno se hubiera tomado un cafecito con él antes que con más de cuatro. Seguro.

Acá tienen el cuento completo.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Tuve la gran suerte, porque eso del destino no lo tengo muy claro, de que me ofrecieran este cuento para leerlo. Lo recomiendo, sinceramente, porque es una muestra honesta y sublime de que el ser humano puede ir mucho más allá de su famoso y horrendo "mundo interior" (tan de moda en estos días). Y lo que es aún más bello es que sean dos personas que se aman pero son capaces de ir más allá de su comodidad y cariño mutuo a causa de lo que realmente vale la pena: la verdad. Gracias a quien me obsequió este cuento.

Marina dijo...

Buenassss...tengo estos cuentos (están presentados como "Cuentos completos"): Jack o alguien que pase y sepa: ¿alguno/-s especialmente buenos para leer primero? (no leí nada de Mishima, reseñas sueltas nomás):
El muchacho que escribía poesía
El sacerdote y su amor
La perla
El termo
Los siete puentes
Patriotismo, que está linkeado en tu post.
Muerte en el estío
Los pañales
Onnagata
Senbei de un millón de yenes
Dojoji
La princesa Aoi

Saludos.

Jack Celliers dijo...

Anónimo: Bueno, el mundo interior no tiene que ser horrendo necesariamente. Pero puede volverse horrendo si.

Marina: Elección difícil.

Yo leería primero estos dos: El Sacerdote y su amor (un cuento con cierto misticismo) y luego La Perla (de una frivolidad wildeana). Ambos cuentos son excelentes, y leídos uno luego del otro muestran la versatilidad de Mishima, que era capaz de escribir cuentos de carácter totalmente distintos como estos dos.

Otro par de cuentos que causan un contraste notable son Los siete puentes (que es "onda" La Perla) y Muerte en el estío, que es decididamente oscuro.

El muchacho..., Senbei... Dojoji y la princesa... no los tengo. Ay. Ahora me gustaría conseguirlos! Ufa.

Nathalie X dijo...

Ahora que me pasan los cuentos completos, supongo que "Muerte en el estío". Me resulta seductor.

Es seductora la forma por la cuál este genio escribió. Digo genio y no escritor, porque merece el rótulo.

Algunos en su margen de tristeza tienen la capacidad de iluminar tibiamente la necesidad de otros ojos de ver a través de su espejo.

Yo también me habría tomado un café con el... y porqué no, hablar de harakiri.

(El suicidio es otro de los ítems que me seducen... como la muerte).

Le dejo besos.

Nat.

Eduardo Mangiarotti dijo...

Estimadísimo, vengo a devolver la visita... tengo que leer a Mishima, ahora estoy con una novela de Anita Nair, una mujer de la India. Muy interesante.
Gracias por los comments sobre Jazz, voy a ponerme a buscar los autores que me mandaste. ¡Ah! Y que el nombre nuevo del blog es peculiar, seguro. Aunque nada que ver con Farenheit. Al contrario.

Mama Bambi dijo...

"Confesiones de una máscara", también, por favor.

Marina dijo...

Para remover un poco el avispero, que anda demasiado calmo ;-): Y qué opinaba Mishima del aborto, ehhhhh?". Bue, no. En mi post hablaba algo acerca de la risa, hace un par de semanas, y a raíz de un libro de un japonés, que releo cada tanto, puse esto en mi blog. El que quiera, bienvenido:
(no sé si saldrá para clickear e ir, a veces no sé qué hago mal y no, pero bue, copiar y pegar...)
http://yovineparapreguntar.blogspot.com/2007/06/yo-vine-par-preguntar-74-no-es-re-pero.html

Anónimo dijo...

Che pense que era Nippur de Lagash
que cara de mal cogido que tiene el ponja

GERMÁN FLORES dijo...

ESTIMADU SELLERS:

¿UD. HABLANDO DE PATRIOTISMO?
UD., POCO A POCO, ME ESTA DANDO LA CERTEZA DE QUE ESTO DE "MARXIANO" ES UNA PANTALLA DE HUMO....QUIEN SABE CON QUE FINES INCONFESABLES.

COMO BUEN MARXIANO, UD. DEBE SER UN APATRIDA. ESTO ES MAS QUE CLARO EN LA TEORÍA DE MARX.

VEO, QUE ESTA ANBANDONANDO EL PENSAMIENTO DÉBIL, MIS FELICITACIONES.

G. K.

Jack Celliers dijo...

Anónimo: ¿Nippur de Lagash? Qué antigüedad...

Germán: ¡Ya te estaba extrañando!

Mirá Germán, tu estilo... qué querés que te diga. Eso de escribir "estimadu" y todo en mayúsculas te hace parecer un retrasado mental. Ojo, esto es una mera crítica de estilo a tu cotolengo style.

No puedo discutir con vos cuestiones ideológicas. Creeme que quiero, pero es que te leo y me cago de risa a la tercera frase. Es más fuerte que yo.

Saluditos.

GERMÁN FLORES dijo...

ESTIMADU SELLERS:

EN PRIMERA INSTANCIA LE AGRADEZCO EL REGALO QUE ME HA HECHO LLEGAR EN ESTE DÍA. LO TENDRE EN ALTA ESTIMA.

EN REFERENCIA A SUS INSULTOS....NO SE PREOCUPE, COMPRENDO LOS LÍMITES Y LAGUNAS DE SU FORMACIÓN EN EL PENSAMIENTO DÉBIL, ELLOS LO LLEVAN AL TERRENO DEL FANGO, DONDE CHAPOTEAN LOS SAPOS MIRANDO A LAS AGUILAS EN LAS ALTURAS.

¿SE IMAGINA A UD., REFIRIENDOSE A LA "NATURALEZA HUMANA" MARXIANA, O LA TEORÍA DEL CONOCIMIENTO ZURDA?

SON TEMAS QUE UD., NO PODRÍA ABORDAR SIN ABANDONAR SU MARXIANISMO ORTODOXO; O SEA, DEBERÍA DEJAR DE LADO SU BARBARISMO Y CIVILIZARSE.

PERO ESTO ES MUCHO PEDIR PARA AQUELLOS QUE ESTAN ENAMORADOS DE SU PENSAMIENTO.

EN RESPUESTA A ALGO QUE LE PREGUNTE ALGUNA VEZ, MARX ES UN IDEOLOGO, NO UN FILOSOFO, Y UD., DISTA MUCHO DE AMBOS, PUESTO QUE SU ALMA ESTA ENFERMA DE IDEOLOGISMO.

LE DEJO UN AFECTUOSO SALUDO, CON LA CERTEZA QUE NADIE ME PODRA RECLAMAR POR NO HABER INTENTADO CIVILIZARLO Y ALEJARLO DEL PENSAMIENTO DÉBIL.

G. K.

Jack Celliers dijo...

Che Yerman, ¿vos hablás como escribís?

Pagaría por escucharte.

Anónimo dijo...

Alguien sabe la diferencia entre Seppuku y Harakiri?

Jack Celliers dijo...

No hay ninguna, pero "hara kiri" por lo que tengo entendido es una expresión muy antigua que en Japón no se usa y vaya a saberse por qué prendió en occidente.

Seppuku es la denominación habitual en Japón.

Pussylanime dijo...

"Alguien sabe la diferencia entre Seppuku y Harakiri?"

Lo que lei hace mucho, es que el concepto de harakiri se refiere a 'abrirse el vientre', directamente, sin sutilezas.

En cambio el concepto de seppuku incluye, ademas, todo el elemento ritual, mistico y 'formal' de las tradiciones de la casta guerrera japonesa.

En base a eso interpreto que 'harakiri' se lo puede hacer cualquiera, 'seppuku' solo se considera si es un 'iniciado' el que lo hace

Anónimo dijo...

CHE PERO ESO EN JAPONES SUENA BIEN?
PORQUE EN CASTELLANO ES UNA VERDADERA BOSTA...
QUE RARO, ACA HAY GENTE QUE LO LEE ¿O TAMBIEN FIRMAS COMO MARINA?

Dra. Griselda dijo...

Vi el titulo; se supone que esto es un blog "Marxista - Leninista"... ¬¬ Mishima no era muy marxista - Leninista (Al contrario, era bien derechoso XD); ¿Supiste de sus famosos debates con estudiantes?

Jack Celliers dijo...

El autor del blog es marxista. Mishima no era marxista... aja... ¿Entonces?

Tengo un post sobre Villiers de L'Isle Adam, por ejemplo, que no era nada marxista ciertamente. Me gusta mucho Ligeti, y tambien Mark Knopfler, creo que ninguno de ellos es marxista tampoco, bah, no tengo la mas palida idea. Ah! y Piazzolla me gusta tambien... y Klimt.

Che, ahora si que estoy preocupado ¿No son marxistas?

Saludos.

PD: Si, lei el debate con el Zengakuren.